lunes, 16 de julio de 2018

Zombis de andar por casa






Hablar de muertos vivientes se ha convertido en algo cotidiano desde hace unos años a esta parte.

Verlos a nuestro lado no nos resulta sorprendente, ya no nos asustan como antaño, cuando tropezábamos con ellos en los cruces, en las cafeterías y los comercios y ni siquiera se fijaban en nosotros.

Caminan desorientados, con movimientos compulsivos en algunos de sus miembros, con la mirada vacía y perdida al igual que sus cerebros licuados que ya no originan pensamientos propios, solo, aquellos que parecen trasmitirles los diabólicos instrumentos que aferran entre sus dedos y que parecen poseerles.

Muchas veces se les ve abducidos, como comunicándose con sus pantallas luminosas.

Derechos de autor: Francisco Moroz

sábado, 30 de junio de 2018

Vacaciones





Queridos lectores. ( Y amigos )


Llega el calor y con él los días de pereza mental y física. Otras obligaciones diferentes a las habituales y distintas actividades fuera de las ejercidas hasta ahora, entrarán a conformar parte de mis días. Incluso esa llamada "Siesta" tan apreciada por los que no la practicamos con asiduidad y por consiguiente la disfrutamos al máximo cuando lo hacemos.

No es que prepare las maletas para irme lejos, no me perderé en un bosque, a pesar de que a algunos les gustaría. Ni seré naufrago en ninguna playa atestada de personal donde la búsqueda de la tranquilidad y el silencio es quimera. 

Pero estad seguros que allá donde esté, el ordenador de sobremesa no engrosará mi equipaje, así mismo tampoco habrá ningún portátil mercenario, ni tableta con conexión wifi.  Solo el móvil, y este no estará operativo. Por falta de cobertura, y de ganas para atender llamadas de esas que te roban un tiempo que no me sobra.

Descansaré y refrescaré esas neuronas tan escasas que algunas malas lenguas (Femenino plural) dicen tenemos los hombres. Esto en parte es verdad, pues hay temporadas en las que muchos estamos espesitos como el puré de patata de huerta; y más en temporada estival, que parecen derretirse, arrastrarse y pedir a gritos "un poquito de por favor".

Con esto os quiero decir y me repito, que no es que vaya a cerrar por vacaciones ¡Que eso no! ¡Pero casi! y por ello me gustaría no despedirme de vosotros, pues ya os dije que no es que me vaya lejos, pero si que me apartaré del teclado para tonificar el espíritu y el cuerpo con otras ocupaciones.

Que nadie se sorprenda pues al no ver muchas entradas, y que tampoco piense nadie que abandono la trinchera de las letras. "Que si hay que ir se va, pero ir pá ná es tontería" como diría mi querido humorista José Mota.

Así que queridas y queridos buscadme por aquí lo justito, que yo retomaré cuando ya estéis todos cebaditos y morenos de regreso de vuestras respectivas vacaciones.

Recibid mi abrazo y el deseo de un  verano provechoso. 

Allá donde vayáis o permanezcáis intentad ser felices, que es de lo que se trata. Y no dejéis de leer y escribir, que son los ingredientes básicos de la fórmula para conseguir la plenitud de vuestros Chakras ele-mentales.













miércoles, 27 de junio de 2018

Intrusos





Los dejaremos entrar sin preguntarles quienes son ni de dónde vinieron. Tampoco nos importarán las razones que tuvieron para venir hasta nuestra casa. Es algo que no nos incumbe, bastante tenemos cada uno con nuestros problemas.

Les dejaremos andar entre nosotros como si fueran de los nuestros, pero miraremos hacia otro lado cuando nos crucemos con ellos, no sea que se tomen ciertas licencias que no les corresponden y empiecen a forjarse ilusiones que no se cumplirán. Es de justicia, y si no que no hubieran venido abandonándolo todo por una quimera.

Les negaremos los papeles que les convierte en legales.


