lunes, 23 de abril de 2018

Alta tensión






Aquí estoy yo, aburrida del todo, dejando pasar la vida en uno de esos días en los que no te apetece compartir nada con nadie ¡Ni un café!

Y lo veo a él. Como sin querer, está apoyado en esa esquina, esperando indiferente a que yo pase por delante y me fije en sus formas bien delineadas.

No creo en lo casual, y tengo la sospecha, que este en concreto me acecha desde hace un tiempo.

Lo miro de reojo, con indiferencia, no vaya a creer que quiero rollo e interacción. No soy mujer fácil para cualquiera de estos que se abre de pronto a ti, te ofrece el corazón y el mundo entero, y en cuanto te descuidas te endiña su propia historia que puede ser tan soporífera como el peor de los ensayos. Y eso no lo aguanto de nadie y de ninguno.

Ya soy talludita y tengo gustos definidos. Como para conformarme con tochitos de estos que te vienen todo chulitos mostrando su perfil más atractivo para intentar seducirte. 
Los hay que son pura imagen exterior, con mucho pixel y poca chicha y por dentro más vacíos que las muñecas matrioskas, llenos solamente de ellos mismos.

Estoy escarmentada de esos otros que van de ilustrados o de modernos. Petulantes de tres al cuarto que pretenden embaucarte con la milonga de conocer mucho mundo y estar de vuelta de todo. Prometiéndote el oro y el moro si les prestas atención, con el único propósito de llevarte a su terreno para que los admires en su genialidad.

Yo lo que realmente busco es uno que me haga reír y llorar. Que me haga sentir viva. Diva en un entorno de ensueño. Que me interrogue, se muestre tierno y amoroso. Que sea un venturero tenaz e imaginativo, que me haga vibrar en la cama cuando parece que me rindo al sueño y no puedo dar más de sí… o donde me pillen las ganas de disfrutar de un buen rato ¡Para que nos vamos a engañar! Soy adicta al placer.

Lo quiero misterioso, ameno. Elegante de presencia pero con conocimientos de buen maestro que enseña como sin querer hacerlo. Que me guarde algún secreto y se haga el interesante hasta el final, para luego, con sorprendente naturalidad hacerme revelaciones que me dejen con la boca abierta por la sorpresa.
Que sepa ofrecerme lo que busco en cada momento y esté disponible cuando yo lo solicite. Y sobre todas las cosas, que me mantenga en tensión.

También quiero que me posea toda entera, penetrando todas las fibras de mí ser, mientras yo me entrego sin remisión y lo devoro con fruición
Le condiciono a que me deje marcas indelebles pero ninguna sombra. Emociones a flor de piel junto a recuerdos que me hagan volver a él una y otra vez para experimentar el amor, la pasión y el deseo. Abrazarnos hasta que me duelan los ojos de tanto mirarlo y los dedos de tanto acariciarlo…

Ahora que recuerdo. Este que me espera apoyado como casualmente en la esquina de la estantería, creo haberlo leído un par de veces al menos.
Pero ¿Por qué no disfrutarlo de nuevo? ¡Quizá hoy me sacuda las neuronas o me toque el corazón con su sensibilidad versada o su prosa seductora! 
¡Puff!

¡Creo que voy a preparar un café para compartir con sus letras!


Derechos de autor: Francisco Moroz

jueves, 19 de abril de 2018

Cuestión de principios




Ya se las apañarían para pagar las facturas de la luz, el agua y el teléfono, cuando tuvieran ocasión de hacerlo; nunca les gustó tener deudas a pesar de no sobrarles el dinero.

Pero lo primero es lo primero, pensaron, siendo como eran, personas con principios.

Y su preocupación más perentoria, en esos momentos consistía en salir corriendo del edificio antes que este se derrumbase encima de ellos.

Derechos de autor: Francisco Moroz

lunes, 16 de abril de 2018

Tiempo al tiempo






Salieron juntos cogidos de la mano de aquél edificio donde se había fraguado todo.

Recorrieron las calles que les vieron crecer identificando todos los lugares comunes de la infancia. Fueron al parque, donde dilataron las horas conversando sobre los pequeños sucesos cotidianos, recordando detalles de cuando eran niños y no tan niños. 

