lunes, 22 de mayo de 2017

El dolor y el motivo




El crujir de las hojas, les recuerda los solos que están sin nadie que les escuche y siga el proceso de sus inquietudes y pensamientos.

Nadie está al otro lado, lo intuyen; y los ojos se les llenan de polvo y lágrimas.
Pues la soledad no es el peor de los dolores, sino la continuada ausencia de recuerdos. 

Ya no pueden seguir viviendo sin la ayuda de alguien que se enamore, que sufra y se alegre por ellos. Casi olvidaron quienes son, que papel desempeñan; y se revuelven inquietos haciendo crujir esas hojas del libro donde están inmersos como personajes que son.

Les hace falta alguien que los lea.



Derechos de autor: Francisco Moroz


jueves, 18 de mayo de 2017

Flores para una muerte anunciada

Relato versado






–Me gustaría saber que flores querrías para tu funeral.

–Si no he muerto todavía.

–Pero morirás ¿Lo dudas?

–Bueno, déjame pensar. Las margaritas son simples, muy sencillotas. Solo se muere una vez, y aunque no es de celebrar hay que dejar el recuerdo en los que van a velar tu cuerpo en el catafalco. Son de amores inocentes.

– ¡Bien, pues tú me dirás!

– Tulipanes no, eso lo tengo muy claro. Son envarados y tiesos y yo soy muy dicharachera y no me parezco a ellos. Son amor sin esperanza y yo esta nunca la pierdo.

-Vale ¿Entonces?

–Rosas rojas están muy vistas, pasión por morir no tengo. Blancas tampoco. La muerte no es novia pura, más bien es parca y oscura. Y amarillas me dan yuyu dicen que traen mala suerte y simbolizan los celos.

–Tú dirás, que eres quien muere.

–Gladiolos sofisticados, son muchas flores en una. Cita amorosa no tengo. Crisantemos muy holgados, aparentosos y caros. Y yo soy franca y directa, gustosa de dar la cara. Ellos hablan de verdad. Estos me convencen más.

–Me canso, impaciente estoy en que dirimas.

– ¿Tienes prisa?

–Alguna tengo.

– Deja pues que me decida, pero ten calma. Es importante acertar. Solo se muere una vez, no hay opción a reclamar una vez que defuncionas.

– ¡Vale! Te doy dos minutos
.
– Las petunias ¿Ves? Me agradan. Son pequeñas y variadas, coloridas y graciosas. Frágiles como servidora; que me llaman flor de estufa, y no en vano creo yo. Y ya que estamos aquí ¿Querrás decirme por cierto, si saldré de esta mazmorra?

– ¿Lo tienes bien decidido? Mira que no hay vuelta atrás.

– ¡Decidido está! 

– ¡Bien! De aquí no saldrás. Te lo digo en buena hora.

– ¿Y por qué tanta molestia si no me piensas sacar?

– Porque uno es cuidadoso aún siendo asesino en serie, y ante todo puntilloso a la hora de matar. Y por ello dignamente, el detalle he de cuidar.

– ¡Despiadado matarife! ¡Mátame y termina ya!

–Primero compro las flores. A punto están de cerrar, y mucho me entretuviste. De rositas no te irás, eso tenlo por seguro.




Derechos de autor: Francisco Moroz


Propuestas presentada a la comunidad: Relatos compulsivos.




martes, 16 de mayo de 2017

El vaso medio lleno





Desde ese día nadie vende barquillos en el parque del Oeste, ni manzanas de caramelo. Tampoco se volvió a instalar el tiovivo.

Mientras empujo su silla de ruedas me cuenta la historia:

–Aquí mismo me quedé sin piernas, cuando como niño de posguerra jugaba con los amigos y una mina hizo explosión.

Me compadezco de su desgracia y se lo comunico con auténtico pesar.

El sonríe agradecido, pero le quita importancia al hecho contestándome:

–Lo que nunca perdí fue el sentido del humor. Pues desde entonces me va todo sobre ruedas y tampoco me faltan personas amables como tú, capaces de acompañar a un anciano a medias. – Y sonríe.


Derechos de autor: Francisco Moroz

sábado, 13 de mayo de 2017

Amor del propio




Temía fracasar y por ello nunca se presentaba a esos concursos para escritores que proponían algunas comunidades de blogueros, donde aficionados a la escritura competían con sus letras para que estas bien conjuntadas y conjugadas, presentaran una historia coherente y sugestiva que al jurado lector le pareciese digna de ser mencionada con un premio que lucir orgulloso en su muro.

