viernes, 13 de enero de 2017

Relación compulsiva





Cuantas soledades he tenido que soportar a causa de tus ausencias desmedidas ¡Claro que te comprendo! Y precisamente porque te quiero nunca quise alejarme, ni quejarme, ni echarte en cara nada; hasta ahora que te tengo postrado ante mí humillado y dolorido.

No siempre fue así ¡ Lo sé ! Comenzó a partir del séptimo año en que empezamos a vivir juntos, cuando conociste a la primera, a la que cogiste cariño enseguida. No era nada del otro mundo, nada espectacular, pero para empezar a echar una cana al aire de vez en cuando no estaba nada mal, tenía que reconocerlo.

Lo que a la larga me fastidió fue, que la conociste en un centro comercial y estando en mi compañía. Tú, dándome la tabarra con las ventajas de esa nueva relación compartida. Yo callada como una boba, asintiendo, e incluso favoreciendo la toma de tu decisión alentándote a ello. 
¡Dios que tonta fui!¡Cuanta ingenuidad por mi parte!

Nunca me apartaste de tu lado es cierto, pero había algunos días que se los dedicabas a ella casi en exclusiva. 
Te hacía sentir joven, no sabía bien lo que te daba, pero venías luminoso, con cara de felicidad. Renovado y lleno de ilusión. A veces sentía celos al ver como la tocabas y te la comías con los ojos. 
Yo entonces me hacía la interesante contigo, como si no me importara tener una rival, incluso me atrevía a desafiarte, preguntándote con indiferencia donde habíais ido y si os había acompañado alguien más.

Nunca me negaste la respuesta, e incluso me contabas detalles sobre tus aventuras; algo que me dejaba chafada en mis pretensiones de protagonismo.
Me llegué a acostumbrar, pues tus salidas eran puntuales. Lo que nunca pude imaginarme es que llegaría una segunda que te atraparía en su tela de araña con sus dotes seductoras, prometiendo el paraíso si empezabais una relación. Con esta se esfumarían mis esperanzas de que tu tiempo fuera en exclusiva para mí. 

Eras mío, y no pensaba renunciar a mi potestad sobre tu persona. Pero comprendí que si me ponía brava, perdería una batalla tras otra, imposible el salir victoriosa con las armas argumentales de las que disponía. 
No me sentía engañada, pues jamás te escondiste para realizar tus actividades lúdicas con ella, y eso me ponía de los nervios y a la vez me sentía desarmaba al ser testigo circunstancial en múltiples ocasiones, de vuestra pasión desenfrenada.

Esta nueva relación te daba más vida si cabe que la anterior. Tu decías que te hacía sentir sensaciones nuevas, a la vez que te proporcionaba motivos para permanecer en su compañía más tiempo del establecido en un principio. Era excitante, pura adrenalina física con mucha química entre ambos.  
Siempre surgía algún imprevisto para no llegar a la hora de la comida, incluso, sé de buena tinta, se atrevía a acompañarte al trabajo en algunas ocasiones, y te esperaba a la salida para hacerlo hasta casa. Siempre de forma divertida.

Pero la gota que desbordó el vaso de mi paciencia fue la tercera. Más provocadora y con mejor cuerpo que las anteriores, de lineas perfectas ¡Impactante a simple vista! No te cuento mi sufrimiento cuando la veía frente a mi, y a la vez reflejada en el brillo de tus ojos cuando la mirabas.
Sabía comportase en cualquier circunstancia y respondía a tus requerimientos con plena satisfacción. Eso me decías; yo sufría en silencio mi impotencia. Era ella o yo, y sin embargo, no me atrevía a verbalizar mis pensamientos por el temor a perderte.

¡Pero claro! 
A todo cerdo le llega su San Martín, y a ti te llegó el descalabro que tarde o temprano tenía que ocurrirte, el que te abriera los ojos de una vez y te desengañase de tanto trajín con ellas tres.Pues otra cosa que me sacaba de quicio es que nunca supiste renunciar a ninguna.
Pero esta última te dejó tirado, con el orgullo y la autoestima por los suelos; tú, que presumías de manejarla a tu antojo, de dominarla para conseguir de ella lo que quisieras ¡ Te causó dolor!¡Te rompió por dentro!

