viernes, 17 de febrero de 2017

Naufragio





Lleva quince días abrumado por el dolor de la pérdida, y el único sitio que parece proporcionarle cierto consuelo es la playa.
Por ella pasea todas las mañanas, mirando el mar y las enormes olas que se alzan a causa del temporal que agita las aguas; que no parece tener la intención de amainar, como para recordarle de forma perenne el episodio desgarrador que tuvo lugar allá a lo lejos.

Él y sus tres compañeros salieron a faenar como todos los días, teniendo en cuenta la previsión meteorológica que por la tarde anunciaba fuertes borrascas con viento racheado del norte que podrían representar cierto riesgo.

Decidieron  por ello, no alargar mucho la jornada de pesca y regresar temprano a puerto. El fenómeno les sorprendió al mediodía, en plena faena, de tal manera, que a pesar de su experiencia, la maniobra se les complicó.
Temiendo por su seguridad avisaron a salvamento marítimo, pero cuando estos llegaron era demasiado tarde para sus compañeros, que se fueron al fondo golpeados y enredados con los aparejos. El barco se perdió junto con sus cuerpos.
Él fue rescatado, pero gustosamente se hubiera cambiado por ellos. Pues parece haberlo perdido todo desde aquella tragedia.

Sus recuerdos se van difuminando en su cabeza según pasan los días, las personas a las que conocía no le saludan como antes hacían, como si no le vieran. Parecen echarle en cara la muerte de sus amigos por haber sido el patrón del barco naufragado. Su mujer y sus hijos ignoran su presencia, parecen sufrir mucho llorando de continuo, echa de menos sus abrazos.
Se disponen a abandonarle definitivamente.

Se siente desolado por la incomprensión ¿Qué culpa tuvo él del maldito suceso, si intentó poner a salvo a su pequeña tripulación? ¿Si abandonó la embarcación el último, cuando no tuvo más remedio al ver todo perdido?

La playa se ha convertido en su único refugio…

…En casa de un pescador están de duelo por el naufragio de un pesquero hace quince días. Una mujer llora, a punto de marchar con sus dos hijos pequeños rumbo a la ciudad.
Su hogar, ese remanso de armonía que era, se ha convertido en una tumba desde que el hombre al que amaba pereció ahogado.

Era el patrón del barco, de los cuatro tripulantes, el único que no pudo ser salvado. 




Derechos de autor: Francisco Moroz

36 comentarios:

  1. Siempre que ocurre alguna catástrofe del tipo que sea, se buscan culpables, pero siempre la peor culpa es la que uno llega a sentir como propia, bien porque en conciencia así lo cree, bien porque es señalado por los demás como culpable (amigos, mujer,hijos...).
    Y muchas veces a estos les resulta imposible salvar a quien sufre 'naufragios' personales, además de marítimos, como es el caso de tu protagonista.
    Qué bonito te ha quedado, Francisco.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menuda reflexión has hecho como si nada, esto aporta nuevos significados a la historia escrita.
      Es verdad que cuando cometemos una supuesta falta, los últimos que nos perdonamos somos nosotros, eso si tenemos la vergüenza, honestidad y la dignidad suficiente. cosa que no ocurre con los que carecen de las tres cosas, y todos tenemos en mente a que colectivo me refiero.
      Besos Chelo.

      Eliminar
  2. Duro, muy duro, así lo calificaría yo, plasmando la tristeza y la soledad y el sentimiento de culpabilidad, pero muy bueno. Gracias Francisco. Un abrazo. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos dramas marineros se repiten cada cierto tiempo en muchas costas. Es el sino de todos aquellos que viven de la mar traicionera.
      Besos Teresa.

      Eliminar
  3. Como tantas veces un final sorprendente para tu relato, Francisco. Confieso que esta vez me ha sacudido, quizás por el clima de drama que tan bien habías creado, de tristeza insostenible. La culpabilidad es un lastre tan difícil de arrastrar... ¡Muy buen relato!

    Un beso de finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Julia ya sabes lo que me gustan este tipo de finales, creo que a las historias carentes de sorpresa les faltaría algo sustancial.
      Cualquier pérdida supone tristeza, y este personaje a perdido más de lo que en principio supone.
      Besos amiga.

      Eliminar
  4. Conozco de primera mano un caso de estos, aunque afortunadamente los dos tripulantes se salvaron. No te puedes ni imaginar la angustia que sentí cuando me contaba como nadó hasta la superficie intentando esquivar los aparejos para no quedar atrapado. Estupendo relato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te quedo muy agradecido por tu comentario. Son muchos los casos de naufragio de los que no tenemos constancia por los noticiarios. Gentes que día tras día se juegan el tipo contra el mar. Los marineros son de esa casta de hombres recios que miran a la muerte de frente.
      Un abrazo Baile del Norte.

      Eliminar
  5. Cuando ocurre una catástrofe como esta se busca al patrón como culpable, pero es una pena que ocurra siempre a los pescadores mas indefensos. Es muy triste un naufragio. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Siempre! Es condición humana el buscar culpables a veces incluso donde no los hay.
      Hay gremios muy frágiles en sus condiciones laborales como es el caso de los pescadores. Además sus vidas son continuamente apostadas al albur de condiciones meteorológicas y estados de la mar. Tú que vives cerca de la costa sabrás algo de ello.
      Un beso Mamen.

