Mostrando entradas con la etiqueta RELATOS A CIEN. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta RELATOS A CIEN. Mostrar todas las entradas

sábado, 13 de julio de 2019

Literariamente literal





Yo no la he escrito –dijo el autor de la nota que halló el profesor en uno de los cajones de su escritorio.

Reconocerlo hubiera supuesto el escarnio por parte de todos los compañeros de aula, y él no estaba dispuesto a quedar en entredicho. Su vergüenza ante ciertos sentimientos lo podían hacer vulnerable a ojos de los demás. 

No sería capaz de soportar ni las burlas ni los insultos que sobrevendrían por causa de un arrebato emocional que le había llevado de manera impulsiva, a declarar su amor de manera tan literal.

Derechos de autor: Francisco Moroz



martes, 18 de junio de 2019

La búsqueda




El nombre de mi hermana se lee en los numerosos carteles pegados en paredes y vallas de la ciudad. Por encima de las letras que lo conforman se puede apreciar una foto de su atractivo rostro, sus labios, dibujando esa sonrisa que enamora, y que es tan característica de ella.

Desapareció hace un mes, tras el trágico incidente del tren en el que se vio implicada junto con otros veinticinco inocentes pasajeros. Fue la única superviviente del vagón que ocupaban.

La policía la busca desde entonces, demandando la colaboración ciudadana y avisando de antemano en los noticiarios que va armada y es peligrosa.

Derechos de autor: Francisco Moroz


miércoles, 12 de junio de 2019

Viaje al centro de la mente






El último día de vacaciones fue el mejor y más intenso. Estuvimos de crucero por las islas griegas, esquiamos en los Alpes, visitamos la Gran Muralla China. Y a la noche, tomamos un vuelo directo a la feria que habían instalado en las afueras de mi pueblo. Montamos en todas las atracciones repetidas veces, nos pusimos ciegas de algodón de azúcar y como colofón, entramos en la caseta de la adivina.

La pitonisa me vaticinó un futuro inquietante a causa de mi desbordante imaginación.
Y solo con escucharme, intuyó a la amiga imaginaria que me acompaña en todos los viajes que realizo dentro de mi mente. Pero ¡Eso sí! No supo adivinar su nombre. 
Y es que demencia, no se muestra a cualquiera la primera vez. 

Derechos de autor: Francisco Moroz



viernes, 7 de junio de 2019

Tinta escrita y derramada






Cuando Romeo y Julieta se besaban con pasión prometiéndose amor eterno, eran ajenos a su drama personal y a la falta de futuro en su relación amorosa.
No podían haber imaginado, que su trágico destino ya estaba escrito de antemano con premeditación y alevosía por un tal Shakespeare.



Cuando salió de la cárcel en la que estuvo recluido cinco años de su vida, fue directo a matar al autor de sus días, el que lo había creado como personaje de ficción, el mismo que le condenó por un crimen del que era inocente, solo por dar más interés al argumento.

                             

Entre los entendidos que frecuentaban la sala de lectura era conocida como una novela de acción. A pesar de haber abandonado la balda donde reposaba tan solo en un par de ocasiones.

                             

Desde el primer momento en que el forense, hombre instruido y muy leído, inspeccionó el cadáver encontrado en la biblioteca. Dictaminó que se trataba de una muerte de libro.

                             

Aunque el escritor era zurdo nunca supo tener mano izquierda con las editoriales y por ello, le resultó dificultoso obtener el derecho de autor.

                             

Para una vez que Don Juan se enamoraba sinceramente de una dama tan interesante como aquella que le leía, y justo en el instante en el que iba a declararle su amor incondicional, ella se limitó a pasar página y seguir leyendo.

                             

Cuando su querida musa inspiradora le dijo que la relación entre ellos era imposible, se quedó tan pálido como la hoja en blanco que tenía delante, y en la que no acertó a escribir ni una triste despedida.

                             

Lázaro de Tormes se acercó al registro para reclamar al autor sus derechos de imagen, y salió contrariado cuando le dijeron que este se encontraba en paradero desconocido.

                             

El escritor triunfó con su primera obra. Top ten de ventas, número uno en las listas internacionales de libros más leídos. Su opera prima se convirtió en poco tiempo en Best Seller, siendo traducida a cuarenta idiomas.
Pero no volvió a escribir más, todo por un maldito punto y final.



Derechos de autor: Francisco Moroz


martes, 4 de junio de 2019

Proyecto




“Tengo pensado hacer varios peces de colores con papel de seda, para regalárselos a Carlitos por su cumpleaños”. –Me dijo el viejito mientras departíamos en aquella fría habitación.

Tantos años han pasado desde aquellos juegos y paseos compartidos por el parque, que no solo yo he olvidado muchas cosas importantes.

Mi padre desde su realidad no me identifica, pero sigue pensando en hacer feliz a ese pequeño niño que fue su hijo convertido en lo que ahora soy, un hombre de cuarenta y cinco años que viene de vez en cuando a la residencia de ancianos, para refrescar recuerdos que atenúen la soledad de ambos.