¡Pues bien! Te defraudó restregándote tu seguridad por la cara, de lo cual me alegro en parte, por que de esta forma yo he conseguido recuperar la esperanza de pasar más tiempo contigo, intentando convencerte en que la forma de vida que habías emprendido no podía desembocar en nada bueno.

A las pruebas me remito, que una aventurilla de vez en cuando a nadie le viene mal para desfogar las tensiones de la semana, incluso quemar alguna de las calorías sobrantes.
Actividad que te rejuvenece la piel e incluso le da brillo, te aporta elasticidad y tono muscular, soltura a la hora de desenvolverte en tus quehaceres cotidianos  cansancio suficiente como para poder dormir como un niño.

Pero ahora querido, necesitas descansar y reponerte sin prisas de las heridas sufridas en tu cuerpo y en tu ego. Recapacita sobre lo saludables que son tus salidas y tu relación compulsiva y obsesiva con ellas: con tus flamantes queridas.
Espero que hayas escarmentado y que comprendas que lo que tienes en casa es más seguro y fiable. Pues a mi me tienes no solo para tus correrías.

Y es que lo tuyo se estaba volviendo un vicio y una obsesión en vez de en una afición. 
¡Que tanta bici, tanta bici! no podía reportar nada bueno.  



Derechos de autor: Francisco Moroz


Dedicado a todos mis compañeros de rutas

31 comentarios:

  1. Amigo esta vez a media relato estaba pensando que te saldrías con la tuya como cuando la engañaste con la Jarley pero esta vez me venía a mi mente, no son mujeres, ni motos , son bicis y con la última tuviste una caída, jajajja. Eres buenísimo amigo como marcas los pasos hasta darle la vuelta al final. Como premio tienes una acuarela mía, te la enviaré a la dirección que ya tengo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que tengo una predilección especial por esos finales, aunque de vez en cuando voy por otros derroteros literarios.
      Gracias por ese regalo que me haces, tendrá un lugar especial.
      Besos amiga.

      Eliminar
  2. Jajaja. Ya nos vamos conociendo. Me temía algo así pero no alcanzaba a imaginarme cuál sería esactamente el objeto del deseo del sujeto. A medida que iba avanzando en la lectura, iba sonriendo esperando la sorpresa que se hacía esperar. Hasta la última frase de la última línea has sabido mantener la intriga.
    Un relato muy entretenido y muy bien llevado.
    Desde luego, la bicicleta es para algunos una droga muy adictiva. Y aunque tiene sus ventajas, puede dar al traste con la relación de pareja si uno se excede en el tiempo dedicado a ella. Como es el caso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me vas a contar sobre la adicción de la bicicleta. A mi, que soy el medio protagonista de la historia sin caída, esos sí, ni convalecencia ni mujer celosa de mis salidas.
      Conozco a compañeros que son unos auténticos cicloinhomanos y si no pedalean tres veces al menos en semana, desfallecen y se amustian, o se ponen de los nervios convirtiéndose en seres inestables.
      Los aficionados a este deporte nos decimos en broma que lo nuestro es un auténtico "Bicio"
      Como toda afición si es moderada es saludable.
      Un abrazo y gracias por tus palabras Josep.

      Eliminar
  3. Simplemente me encanto!, jajajajajajaja, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido por tu generosa evaluación.
      Mi abrazo para ti Patricia.

      Eliminar
  4. Esta vez, conociendo como conozco que son tu "debilidad" te pillé muy al principio ;-)
    Me ha encantado, sobre todo, lo de estar el protagonista dando la tabarra a su pareja sobre las ventajas de la relación compartida, jajaja.
    Pero todo cobra su sentido releyéndolo.
    ¡Besos, amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que amiga, cuando algo te gusta todo te parece poco. A este personaje parece que lo he exagerado, pero te diré que conozco a compañeros reales que son unos auténticos adictos a la bicicleta de montaña, que se dejan sus buenos dineros en la compra de sus máquinas llegando a tener hasta cuatro de no menos de 1000€ cada una, cambiando componentes y cuidándolas como si fueran hijos. Han pasado de disfrutar a preocuparse en exceso. Y eso raya en la enfermedad¡Ya te digo!
      Pero es mejor el deporte que la droga ¡También!
      Besos Chelo.