Y cuando llegaba la hora de comer, regresaban a la residencia de ancianos donde se habían vuelto a encontrar hacía dos meses y medio después de tanto tiempo sin saber el uno del otro. 
Se vieron y se reconocieron en aquellos dos adolescentes que un lejano día se prometieron amor eterno.



Derechos de autor: Francisco Moroz


miércoles, 11 de abril de 2018

Amor de verdad






Yo no la conocí en aquellos lejanos años, pero por lo que me contaron era una de las muchachas más bonitas de todo el contorno. Nació y creció en un pueblo chiquito, donde la mayor pretensión era ganar con esfuerzo el pan de cada día.


Sus padres la guardaban como buen paño, pues no eran pocos los mozos que la codiciaban y que se hubieran conformado con ser nombrados por su boca o ser el objetivo de su mirada. Pero sus ojos y sus pensamientos eran dedicados al único varón que la hacía suspirar y que ella consideraba inalcanzable.

Un mozalbete de buena cuna que sabía leer y escribir, siendo estos, atributos casi inéditos para la mayoría de los que la cortejaban, que lo más que trazaban eran surcos en la tierra para la siembra.

Este chaval acostumbraba a pasear por el campo, siempre con un libro en la mano, parándose a ratos para contemplar y escuchar todo aquello que le causaba asombro: Un almendro en flor, el trigo, los girasoles. El zumbido de unas abejas, el trino de algún pájaro, el borboteo del agua en la acequia.

Aunque su secreto objetivo era encontrarse con ella como por casualidad, ensimismarse con su presencia e intercambiar un saludo formal y recatado, no fuera a pensar que era un arrogante.

La timidez y el miedo les ponían a ambos freno en la lengua, impidiéndoles entablar una conversación que hubiera facilitado el descubrimiento de lo que sentían el uno por el otro.
Los dos se querían y ninguno lo sabía. Languidecían de amor…

El tiempo es efímero, un parpadeo, un desvelo entre sueños. Se escurre entre los dedos dejando un regusto amargo la mayoría de las veces. Todo es pasajero y muere.

Menos el amor de esa mujer que sigue siendo bella cuando sonríe, que llora agradecida cuando recuerda al único hombre que la mereció, que la conquistó con las letras de esas cartas que le enviaba cuando estaba lejos, las mismas en las que leyó por primera vez que la amaba con ternura y pasión.

Todavía se sonroja mi viejita cuando habla de mi padre.


Derechos de autor: Francisco Moroz



Premio en: Relatos compulsivos

lunes, 9 de abril de 2018

Condemnatio




Hacía casi dos milenios que lo habían crucificado, y aunque se reencarnó sucesivas veces para convencerlos de sus errores y de las injusticias que cometían, todo fue en vano. Le quitaban de en medio siempre de manera violenta cuando se sentían interpelados.

Había llegado a la conclusión de que el ser humano no tenía redención y era hora de mandarlos a todos al infierno que merecían.

El alcaide y dos guardias vinieron a buscarle a su celda, situada en el corredor de la muerte, para trasladarle al habitáculo donde se le administraría la inyección letal bajo la inquisitiva mirada acusadora de los testigos presenciales que se volvían a lavar las manos como Poncio Pilatos.

Una hora más tarde se oscurecería el cielo y un gran cataclismo acabaría con toda vida sobre la tierra.


Derechos de autor: Francisco Moroz

martes, 3 de abril de 2018

Ilusiones




Con los pies a remojo mientras pescaban los dos compañeros hablaban sobre sus conquistas amorosas.

Juan decía haber echado el ojo a la preciosa hija del alcalde, que estaba a punto de caer en sus redes.

Pedro aseguraba que acababa de echar el cebo a la bonita sirena que picaría de un momento a otro el anzuelo de su caña.


Derechos de autor: Francisco Moroz




domingo, 1 de abril de 2018

Esta semana es santa (4ª parte) y última









Llega la cuarta y última entrega de estos artículos referidos a la Semana Santa y sus tradiciones más conocidas. Y a estas alturas alguien estará echando de menos una de las actividades que la gran mayoría reconoce e identifica como algo que con derecho propio representa esta Semana Santa. Me refiero a las procesiones, quedando excluidas las referentes a las interminables caravanas de automóviles que a marchas cortas  y a ritmo lento, peregrina a lugares de ocio y descanso.