Derechos de autor: Francisco Moroz

viernes, 15 de junio de 2018

Abandono







Prefiero las ratas antes que tu hedionda presencia de carcelero. Las elegiría a ellas correteando por mi cuerpo antes que tu manoseo que pretende ser caricia, a tus exigencias y conductas imprevisibles. Escojo sus gritos antes que los tuyos, sus mordiscos antes que tu violencia injustificada que socava mi sueño y mi dignidad.

Las soportaría mejor que a tus golpes, o el tener que ver tus coléricos gestos que te transforman en un loco incontrolable.

Estoy cansada de tenerte miedo.

Como las mismas ratas cuando el barco se hunde, he decidido abandonar esta cloaca en la que me pudro, sometida a un encierro forzado por tu voluntad de tirano. He decido liberarme. y entre matarte o morir elijo la tercera de las opciones:

¡Aquí tienes! Los papeles del divorcio.

Derechos de autor: Francisco Moroz



lunes, 11 de junio de 2018

Isabel



Habían pasado dos años desde que recibieron la noticia que trastornó sus rutinas cotidianas. La misma que les conmocionó e hizo peligrar sus convicciones. 
La que más tarde les incitó a recapacitar sobre el valor justo y el necesario orden de las cosas, sobre las prioridades cotidianas, y lo excepcional de los detalles que pasan desapercibidos por la mayoría de mortales insensatos.

Isabel se incorpora de la cama, se estira remolona y todavía soñolienta piensa en el día que tiene por delante. Le llega ese sabroso olor a café recién hecho y a tostadas crujientes que provocan que la boca se le haga agua. Se dirige a la cocina donde Ángel la espera y la recibe diciéndola:

–Buenos días preciosa. Qué guapa te has levantado esta mañana. La verdad es que te sienta bien.

– ¿El pijama? –Contesta Isabel.

–No, tonta, la sonrisa. La tienes linda y te aprovechas de ella para conquistarme todos los días, ¡Y lo sabes! Y abusas de mis debilidades por tus encantos.

– ¡No seas bobo y zalamero! Sabes que me tienes en el bote desde que te conocí.

Mientras lo dice, acerca la mano a su mejilla y él aprovecha entonces para agarrarla de la cintura y darle un largo beso en los labios. Cuando se separan ella le devuelve el piropo.

–Creo que hoy no me echaré azúcar en el café, después de este beso tengo dulce de sobra.

Ángel la abraza con ternura y la mira a los ojos con devoción de enamorado adolescente.

–Me tengo que ir, y mira que lo siento, esto empezaba a ponerse interesante; pero a la fuerza ahorcan, y hay que ganarse los garbanzos del puchero, que dice mi madre. 
Te veo a la noche, cuidaos mucho mi amor, que cuando regrese os cuidaré yo. Y sal a la calle a dar una vuelta que te sentará bien y de paso regalarás con tu presencia a los que tengan la fortuna de cruzarse contigo.
Sigo certificando que te levantaste preciosa. ¡En fin! ¡Adiós!

Isabel cierra la puerta despacio regresando a donde le espera el desayuno para disfrutar de uno de los mejores momentos del día. Con calma, envuelta en sus pensamientos más amables.
Le queda por delante una pesada jornada, pero no por ello renuncia a tomarse el tiempo que es consciente le pertenece.

Piensa en su compañero, en el hombre que la hace feliz solo con su presencia. Solamente con saber que él está ahí, para acompañarla, sin presionarla ni acapararla le basta.

El hombre que va a ser padre dentro de unos meses si todo sale bien y de acuerdo con sus ilusionados planes. Un hijo, es lo que más desean desde hace seis años, y los dos mantienen viva la esperanza en que lo conseguirán a pesar de todas las vicisitudes.

Cuando termina, Isabel mete la taza y el plato en la pila y se dirige al cuarto de baño para ducharse.
Se desnuda y se pone de perfil ante el espejo acariciándose su abultado vientre de embarazada mientras sonríe preguntándose si será niño o niña.