      Eliminar
  5. Siempre me pasa lo mismo jeje, pienso una cosa, leo hasta el final y resulta que es otra, ay jeje, pero me gusta mucho esos finales en lo que no es lo que parece jeje, una bici quien lo hubiera dicho, porque yo estaba leyendo y pensaba en una mujer y resulta que era la bicicleta jeje, en fin como siempre bravo por ese giro final. un abrazo. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Teresa ya me vas conociendo aunque siempre intento disfrazar mis escritos de algo que no esperáis.
      Pretendo que vuestra mente vaya por derroteros diferentes para así salirme al final con la mía. En eso consiste amiga, y te aseguro que disfruto poniendo ilusiones ópticas y espejismos formados con letras a vuestro paso.
      Besos amiga.

      Eliminar
  6. Fantástico relato, Francisco. Qué bien lo llevas, qué bien lo haces progresar, cómo logras mantener el trampantojo hasta la última linea..., qué bien se te lee, amigo mío.
    Cada día disfruto más con tus relatos. Este en concreto me ha divertido un montón.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que tu aprecio por estas historias me suben la autoestima y me reafirman en lo que hago. Si tú que eres gran lector y un crítico meticuloso y exhaustivo te complaces con mis letras¡Imagina como me haces sentir!
      Te lo agradezco amigo, y lo sabes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Pues yo, aun conociendo tu afición, como Chelo, no caí en ningún momento. Es que ni se me ocurrió. Yo pensaba en ¡¡máquinas tragaperras!! Por lo demás, suscribo letra por letra lo dicho por Juan Carlos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Máquinas tragaperras? Pues no vas muy desencaminada amiga. Las bicicletas son de ese tipo de máquinas que además de tragar kilómetros te hacen gastar dinero en su adquisición y mantenimiento; pero al menos te proporcionan bienestar emocional, equilibro anímico, positivismo, niveles de superación, y disfrute sin medida.
      Merece la pena probar a pesar de las caídas circunstanciales. ¡Ya te digo!
      Un beso Rosa.

      Eliminar
  8. Yo tampoco acerté y mira que sabia que había trampa y la buscaba con una sonrisa y nada. Es cierto que me inclinaba más en la línea del juego como decía Rosa, lo de la bici me ha dejado descolocada jajaja. Eres un maestro en este tipo de relatos, haces fácil lo difícil, juegas con las palabras como quieres y las llevas al resultado esperado. Un placer.
    Sobre esa adicción a la bici, como todos los excesos nunca son buenos y soy de las que me gusta la bici,sobre todo en verano como dicen, ahora hace demasiado frio.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Solo te gustan en el verano? Yo no dejo de montar durante todo el año salvo cuando llueve. montar en invierno tiene otro tipo de encanto que no te puedes ni imaginar.
      Y gracias por este comentario tan positivo hacia mi. Es todo un honor tener amigas como tú. ¡Ya lo creo!
      Un beso grande Conxita.

      Eliminar
    2. En verano me gusta mucho, sobre todo esas sensaciones cuando voy por la montaña, muy relajante ese esfuerzo y conseguir retos que una se pone, ahora en invierno... No, no consigo encontrar el momento, demasiado frio. Soy muy friolera piensa que tambien he dejado el running (aparte de por otros temas) porque en el gimnasio se está mucho más calentito.
      Besos

      Eliminar
  9. Jajajaja
    Como ya te voy conociendo... Conforme leía intentaba averiguar de qué se trataba, pero ni aún así lo he adivinado! Ayyysss... Jaja ;)

    Buenísimo Francisco, como siempre.

    Beso grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un encanto Flora.
      Intentaré esconderme mejor y disfrazar mis letras con engaño para que a pesar de vuestra suspicacia no me terminéis encontrando las cosquillas. Perdería toda la gracia.
      Gracias guapa. otro beso para vos.

