viernes, 26 de agosto de 2016

Ella, siempre fiel




Federico no había pasado un buen día, los problemas cotidianos ya de por sí le agobiaban, pero este que se cernía sobre su cabeza como espada de Damocles lo traía por el camino de la amargura.

Había contactado con amigos y conocidos con los que tenía la suficiente confianza como para trasmitirles sus cuitas, por si a alguno se le ocurría alguna idea con la que paliar y dar solución a esa problemón que lo tenía preocupado.

Estos le remitieron la sugerencia de comunicárselo a algún especialista, cuyos gabinetes siempre andaban expectantes de posibles clientes como él, que esperanzados con la búsqueda de posibles soluciones se dejarían un considerable peculio de tiempo, dinero y decepción.
¡No! Ese atajo no lo tomaría.

Andaba de un lugar para otro intentando evadirse del peso de la preocupación, a buenas horas se le había ocurrido tomar esas decisiones tan desacertadas que ahora resultaban ser un perjuicio para su conciencia y su economía.

Pensó y pensó, y al final la recordó a ella, siempre dispuesta a acoger sus quejas, amarguras y decepciones.
Ella había sido siempre su fiel consejera, la que de forma lúcida le dirigía los pensamientos por el camino correcto y la senda adecuada y más conveniente. Casi nunca le había fallado, y encima le reconfortaba.

Jamás le pidió nada a cambio de su acogida, la sentía íntima y cercana, lo más parecido a una madre sin serlo.
Le gustaba reposar en su regazo mientras la contaba el resumen diario y le trasmitía sus ansiedades e inquietudes. Daba igual lo que compartiera con ella, era discreta, e indefectiblemente quedaba entre ellos dos. Tarde o temprano la solución llegaba por si sola, como después de repetir un mantra te sobreviene la iluminación. Sentía, como bajo su influencia, se le recolocaban los chakras y su mente se le despejaba, pudiendo tomar esas decisiones lúcidas que necesitaba. 

Estaba pues decidido. No hablaría con nadie más. Ellos nunca llegaban a comprender del todo lo que les comunicaba, y menos acertaban a darle una solución o un consejo que le sirviese para algo.

Con lo cual, una vez más, esperó con ansiedad la noche para meterse en la cama, apagar la luz, y mientras se relajaba abrazándola, consultar todos los dilemas  con su almohada.


derechos de autor: Francisco Moroz


martes, 23 de agosto de 2016

Insultos y reniegos (2)




Cuando nos referimos al insulto, lo que menos podemos imaginar es que muchos de ellos no empezaron a utilizarse como tales hasta pasados muchos cientos e incluso miles de años.
Este que os traigo hoy es uno de esos casos. La palabra: "Idiota", tan sibilina ella, que encierra en sí misma significados insospechados poseyendo la misma raíz que “Idioma” o “Idiosincrasia”. Proviene del griego  ἴδιος[ˈidios] significando lo propio, lo particular y personal de cada individuo.

La palabra se le adjudicaba a todos aquellos que solo se ocupaban de sus asuntos, evadiéndose de las responsabilidades públicas o políticas, y de las obligaciones que eran propias de un estado democrático como el griego; donde todo se basaba en la participación comunitaria para tomar decisiones que afectaban al colectivo.

Si entendemos la política como lo hace la R.A.E:

-Ciencia que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas, especialmente de los estados, o
-Actividad de los que gobiernan o aspiran a gobernar los asuntos que afectan a la sociedad o a un país.

Podríamos afirmar sin margen a equivocarnos, que los menos idiotas de todos nosotros son esas personas que se dedican a la política.

Pero por otro lado nos encontramos con una contradicción apabullante.

El origen etimológico de la palabra no tiene que ver en absoluto con el que el diccionario de la academia le designa actualmente:

-"Tonto o corto de entendimiento».
-"Engreído sin fundamento para ello". 
"Persona que es poco inteligente o que molesta con lo que hace o dice".

Entonces nos podemos preguntar: ¿En qué momento se utiliza esta palabra para el insulto en vez de para calificar sencillamente una actitud personal ante las pautas marcadas por la sociedad?

Os lo explico:

Dentro de la cultura grecorromana las actividades en torno a las ágoras y foros eran de suma importancia para los ciudadanos libres y comprometidos; pues era donde se tomaban las decisiones fundamentales para el beneficio comunitario. Si eras uno de esos listillos a los que solo les preocupaba su estatus personal o sus intereses personales, económicos, laborales etc… o sea, que si ibas por libre eras un “Idiota” y de ahí al insulto un paso nada más.

Pues era algo deshonroso la no participación en las asambleas, y era de “tontos” no hacerlo, cuando las decisiones adoptadas eran para nuestro bien o para nuestro mal, y aún así renunciábamos a opinar o a votar sobre las mismas, rehusando a derechos fundamentales de ciudadanos libres. 
¿Esto os trae reminiscencias de algunas elecciones poco participativas con alta tasa de abstención?

Considerad esto a nivel de reuniones de comunidad de vecinos y lo entenderéis aún mejor. Quién no asiste a dichas reuniones, no tiene voz ni voto en las decisiones tomadas y tendrá que apechugar con lo decidido por la mayoría asistente.

De ahí surgieron los históricos enfrentamientos entre epicúreos y estoicos. Para los primeros la política era continua fuente de problemas, mientras que para los segundos era obligación de hombres sabios participar en ella.

En términos médicos la denominada “idiocia” o vulgarmente llamada “Idiotismo” toma el significado de retraso mental profundo que provoca en el individuo afectado una total ausencia de facultades cognitivas intelectuales y de parámetros de decisión.

Visto lo visto en algunos gobiernos de muchos países y en la mayoría de sus partidos políticos en los que cada uno va a lo suyo persiguiendo intereses personales y espurios. A casi todos se les podría calificar con propiedad de “Idiotas” redomados; siendo esta última palabra en su acepción correcta: la aplicada a personas con cualidades negativas en grado superlativo.


Señores-as, nos vemos en la próxima entrega .


Derechos de autor: Francisco Moroz

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...