Según la RAE, se trata de una marcha de personas que caminan ordenadamente y de manera solemne por la calle con un motivo ceremonioso, propiamente relacionado a celebraciones religiosas.

No solo de la religión católica, pues toda creencia anterior necesitaba de ritos, culto y manifestaciones de su fe dirigida a lo divino. Era pues, una costumbre arraigada en el comienzo de los tiempos en multitud de pueblos con diferentes credos y culturas.

Eran frecuentes en religiones mistéricas o en manifestaciones de carácter étnico, político o nacional. Los motivos podían ser variopintos: Una acción de gracias por bienes concedidos a los fieles, una petición de auxilio a los dioses: Por ejemplo de lluvia o buenas cosechas, una pequeña peregrinación para visitar el lugar sagrado de culto del dios o diosa en cuestión, y siempre conducidas por los lideres religiosos. ¿Recordáis lo que os conté en una anterior entrega sobre los druidas encabezando alguna de estas, portando un huevo?

Son conocidas las primeras marchas ceremoniosas romanas denominadas“Triunfos”, desfiles de carácter militar para agasajar a sus generales triunfantes. Mucho del orden procesional actual es recogido de estas marchas militares donde la jerarquización era muy importante. 
Al igual que en la antigüedad las procesiones se realizan en orden de menor a mayor importancia. En Roma los cortejos eran encabezados por los porta- estandartes seguidos de los tañedores de instrumentos, bucinatores, tubicines, cornices y timbales. Siervos con ramas, palmas o luminarias. Mujeres echando pétalos de flores a los pies de la comitiva. Tropa destacada y mandos militares, para terminar con el general, senador, o emperador divinizado encima de un carro tirado por caballos seguido y rodeado por la escolta pretoriana y los trofeos.

En la actualidad las cruces guías pertenecientes al templo al cual pertenece el "Paso", los emblemas de las cofradías, las bandas de cornetas y tambores. Penitentes y nazarenos llevando cirios, faroles e incensarios. Miembros de las hermandades, a continuación el trono, formado por la carroza o paso con la imagen, llevado en andas por los porteadores. Antecediendo y precediendo al mismo, los miembros destacados de la hermandad y las autoridades civiles y militares. Cerrando la marcha los fieles.

Los judíos ya realizaban este tipo de manifestaciones por pascua, pentecostés y la fiesta denominada de los tabernáculos. Más adelante los primeros cristianos las organizaban para llevar los cuerpos de sus mártires hasta el sepulcro incluso en tiempos de persecución.
La iglesia con el paso del tiempo adoptó y adaptó esta tradición a sus creencias, reservándola (La procesión) para ocasiones especiales como la que representa este momento litúrgico de la cuaresma donde se recuerda la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

Durante la edad media se realizaban unas pequeñas obras teatrales representadas en los pórticos de catedrales y algunas iglesias. Los conocidos como actos o autos sacramentales, que formaban parte de los oficios religiosos.

Pero con el tiempo y a causa de comportamientos inadecuados por parte de los participantes, se fueron sustituyendo los personajes reales por figuras escultóricas, lo cual dio lugar a que proliferasen los maestros imagineros, desplegando todas sus habilidades artísticas. Nombraré solamente a algunos de los que destacaron dentro de la inmensa panoplia de artesanos escultores de obras preferentemente de carácter religioso:

Alonso Berruguete, Juan de Juni, Martínez Montañés, Juan de Mesa, Alonso Cano, Pedro de Mena o Francisco Salzillo. Y reivindicando a la mujer en el escaso margen que tenían en un oficio de hombres traigo a colación a “La Roldana” hija del reconocido Pedro Roldán. Su auténtico nombre era Luisa Ignacia Roldán, perteneciente a la escuela sevillana.

En la actualidad estas esculturas suponen un patrimonio cultural artístico valiosísimo, muchas de ellas con más de cinco siglos de antigüedad en su factura.

En estas procesiones participan colectivos numerosos agrupados en cofradías o las llamadas hermandades, acompañando o portando a hombros los “pasos” conformados por la imagen o el conjunto escultórico que representan un momento de pasión de Cristo, y que aunaba la personal devoción de dichos colectivos.