Se conformaría con ser leído y comentado, pero a causa de su timidez e inseguridad no se atrevía nunca a subir ninguno de sus escritos a la red. A él no le parecían malos, pero temía las críticas de las personas que tenían muchas tablas en ese asunto de darle a la tecla con propiedad. Y es que los había ¡Muy pero que muy buenos! Y el respeto que les tenía era del mismo calibre que el profesado a sus maestros en sus días de escuela. 
Siempre los veía superiores, sobradamente preparados y cultos con respecto a sus escasos conocimientos sobre toda materia que el pudiera poseer.

Pero es que le encantaba hacer malabarismos con las sílabas y las consonantes, con las palabras y frases que formaban una idea, una historia narrada en drama, romance, poesía o ficción. Estaba subyugado con la literatura, con los libros y con ciertos autores que sabían contar lo que a él nunca se le hubiera ocurrido ni en sueños.

Por ello se sorprendió a sí mismo una mañana, cuando al despertar lleno de energía y motivación, encendió el ordenador y buscó una prueba a la que apuntarse. Demostraría toda su valía y seguro que conseguía algún pequeño premio que le desquitara de su continuo anhelo.

Se inscribió y participó. Espero con expectación durante quince días, y para su satisfacción recibió los aplausos virtuales y los agradables comentarios de felicitación de los asistentes al evento y en Facebook, sus seguidores le dieron muchos likes. Y por descontado le concedieron la copa virtual al campeón.

Era su primera prueba y la había superado con creces. Y es que acertó tantas veces seguidas en la diana con los dardos, que sus contrincantes quedaron desbancados enseguida.

En otra ocasión se apuntaría a concursos literarios. De momento se conformaba con su pequeño triunfo.




Derechos de autor: Francisco Moroz



Relato presentado al reto de las tres palabras en la comunidad de: Relatos compulsivos

jueves, 11 de mayo de 2017

El quinto elemento





En la habitación parpadean unas luces azules y amarillas, un foco ilumina el centro de una mesa. Alrededor de ella cinco hombres importantes controlan los designios de todo el mundo. Unas pantallas de ordenador son testigos mudos del enfrentamiento.

En estos momentos el silencio reina en el habitáculo, un silencio que se podría cortar con un cuchillo a causa de la tensión con la que está cargado.
De pronto uno de los individuos con galones, habla para decir al que tiene en frente:

-Creo que esta zona la acabas de perder campeón, tu estrategia de defensa no ha sido la más adecuada. Has apostado tus tropas en un llano donde son visibles desde lejos, siendo blanco fácil para mis soldados y mis cañones.

-¡No puede ser! – responde el otro enrabietado. Creía que los árboles de ese bosque cercano me ocultarían de tus oteadores. Pero espera, creo que tengo una sorpresa para ti... 
Coge una de las tarjetas que tiene a su lado y después de leerla sonríe enseñando los dientes cual lobo a punto de lanzarse sobre su presa.

-¿¡Qué!? –dice el otro.

-Malas noticias para ti mi comandante acabas de morir a causa de un certero disparo realizado por uno de mis francotiradores apostados en esos matorrales que no has visto. Muevo a mis unidades a posiciones más ventajosas mientras tú pruebas suerte en tu turno a ver si consigues ascender a alguno de tus capitanes para que asuma el mando. -El primero pega un puñetazo encima del tablero que descoloca alguna de las piezas situadas en los casilleros-.

-¡Eh, Eh, Eh! –dice un tercero, tranquilo colega, esto es como el ajedrez, un juego de caballeros, si no sabes perder te levantas y te relajas dándote cabezazos contra la pared. Estas partidas son serias y se necesita cierta disciplina militar, para encajar los resultados negativos de tu mala gestión como estratega.

-¡Bien dicho mi general!- responde un cuarto-.  Pero usted descuidó la retaguardia en su anterior jugada y me toca mover a mí. -y mientras se dirige con esas palabras a su mando superior, coloca por detrás y por delante de unas figuritas de soldados vestidas de verde, otras con soldados coloreados de rojos y unas más con forma de tanques.

 - Creo que acabo de desbaratar los planes de avance por este sector, está usted bloqueado.

-Me caguentó! ¡No es posible!¿De donde han salido estas piezas?¡Maldita sea tu estampa!

-General, dice el comandante, aplíquese la consigna que me dio hace un ratito. Hay que saber encajar las perdidas, y ya que hemos sido derrotados y nos hemos quedado sin munición y sin territorio que conquistar y defender para nuestros respectivos países ¿Qué le parece si salimos afuera a echar unos pitillos?

En ese momento las paredes y el suelo empiezan a temblar como por efecto de un terremoto, vibran los paneles y las luces azules se ponen rojas e intermitentes. Los ordenadores enloquecen entre pantallazos; unas sirenas angustiosas empiezan a emitir su alarmante sonido y otro más ronco se superpone a él.

