lunes, 18 de enero de 2021

Te doy mi palabra 7

 



Mohíno:

-Persona que está triste, abatido o disgustado.

-Que denota abatimiento, tristeza o disgusto.

-Se da la denominación de mohíno al caballo o mulo que tiene el pelo muy oscuro y que presenta negra la cara y el bozo u hocico; en los mulos se conserva la denominación aunque sean castaños, siempre que dichas partes sean negras.


Morigerar:


Templar o moderar los excesos de los afectos y acciones. 

Moderar o contener la intensidad de un sentimiento, de una pasión o de una actitud demasiado vehemente

 

Ataraxia:


Estado de ánimo que se caracteriza por la tranquilidad y la total ausencia de deseos o temores. Imperturbable.

Se denomina ataraxia (del griego ἀταραξία, «ausencia de turbación»   a la disposición del ánimo propuesta por los epicúreos, estoicos y escépticos gracias a la cual una persona, mediante la disminución de la intensidad de pasiones y deseos que puedan alterar el equilibrio mental y corporal, y la fortaleza frente a la adversidad, alcanza dicho equilibrio y finalmente la felicidad, que es el fin de estas tres corrientes filosóficas. La ataraxia es, por tanto, tranquilidad, serenidad e imperturbabilidad en relación con el alma, la razón y los sentimientos.

 

Plúmbeo:


-Que es de de plomo o parecido al plomo en alguna de sus cualidades

-Metafóricamente hablando, muy aburrido o pesado

 

Hético:


-Tísico (Que padece tisis)

-Perteneciente a la tisis o a los tísicos

-Muy flaco, casi en los huesos.

-Fiebre hética.


Texto


Mi mujer andaba mohína desde que empezó a notar que un servidor era morigerado con ella. Que las muestras de afecto y cariño se remitían al mínimo exigido.

Le comuniqué,  que para evitar altercados y discusiones innecesarias entre nosotros, había decidido estar permanentemente en disposición ataráxica y con ello, la convivencia entre ambos sería mucho más llevadera y agradable.

En tres semanas desistí de mi actitud pues comprobé que en vez de mejorar las cosas, muy por el contrario empeoraban. Las horas se me hacían largas y plúmbeas; pues mi señora no se dignaba ni tan siquiera a dirigirme la palabra.

Pero lo que realmente me hizo deponer al parecer, mi desacertado proceder, fue el sentirme muy desmejorado físicamente. Entré en estado hético por no comer como Dios manda; pues mi pareja se negaba rotundamente a cocinar; según me explicó escuetamente, para un estoico, epicúreo, escéptico y subnormal de pacotilla.

Muy filosófica y culta ella, sin perder la compostura.


Derechos de autor: Francisco Moroz

viernes, 8 de enero de 2021

Luz y guía

 



Mucho tiempo sin estar tan nervioso. Hace solo unas horas que me citaron mediante un escueto mensaje de voz; proporcionándome la dirección a la que he llegado. Atravesé ruidosas calles y un parque donde los niños corrían en sus alocados juegos, mientras un abuelo sentado al sol, echaba de comer a las palomas. Todavía me parece oír el zurear de las aves y el agitar precipitado de sus alas, mientras las suelas de mis zapatos hacían crujir las migas de pan duro. Os juro que presentí a mi espalda la mirada rencorosa del anciano.

Llamo y nadie contesta, empiezo a preocuparme pensando en una posible equivocación, cuando un sonido electrónico y un chasquido metálico interrumpen mis pensamientos negativos. Empujo una puerta maciza que da paso a un soportal silencioso; tengo la sensación de haber penetrado en una especie de templo sagrado. Intuyo la claridad de una luz fluorescente que pretende iluminar mi oscuridad, a la que a pesar de los años no me acabo de acostumbrar. Tanteo las paredes con mi bastón, para ubicar las escaleras y cuando lo consigo las subo con prudencia. Desconfío de los ascensores claustrofóbicos. 

Quiero convencerme de que esta vez será la definitiva tras repetidos intentos infructuosos. O puede, que a pesar de todo, mi deseo sea inalcanzable.

Antes de llegar al descansillo reconozco el perfume de la persona que me agarra suavemente del antebrazo y me introduce en la estancia. Barrunto su sonrisa cuando dice: ¡Por fin Ramón! te han adjudicado un perro lazarillo.





Derechos de autor: Francisco Moroz

domingo, 3 de enero de 2021

Mucho amor

 


Sonrío agradecido a pesar de que se trata de otra mentira piadosa. Pues responde invariablemente: “cualquier día de estos.” A mi pregunta: “¿Cuándo podríamos quedar para conocernos en persona?”

Con “Cortana” y “Siri” fracasé estrepitosamente.

Presiento que “Alexa” tampoco tiene corazón como para enamorarse.

&

Le aseguré a mi novia que estaría dispuesto a realizar los doce trabajos de Hércules si ella así lo requiriese; solo con tal de demostrarle mi amor.

Le juré por lo más sagrado que atravesaría tierra, mar y aire con tal de estar a su lado permanentemente.

Ella, mirándome con incredulidad me preguntó: ¿Vendrás al final a buscarme para presentarte a mis padres?

Y yo con entereza viril le respondí: Dalo por hecho, siempre que no llueva.

&

Estaba súper enamorado de esa muchacha híper, mega guay con la que coincidía en el gym. Siempre soñé poder ligarme a una como ella. Su impresionante body de modelo me volvía literalmente loco, lo juro por Snoopy  por Oliver y Benji y las bragas de Mafalda juntos. En definitiva era lo más de lo más.

Y digo era, pues se me pasó el enamoramiento ipsofacto, desde el momento en que la oí hablar con otro compi, en términos como: “Joder tío, vaya mierda pillé este finde con los colegas. Me puse hasta las trancas de priva. Tanta que flipé yo sola.”

¡Jolines!  Vaya decepción. Y es que no podría llegar a entenderme con alguien que se expresa con palabras tan simples. O sea.

&

–Querido. Hoy soñé contigo ¿No te parece romántico? Mi único deseo es amanecer a tu lado cada mañana y que el primer beso de tus labios sea para mí.

Te llevo siempre conmigo, muy dentro, aunque no estemos cerca.

Eres el hombre al que adorar de por vida, con el que marcharse muy lejos, perderse para siempre, y crear un paraíso en el que estar solo los dos.

– ¡Pepe! ¿Se puede saber porqué estás hablando tú solo en el salón?

–Sí "cari" estoy reafirmando mi autoestima, que tú ayudas más bien poco.

&

Tanta es mi necesidad de estar con él, que va conmigo a donde quiera que vaya. 

No soy capaz de tomar una decisión sin consultarle, me orienta, me trasmite seguridad, me guía y estimula. Ilumina mi oscuridad.

Tanta mi pasión que cada noche duermo a su lado.

Pero empiezo a sospechar que me domina, me absorbe y no me deja ser yo misma. Me ha vuelto dependiente y no tengo voluntad para alejarle.

Me pregunto cómo nuestros padres podían vivir sin estar tan pendientes del móvil.

&


Derechos de autor: Francisco Moroz

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...