Isabel lleva dos años intensos, desde que le dieron la noticia. Se pone de frente y se acerca a su reflejo a la vez que se pasa la mano por la cabeza rapada al cero.

Es entonces cuando le invade la congoja y traga saliva mientras se le escapa una lágrima furtiva. 
Se acuerda de su periódica sesión de quimioterapia. Todavía está preocupada por su futuro hijo y por si dispondrá del tiempo suficiente para dejarle a su esposo el mejor de los regalos.


Derechos de autor: Francisco Moroz



lunes, 4 de junio de 2018

El olvido de la Parca





La muerte se ha olvidado de nosotros, ella que corría tras nuestros pasos y nos llenaba de miedo con su nombre.

Ella que nos acechaba y nos emboscaba para sorprendernos en un descuido por si podía arrebatarnos la vida. El tesoro más deseado por su codiciosa guadaña.

Ahora que reposamos, es cuando no muestra interés alguno por nosotros. Desentendiéndose, ignorando nuestra presencia quieta, fría y desolada.

Ahora que nuestros huesos blanquean la fosa del campo santo, es cuando pasa de largo y se niega a hacernos compañía.

Derechos de autor: Francisco moroz

miércoles, 30 de mayo de 2018

Mi pequeño hombrecito




Hoy domingo es un día especial, celebramos el cumpleaños de nuestro pequeño Fabián.

Mientras preparo la tarta rememoro aquellas etapas de su niñez pasada en la que fuimos tan felices, tanto su padre como yo. Sus primeros balbuceos y llantos, los biberones trasnochados y de madrugada. Los juegos compartidos tirados en el suelo de su cuarto, las pataletas cuando lo llevaba al colegio.

El día en que dio sus primeros pasos,  fue en el que nos hizo sentirnos tan orgullosos; pues era la señal de que empezaba a valerse por sí mismo, a descubrir su autonomía y a depender menos de nosotros.

El tiempo pasa inexorable sin tener en cuenta el sentimiento de los padres, no queremos que los hijos se hagan grandes, pues presentimos el peligro que corren lejos de nuestro amparo y nuestros brazos protectores. Tememos las malas compañías y los entornos conflictivos en los que ellos se habrán de valer sin nuestros cuidados.

Pero gracias a Dios Fabián es muy responsable y él sabe que en casa tendrá siempre a su madre que velará por su bienestar. Se siente a gusto conmigo y apenas sale de casa. Lo justo para ver a sus amiguitos, para compartir con ellos alguna fiesta.

Ahora mismo está en la cama, esperando a que vaya y le despierte con un achuchón y algunos  besos en los mofletes. 
Hoy es un día de celebración y alegría, pero sin embargo siento tristeza al recordar todo lo que ya ha pasado por nuestras vidas, sabiendo que muchos momentos entrañables y algunas personas ya no volverán; como por ejemplo su padre que nos abandonó prematuramente, agotado por tanta responsabilidad, cansado de trabajar de sol a sol para mantener a la familia.

Estoy segura, que en el instante en que mi pequeño sople las velas se me encogerá el estómago y se me hará un nudo en el corazón al adquirir conciencia de que llegará tarde o temprano ese día en que decida abandonar el nido, con deseos de formar su propia familia y un nuevo hogar. En esa coyuntura, sentiré como un puñal me traspasa las entrañas y por ello no deseo que llegue nunca.
Tendré que hacer un esfuerzo para que él no detecte que he llorado ni me vea apenada a causa de mis negativos pensamientos.

Me seco las manos en el mandil y agarro las muletas para dirigirme al cuarto de mi hijo y despertarlo con delicadeza y cariño. Son las doce y cuarto del mediodía, y si me descuido se le va a juntar el desayuno con la comida.

Cuando abro la puerta y subo la persiana me doy cuenta que su sueño es profundo; me acerco quedito y aparto sus muñecos de peluche, le doy unos cuantos besos, y cuando abre los ojos le sonrío y le abrazo con la fuerza que me deja mi artrosis y el dolor de espalda.