      Eliminar
  6. Francisco, me has dejado vuelta al aire. Qué final más espectacular. ¿La culpa más allá de la muerte? ¿O más bien la culpa en lugar de la cosnciencia de la muerte? En todo caso un muerto que no sabe que lo está.
    Muy bueno, amigo. Siempre escribes muy buenos relatos, pero este es de los que sobresalen.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has captado el significado de lo que quería contar. El sentimiento de culpa es tan pronunciado que nos puede acompañar a la otra orilla, allá donde se nos dice que tendremos que rendir cuentas de nuestras acciones.
      En este caso el propio patrón del barco se siente responsable de una pérdida que no aprecia como propia.
      Gracias por acompañarme Rosa y calificarme tan alto.
      Besos

      Eliminar
  7. Guaaa!! Cómo no iba a sorprendernos mi querido Francisco? :)
    Aparte del inesperado final, excelente relato y maravillosamente narrado. Triste tragedia...Y más triste aún esa culpa, persiguiéndolo más allá de la muerte...

    Beso grande y bonito fin de semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo os iba a dejar sin final de historia inesperado Flora? Es algo intrínseco a mi manera de escribir.
      Pero me ha encantado ese ¡¡Guaaa!! que es como una buena puntuación al relato.
      Muchas gracias y muchos besos apreciada amiga.

      Eliminar
  8. Por algo el capitán del barco que se hunde no se permite continuar con vida más allá de su propio naufragio y recurre al suicidio: ¡una maravilla de relato, querido Francisco! Nos deja pensando acerca de los muchos naufragios que a veces deseamos no haber sobrevivido...

    Un beso grande!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has encontrado un nuevo significado por lo que veo.
      No se nombra el suicidio del capitán, pero podría ser una metáfora de esos otros naufragios que nombras en los que no participa el mar aún habiendo tempestades.
      Otro besos para vos, Fer.

      Eliminar
  9. Durísimo oficio el de los pescadores, que se juegan la vida en un mar que de pronto parece enloquecer y quiere llevárselo todo, el dolor, la culpa, los remordimientos, los y si no hubiéramos salido, si hubiéramos vuelto antes...
    Estremecedor.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dudas ante nuestras decisiones. Las que tomamos y dejamos de tomar, que pueden significar un antes o un después.
      Es cierto que esa sensación de culpabilidad que queda después de una tragedia es muchas veces inasumible, por ello la labor de psicólogos es imprescindible en estos casos.
      Gracias por comentar amiga.
      Besos

      Eliminar
  10. Como siempre, buenísimo relato Fracisco. Lo mejor, es que él, pese a el dramático trance vivido no es consciente de la verdad que le rodea. Muchos besos, me encanta leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mercedes por leerme y por haberme dejado tu comentario.
      Cuando se sufre un trauma de estas dimensiones, la mente pierde el control y nos sumimos en un estado de inconsciencia que nos hace perder las referencias de la realidad.
      Besos.

      Eliminar
  11. Un emotivo relato, Otra vez más: ¡Chapeau! Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marisa.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  12. A veces, cuando se da todo, incluso la vida, queda la frustración de no haber podido hacer más. Eso solo les pasa a las almas generosas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho de generosidad, bondad, y honestidad se quedó hundido en el mar junto al barco. Ese tipo de personas son las que hacen falta para gobernar otras naves donde estamos embarcados unos cuantos.
      Besos Paloma.

      Eliminar
  13. Una gran pena. La verdad es que es difícil afrontar una gran pérdida. Y más aún cuando crees que eres tú el salvado.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagina esas familias rotas ante la pérdida insustituible de sus seres queridos. Imagina la pérdida del que no es consciente de haberse marchado ¿Será lo que llaman "El limbo"?
      Besos María.

      Eliminar
  14. "Era el patrón del barco, de los cuatro tipulantes, el único q no pudo ser salvado."


    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lo era! Sin saber que fue él, el que murió en el naufragio.
      Besos.

      Eliminar
  15. No era el rechazo lo que hacía que no repararan el él, era la muerte de la que todavía no era consciente. Ese giro final no me lo esperaba. Dura vida la del pescador y la de sus familias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una de las malas pasadas que nos juega el inconsciente, algo parecido a la pérdida de memoria tras un accidente que nos causa traumas. Nuestras conexiones cerebrales son propensas a sufrir cortocircuitos que nos dejan fuera de la realidad tangible y nos sumen en la ensoñación.
      Un abrazo Josep.

      Eliminar
  16. Una vuelta de tuerca para el patrón del pesquero naufragado, creyéndose el único superviviente, lamentando la ignorancia de sus seres queridos, se descubre en su propio entierro.
    Un desenlace de efectivo giro argumental, lo mejor; la narración y la atmósfera de pesadumbre tan bien descrita.
    ¡Abrazo, Francisco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Menudo análisis has hecho en un momento!
      Efectivamente el patrón se sentía víctima incomprendida, cuando en realidad era víctima mortal.
      Otro abrazo para ti, compañero de letras.

      Eliminar
  17. Hermoso relato donde has dado la vuelta de ver a un pobre desgraciado rechazado por cobarde a encontrarnos con alguien que no ha percibido la realidad de sus circunstancias. ¿Será cierto eso que dicen que un alma tarda un tiempo en realizar el viaje? Sea como sea lo has descrito de forma maravillosa envolviendo al lector en una trama donde has jugado haciendo que se encuentren los sentimientos.
    Besos, amigo mío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que veo, mi intento para explicar una historia algo caótica ha dado buen resultado, pues después de leer tu comentario veo que has captado todo su significado. Yo soy de los que creo que las almas salen un tanto desorientadas de nuestro cuerpo mortal, deben reescribir las nuevas coordenadas para saber a donde deberán dirigirse.
      Gracias por tus palabras amiga.
      Beso grande.

      Eliminar
  18. Un giro de la historia y un final estremecedor. ¡Y que final!

    Muy bueno. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a la zona abrazo de libro.
      Gracias por dejar tu comentario Itsuki.
      Un abrazo esperando a que vuelvas por aquí.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...