Los cuatro individuos miran a un quinto con la incertidumbre y el miedo pintado en sus rostros.
Uno de ellos, el malogrado general, interroga con la mirada al personaje en cuestión, que se encuentra cerca del tablero de mando, y este, se encoge de hombros y les dice con voz pausada a los otros cuatro:

-Creo que acabo de derrotaros a todos, de manera magistral.

-¿Cómo? -pregunta el comandante.

-Cuestión de suerte y oportunidad. Pues en la tarjeta que cogí en mi turno de jugada ponía: "Puedes apretar el botón rojo y con eso concluirás la partida siendo ganador absoluto de los juegos de guerra nuclear".

Mientras el quinto hombre comunica esto a sus cuatro compañeros, afuera, en la explanada, se abren las compuertas de los silos donde se almacenan los misiles de largo alcance con ojiva activada, que apuntan al resto de naciones. 

En unos escasos 15 minutos quedará terminado definitivamente este pasatiempo tan entretenido en el que  seguro quedará mucho escombro y devastación y al menos 10 millones de almas menos. Y lo peor de todo es, que los juegos de rol crean adicción y otros, podrán volver a jugar otra partida.




Derechos de autor: Francisco Moroz

lunes, 8 de mayo de 2017

Puntualidad





Ya voy – Le dijo el hombre a su amante antes de apagar el móvil y arrancar el coche.

–Ya voy – Le confirmó el repartidor de pizzas a su jefe cuando le señaló el lugar donde debería realizar la entrega.

–Ya voy – comunicó el taxista a la central cuando le proporcionaron la dirección donde recoger al cliente que solicitaba su servicio.

– Ya voy – Le notificó la muchacha a su novio antes de cruzar el paso de peatones.

– Ya voy – dijo la muerte. Y de todos, fue la única que cumplió su palabra al personarse en el lugar del accidente en el momento justo de producirse.




Derechos de autor: Francisco Moroz

viernes, 5 de mayo de 2017

Madre (Tu día son todos)






Echo de menos tus caricias madre,
tus abrazos.
El bienestar de tu regazo,
el arrullo de tu voz.
En la necesidad
tu presencia,
el consejo sabio en la incertidumbre
del que no es fuerte y lo sabe.

En la cocina tu esencia añoro,
y el sabor de tus milagros cotidianos.
También los besos que empezaban
y terminaban mi día.
Besos que cicatrizaban heridas,
que me daban calidez
en noches desamparadas.

Te pienso a veces
en mi infantil madurez
de temores y de miedos.
Y en una lágrima furtiva
se me escapa la ternura
que deshace mi armadura.
Y el alma que tu fraguaste
se postra siempre a tus pies.

Y es que madre aún te anhelo
como a la infancia perdida,
como a tantos sueños rotos
dejados por el camino.
Que aunque uno se hace viejo
nunca renuncia a lo eterno
y entre ello a tu recuerdo
que guardo como tesoro.

 La inocencia ya se escondió
detrás de arrugas y canas.
Pero creedme si os digo:
que después de tantos años
no se han deshecho los lazos
ni emborronado los trazos
que en común forjamos ambos
 sin mediar contrato escrito.

Alguien dijo:
Que el amor gratuito
lo inventaron las madres.
Y tú madre mía,
me trajiste al mundo
con amor del grande
de mujer sensata y buena.
 Con amor que suma y sigue.

A los nueve meses de espera
añadiste.
La dedicación, la entrega,
tu ilusión, tu fe, tu lucha.
Los disgustos que te di,
y tanta y tanta renuncia.

los sacrificios constantes
por hacerme sentir bien.
Tus desvelos y altruismo,
las regañinas severas
que escondías con pericia
 tras despistes y sonrisas.

Quisiera al fin compensarte
y no encontré mejor modo
que hacerlo llevando adentro
tu presencia generosa.
Donde late un corazón
al ritmo de una canción
con letra escrita por ti
pero cantada por dos.

Y es que madre solo hay una
y a todos sin excepción
 nos tocó la más querida.
Entre todas la mejor.
La más guapa y la más justa



Derechos de autor: Francisco Moroz

martes, 2 de mayo de 2017

Más de lo mismo




8 de diciembre de 1980, 9 de diciembre de 1980, 10 de diciembre de 1980… 
la cuenta atrás comenzó desde el mismo día en que se dio el pistoletazo de salida en la escuela de ingenieros de caminos de la politécnica. 
El 9 de febrero de 1980, un homenaje, se convirtió en movimiento contracultural al que se le conoció como “La movida madrileña.”

Queda poco para que finalice el año y junto a él, todo ese germen de inquietud y rebeldía se irá evaporando como si nunca hubiese existido. 
Todos esos jóvenes disconformes con el sistema acatarán de nuevo las normas establecidas según vayan peinando canas y quedándose sin pelo ¡Menuda movida!



Derechos de autor. Francisco Moroz

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...