Estas agrupaciones surgieron en un principio como gremios de un mismo oficio que se reunían para dirimir conflictos o reivindicar derechos como trabajadores, en torno al santo, Cristo o virgen de su devoción al que conocían como patrono o patrón, De esta manera se creó por ejemplo la hermandad de pescadores de la esperanza de Triana.

La cofradía más antigua de España de la que se tiene constancia se encuentra en Toledo. La crearon el rey Alfonso VI y Don Rodrigo Díaz deVivar, nuestro “Cid Campeador.” Y fue durante la toma de la ciudad en 1085 con motivo de dar cristiana sepultura a los muertos en combate. En su momento tuvo como cofrade al mismísimo Doménikos Theotokópulos, alias El Greco. 

A finales del XIII surgieron las cofradías penitenciales y las congregaciones de flagelantes o disciplinantes que flagelaban sus espaldas como penitencia autoimpuesta. Este hábito fue prohibido por Carlos III en el siglo XVIII. No obstante, en la localidad riojana de la Sonsierra se sigue llevando a cabo esta práctica.

Hoy en día el entorno de este tipo de manifestaciones religiosas ha adquirido una relevancia que queda patente en el interés turístico internacional que ha despertado. 
Dichas manifestaciones quedan repartidas por toda la geografía nacional de la siguiente manera: siete en Castilla y León, tres en Andalucía y región de Murcia, dos en Castilla La Mancha y Galicia y una en Aragón, comunidad Valenciana y Extremadura.

Sin duda la más espectacular se realiza en Sevilla: La conocida como “La Madrugá.”Con imágenes tan veneradas como el Cristo de los gitanos, el del gran poder, la virgen Macarena o la Esperanza de Triana. Las saetas son cantadas desde los balcones y la intensa devoción hace brillar lágrimas emocionadas en el rostro de los participantes. ¿Os acordáis de esa letra de Antonio Machado cantada por Joan Manuel Serrat?
El número de participantes en estas concentraciones festivas multitudinarias ha llegado en ocasiones a cincuenta mil personas.




Personalmente la de Málaga me hace vibrar, y no soy de procesiones, pero tiene un atractivo algo épico, con esos legionarios cantando su himno mientras portan al Cristo de la buena muerte.
Y qué decir tiene si se habla de vibrar, que los tambores de la localidad de Calanda lo hacen con pasión cuando “Rompen la hora” en ese festejo que no es exclusivo del pueblo de Luis Buñuel. Y es que estos aporreos desmedidos de instrumentos de percusión se remontan a la Edad Media y se celebran en ocho localidades Aragonesas en lo que se referencia como: “Ruta del tambor y del Bombo. “

La “Tamborrada” o “Procesión de las turbas” en Cuenca, es lo más parecido que podemos encontrar en Castilla la Mancha, y un servidor, que ha sido partícipe, puede certificar que se trata de algo que impresiona. Estruendo y griterío, solapados con silencios sepulcrales. O esa otra en la que se bailan los pasos de San Juan y la Virgen en el encuentro feliz con un Jesús resucitado.

En Castro Urdiales (Cantabria) todavía se pueden ver “Pasiones vivientes” que son de creación actual (1984) pero que recoge el testigo de los autos sacramentales referídos con anterioridad.

Las Procesión General de la Sagrada Pasión del Redentor que tiene lugar en Valladolid también es de destacar, pues las cofradías desfilan nada menos que con treinta y dos pasos, con tallas de los siglos XVI y XVII que a lo largo del año se guardan en el museo nacional de escultura. Eso, y el miserere cantado con tanta devoción que hace que tiemblen hasta las piedras con más de ochocientos años de historia.
Y termino diciendo lo que decía mi abuela: 

"Cada uno cree en lo que cree, porque nadie es ateo del todo, pues las pasiones, la emoción y el dolor son íntimos e insoslayables. Los problemas son de cada cual y cada uno reza al santo de su devoción"

¡Vale, cierto! sus palabras eran otras pero venían a decir lo mismo:

"Cada cual lleva su cruz como puede, pues la procesión siempre va por dentro"

Espero que algo de lo recopilado y escrito, os haya servido al menos, para comprender el origen de una festividad que todos aparentemente deberíamos conocer, aunque solo fuera por lo repetitivo de cada semana de esas... que son “Santas."

Primera parte

Segunda parte

Tercera parte



Derechos de autor: Francisco Moroz


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...