Y mientras se despereza le digo: -Buenos días ¡Feliz cumpleaños mi niño!
y observo confusa, las arruguitas que se le formaron en la frente y que junto a unas ojeras que le llegan al suelo, fruto de la trasnochada del sábado con los coleguitas del barrio, le hacen parecer mayor.

No en vano mi niño se está haciendo todo un hombrecito, creo recordar, a pesar de que he perdido mucha memoria, que hoy precisamente cumple cincuenta y seis añazos…

¡Ay! sin darnos cuenta como  se nos escurre el tiempo entre los dedos.




Derechos de autor: Francisco Moroz

lunes, 28 de mayo de 2018

Divino tesoro





Cuando éramos jóvenes no teníamos paciencia ni límites a la hora de afrontar los retos cotidianos. Nos precipitábamos en la toma de decisiones sin dudar si la elección era arriesgada.

Estas son las palabras que transmito desolada a la paciente cajera del híper-mercado, mientras con manos temblorosas cuento las monedas despacito, una a una, y le pregunto sobre la conveniencia de haber seleccionado la leche sin lactosa y los yogures con bífidus activos, y de paso, explicándola con detalle parte de los achaques que sufro en silencio.

Derechos de autor: Francisco Moroz



miércoles, 23 de mayo de 2018

En acto de servicio





Deberías ver las rozaduras de mis talones antes de emitir tus opiniones juzgándome tan a la ligera.

Cada uno de nosotros ha aportado su dosis de sacrificio en esta guerra despiadada en la que ambos hemos participado por igual.
Tú luchaste en el frente, esquivaste balas, dormiste al raso, pasaste hambre y sed y perdiste a tus compañeros.

Yo tuve que soportar tediosas reuniones de estado donde se delineaban las estrategias a seguir. Asistir a aburridas cenas y fiestas de protocolo. Mantener la posición de firmes y sobre todo, dar taconazos a diestro y siniestro en las innumerables ocasiones en que saludaba a los generales.

Por tanto, compañero, no subestimes mis heridas que duelen tanto como las tuyas.

Derechos de autor: Francisco Moroz

miércoles, 16 de mayo de 2018

Santa paciencia




¡No seas impaciente! todo llega en esta vida, –me recriminas cuando te meto prisa–.

Que lo dice Shakespeare: “Qué pobres son aquellos que no tienen paciencia”.
Y la Santa Teresa en una de sus oraciones “La paciencia todo lo alcanza” Y “El tiempo y la paciencia son guerreros poderosos” como nos recordará un tal León Tolstói cuando llegue su momento.

– ¡Estoy de acuerdo! –respondo–, ¡Pero hombre! Si no empiezas a escribir de una vez tu novela cumbre, no creo que lleguen a conmemorarse los cien años de la publicación de eso que vas a titular: “El ingenioso hidalgo Don Qvixote de la Mancha.”

derechos de autor: Francisco Moroz

viernes, 11 de mayo de 2018

Sueño roto





Era nuestro sueño compartido, o eso pensaba yo hasta que me defraudaste.

En su sencillez radicaba todo su encanto. Consistía en que fueras libre, pero te conformaste con lo básico y elemental: El espejismo de la cotidiana seguridad que no era más que una rutina desesperante.

Nunca me consideraste como a una amiga que podría haberte ayudado a escapar del encierro al que estabas sometido.

Me desengañé el día en que dejé como al descuido la puerta abierta y tras unas horas de espera, te volví a encontrar picoteando el alpiste del comedero sin intención alguna de emprender el vuelo.


Derechos de autor: Francisco Moroz



lunes, 7 de mayo de 2018

La historia interminable





Nos enviaban de una patada a las duras calles, siempre emitiendo la misma respuesta: “No hay para todos.”