      Eliminar
  10. Jajajaja, muy original. Enhorabuena. ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura Marisa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. No y no, Francisco. No podía ser tan estúpida. Ni tan tolerante con las aventurillas, que a ninguna nos gusta saber que existen, por más que "no le damos importancia".Desde lo formal, excelente; muy buen manejo narrativo y gramatical.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea que tu no eres consentidora y hubieras cortado por lo sano ¿Eh?
      La verdad que hay personajes, hombres y mujeres que ante sus caprichos y aficiones olvidan que pueda haber alguien a su lado que los sufre.Je,je.
      Gracias por tu valoración Beba.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Te superas cada vez mas, es alucinante como giras los acontecimientos del breve relato, y cada vez mas al limite, cada vez mas cerca del final. Solo puedo decir que me ha hecho reirme un rato, porque mi padre es un aficionado de la bici(aunque no hasta esos extremos). Como siempre que puedo pasarme por aqui, te dejo un comentario y te agradezco estos relatillos tan entretenidos e impresionantes, una pequeña obra de arte que de vez en cuando saca alguna sonrisa o carcajada(como es el caso). Un abrazo y muchas gracias por los pequeños cuentos como este.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que haya sido de tu agrado y al mismo tiempo conseguido arrancarte una sonrisa cómplice. Este es el logro más difícil de conseguir por alguien que escribe.
      Esta afición la compartimos muchos, unos solo en verano como es el caso de Conxita, otros como yo durante todo el año siempre que no llueva y los compulsivos, dos otros veces en semana con bicicletas diferentes. eso anda en lo rayano a la enfermedad Je,je,je.
      Gracias por dejar tu comentario. A ver si tu paso por aquí se hace más frecuente, aunque me figuro que dada tu edad, los estudios te dejarán el tiempo justito.
      Un abrazo amigo.

      Eliminar
  13. De a poco fui dándome cuenta que se venía una trampita. Pero sabes qué pensé? que hablaba de la computadora...
    Vicios de alguien que escribe... jajaja Muy bueno, Francisco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues también hubiera podido ser. Cuando un escritor caprichoso se le mete en la cabeza que necesita las mejores herramientas para su oficio, no repara en gastos. Ja,ja.
      Gracias Mirna, siempre un placer recibirte.
      Besos.

      Eliminar
  14. Aunque sabía que algo raro iba a pasar tenía claro que no era una infidelidad tras otra al uso, pero lograste engañarme jamás pensé en la bici.
    Me encantó el relato y la verdad me reí mucho con la postura femenina de la protagonista, a cada cerdo le llega su San Martín, ahí con paciencia la dama. Muy bueno.
    No sabía que tuviste un accidente, espero que estés bien.
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro que sí! La postura de ella es la más coherente de las que pudiera haber tomado. el tiempo pone a cada uno en su sitio. Si te armas de paciencia, verás pasar el cadáver de tu enemigo por delante de tu puerta. eso al menos dice un proverbio chino.
      Yo como aficionado a la MTB he tenido unas cuantas caídas, ninguna grave, y eso que a veces hago burradas. Nunca estuve convaleciente por ello aunque si dolorido. Pero mi compañera me secunda...¿Será que quiere perderme de vista? je,je.
      Besos Mariola.

      Eliminar
  15. Bueno, después de tanto tiempo, aquí estoy otra vez. Ya echaba un poco de menos tus historias y he pasado un muy buen rato leyendo. Esta me ha gustado especialmente, por lo bien escrita que está y porque me ha recordado muchísimo a mi padre, que está bastante obsesionado con esto de las bicicletas.
    Un saludo y a ver si me paso por aqui con más frecuencia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te echaba de menos Missing writter ¿Y sabes? tu padre y yo nos parecemos en lo de la obsesión amoroso compulsiva con respecto a las bicis; pero yo no suelo exagerar tanto como el protagonista.
      Espero me sigas leyendo y dejando tus esperados comentarios.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...