Al día siguiente nos volvíamos a organizar en grandes grupos y largas filas, nos armábamos de paciencia y esperábamos innumerables horas ante sus puertas. 

Volvían a recibirnos con cordialidad, como a viejos conocidos, para después de remover unos cuantos papeles y pulsar unas cuantas teclas, decirnos lo mismo de ayer pero con distintas palabras: “Volved mañana a ver si hay más suerte con la búsqueda de trabajo”.
Y así, hasta la desesperanza.


Derechos de autor: Francisco Moroz

viernes, 27 de abril de 2018

Mensajeras de infortunio




Pesaban muy poco pero aplastaban sueños, borraban futuros y abortaban sonrisas, augurando a su vez malos tiempos.
Corrían más rápidas que el viento y nunca te encontraban preparado para recibirlas, normalmente eran contundentes e inoportunas.

Frías, sin alma, como asesinas. Sin piedad ninguna se ensañaban con lo más íntimo. Te hacían morir, te desgarraban de dolor haciéndote sangrar lágrimas de impotencia.

Así fueron las últimas noticias que íbamos recibiendo desde el frente aquél mes de marzo del treinta y nueve.


Derechos de autor: Francisco Moroz

lunes, 23 de abril de 2018

Alta tensión






Aquí estoy yo, aburrida del todo, dejando pasar la vida en uno de esos días en los que no te apetece compartir nada con nadie ¡Ni un café!

Y lo veo a él. Como sin querer, está apoyado en esa esquina, esperando indiferente a que yo pase por delante y me fije en sus formas bien delineadas.

No creo en lo casual, y tengo la sospecha, que este en concreto me acecha desde hace un tiempo.

Lo miro de reojo, con indiferencia, no vaya a creer que quiero rollo e interacción. No soy mujer fácil para cualquiera de estos que se abre de pronto a ti, te ofrece el corazón y el mundo entero, y en cuanto te descuidas te endiña su propia historia que puede ser tan soporífera como el peor de los ensayos. Y eso no lo aguanto de nadie y de ninguno.

Ya soy talludita y tengo gustos definidos. Como para conformarme con tochitos de estos que te vienen todo chulitos mostrando su perfil más atractivo para intentar seducirte. 
Los hay que son pura imagen exterior, con mucho pixel y poca chicha y por dentro más vacíos que las muñecas matrioskas, llenos solamente de ellos mismos.

Estoy escarmentada de esos otros que van de ilustrados o de modernos. Petulantes de tres al cuarto que pretenden embaucarte con la milonga de conocer mucho mundo y estar de vuelta de todo. Prometiéndote el oro y el moro si les prestas atención, con el único propósito de llevarte a su terreno para que los admires en su genialidad.

Yo lo que realmente busco es uno que me haga reír y llorar. Que me haga sentir viva. Diva en un entorno de ensueño. Que me interrogue, se muestre tierno y amoroso. Que sea un aventurero tenaz e imaginativo, que me haga vibrar en la cama cuando parece que me rindo al sueño y no puedo dar más de sí… o donde me pillen las ganas de disfrutar de un buen rato ¡Para que nos vamos a engañar! Soy adicta al placer.

Lo quiero misterioso, ameno. Elegante de presencia pero con conocimientos de buen maestro que enseña como sin querer hacerlo. Que me guarde algún secreto y se haga el interesante hasta el final, para luego, con sorprendente naturalidad hacerme revelaciones que me dejen con la boca abierta por la sorpresa.
Que sepa ofrecerme lo que busco en cada momento y esté disponible cuando yo lo solicite. Y sobre todas las cosas, que me mantenga en tensión.

También quiero que me posea toda entera, penetrando todas las fibras de mí ser, mientras yo me entrego sin remisión y lo devoro con fruición
Le condiciono a que me deje marcas indelebles pero ninguna sombra. Emociones a flor de piel junto a recuerdos que me hagan volver a él una y otra vez para experimentar el amor, la pasión y el deseo. Abrazarnos hasta que me duelan los ojos de tanto mirarlo y los dedos de tanto acariciarlo…

Ahora que recuerdo. Este que me espera apoyado como casualmente en la esquina de la estantería, creo haberlo leído un par de veces al menos.
Pero ¿Por qué no disfrutarlo de nuevo? ¡Quizá hoy me sacuda las neuronas o me toque el corazón con su sensibilidad versada o su prosa seductora! 
¡Puff!

¡Creo que voy a preparar un café para compartir con sus letras!


Derechos de autor: Francisco Moroz

jueves, 19 de abril de 2018

Cuestión de principios




Ya se las apañarían para pagar las facturas de la luz, el agua y el teléfono, cuando tuvieran ocasión de hacerlo; nunca les gustó tener deudas a pesar de no sobrarles el dinero.

Pero lo primero es lo primero, pensaron, siendo como eran, personas con principios.

Y su preocupación más perentoria, en esos momentos consistía en salir corriendo del edificio antes que este se derrumbase encima de ellos.

Derechos de autor: Francisco Moroz

lunes, 16 de abril de 2018

El destino y el tiempo






Salieron juntos cogidos de la mano de aquél edificio donde se había fraguado todo.

Recorrieron las calles que les vieron crecer identificando todos los lugares comunes de la infancia. Fueron al parque, donde dilataron las horas conversando sobre los pequeños sucesos cotidianos, recordando detalles de cuando eran niños y no tan niños. 

Y cuando llegaba la hora de comer, regresaban a la residencia de ancianos donde se habían vuelto a encontrar hacía dos meses y medio después de tanto tiempo sin saber el uno del otro. 
Se vieron y se reconocieron en aquellos dos adolescentes que un lejano día se prometieron amor eterno.



Derechos de autor: Francisco Moroz


miércoles, 11 de abril de 2018

Amor de verdad






Yo no la conocí en aquellos lejanos años, pero por lo que me contaron era una de las muchachas más bonitas de todo el contorno. Nació y creció en un pueblo chiquito, donde la mayor pretensión era ganar con esfuerzo el pan de cada día.


Sus padres la guardaban como buen paño, pues no eran pocos los mozos que la codiciaban y que se hubieran conformado con ser nombrados por su boca o ser el objetivo de su mirada. Pero sus ojos y sus pensamientos eran dedicados al único varón que la hacía suspirar y que ella consideraba inalcanzable.

Un mozalbete de buena cuna que sabía leer y escribir, siendo estos, atributos casi inéditos para la mayoría de los que la cortejaban, que lo más que trazaban eran surcos en la tierra para la siembra.

Este chaval acostumbraba a pasear por el campo, siempre con un libro en la mano, parándose a ratos para contemplar y escuchar todo aquello que le causaba asombro: Un almendro en flor, el trigo, los girasoles. El zumbido de unas abejas, el trino de algún pájaro, el borboteo del agua en la acequia.

Aunque su secreto objetivo era encontrarse con ella como por casualidad, ensimismarse con su presencia e intercambiar un saludo formal y recatado, no fuera a pensar que era un arrogante.

La timidez y el miedo les ponían a ambos freno en la lengua, impidiéndoles entablar una conversación que hubiera facilitado el descubrimiento de lo que sentían el uno por el otro.
Los dos se querían y ninguno lo sabía. Languidecían de amor…

El tiempo es efímero, un parpadeo, un desvelo entre sueños. Se escurre entre los dedos dejando un regusto amargo la mayoría de las veces. Todo es pasajero y muere.

Menos el amor de esa mujer que sigue siendo bella cuando sonríe, que llora agradecida cuando recuerda al único hombre que la mereció, que la conquistó con las letras de esas cartas que le enviaba cuando estaba lejos, las mismas en las que leyó por primera vez que la amaba con ternura y pasión.

Todavía se sonroja mi viejita cuando habla de mi padre.


Derechos de autor: Francisco Moroz



Premio en: Relatos compulsivos

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...