Derechos de autor: Francisco Moroz



miércoles, 22 de mayo de 2019

Utopía reciclada





Un corazón de lana y acero comenzó a latir rítmicamente. Plástico, vidrio y cartón, como componentes principales.

Se había convertido, en la primera joven inventora revelación del panorama científico del momento. Había sido capaz de crear vida inteligente a partir de materiales reciclados.

Recibiría el premio nobel, daría conferencias en las universidades de mayor prestigio, y escribiría varios libros sobre su increíble descubrimiento.

Las horas que había robado al descanso a causa de los estudios y la experimentación habían dado sus frutos. Ahora, la felicitaban insistentemente unos desconocidos, dándole palmadas en la espalda que la despertaron, preocupados por su estado catatónico; apoyada como estaba en el contenedor de basura, con una bolsa amarilla fuertemente agarrada en la mano.

Derechos de autor: Francisco Moroz



jueves, 16 de mayo de 2019

A ciencia cierta




Esas alas de plástico servían para volar; ya lo demostró el personaje de la película “Toy Story”, al igual que los globos de colores de esa otra titulada “Up”. Y la alfombra de “Aladin” ni que decir tiene que cumplía el mismo propósito con excelentes resultados. 
Pero él no es tonto, y sabe que estas historias son para niños que se lo creen todo. 
No es tan ingenuo, sus creencias se basan en la ciencia y en los clásicos. 
Se reafirma en su convicción mientras se lanza desde la azotea con un armazón confeccionado con plumas pegadas con cera, como el tal Ícaro, pero siguiendo las indicaciones de los planos de Leonardo Da Vinci.

Derechos de autor:Francisco Moroz



jueves, 9 de mayo de 2019

Una nueva oportunidad




Los padres de Tomás insistían en recuperar al estúpido de su hijo después de reconocerlo en uno de los vídeos que había aparecido en el noticiario de las tres.

Declararon a los medios lo mucho que le echaban de menos y las ganas de reunirse con él después de treinta y dos años sin saber nada de su vida. Era la oportunidad para retomar una relación rota por el abandono de Tomás.

De pronto descubrían por los medios, que su primogénito había hecho fortuna con la informática y los juegos de ordenador, años después de que lo echaran de casa por considerarlo un holgazán oportunista sin oficio ni beneficio que se aprovechaba de ellos.

Derechos de autor: Francisco Moroz



martes, 23 de abril de 2019

Fortuna




Cuando se ausentaba de casa, el hombre solía dejar la puerta abierta, pues tenía entendido que la fortuna llegaba de la manera más inesperada y no quería ser él quien le pusiera obstáculos para hacerlo…

Un buen día, después de un tiempo sin visitarle, regresó, pero se encontró la puerta cerrada y como no tenía llaves tuvo que entrar por la ventana.
Se encontró con el hombre, que la esperaba con un abrazo que la arropó de ternura.

–Pensé que ya nunca regresarías amor, y cerré la puerta; aunque tú siempre encontraste la manera de llegar a mí. 
Me considero un hombre afortunado con solo tenerte cerca. Pero: ¿Por qué me abandonaste la última vez?


Derechos de autor: Francisco Moroz





martes, 16 de abril de 2019

Profesionalidad



Habría cogido alguna vez un hilván, metido un dobladillo, dado puntadas al bies cuando se diera el caso. Pero la vida la había llevado por otros derroteros, que su abuela, que la enseñó todo lo que sabía cómo costurera, no llegaría a imaginarse nunca en sus preclaras predicciones de futuro para ella.

Ahora, como enfermera profesional y voluntaria en una organización humanitaria en zona de conflicto, ponía a prueba todos los conocimientos adquiridos. 

Cosía heridas abiertas por machete con gran destreza, mientras pensaba que hacerlo con punto de cadeneta daría cierto realce a algo tan desagradable.


Derechos de autor: Francisco Moroz

martes, 9 de abril de 2019

Strange in the night





Me quedé dormido hilvanando constelaciones y no le vi llegar.
Desperté cuando estaba a mi lado soltando una tras otra palabras ininteligibles en un idioma desconocido, mientras me mostraba un dedo inflamado.

Intuía una urgencia en su voz, una demanda perentoria, parecía tener prisa por obtener una respuesta adecuada a su necesidad para salir corriendo en busca de lo que necesitaba. Aunque siendo tan paticorto no creí que llegara a tiempo a ninguna parte.



Debí de volver a quedarme dormido, pues cuando me despabilé, solo recordaba su extraña apariencia y esa voz como distorsionada diciéndome de manera obsesiva: “Teléfono, mi casa”.



Derechos de autor: Francisco Moroz


lunes, 1 de abril de 2019

Pretensiones




Ordenó sin pestañear la zona de experimentación. Hizo la cama, barrió y fregó toda la casa. Limpió a conciencia el cuarto de baño y el polvo de los muebles del salón.

Llegada la hora encargó comida a un restaurante italiano, puso la mesa para dos, encendió unas velas y colocó un CD de música romántica de fondo.

Esperó impaciente a que llamara a la puerta, no tardaría mucho en llegar. Cuando hablaron por teléfono, le confirmó que regresaría en breve.

Confiaba en haber superado todas las pruebas impuestas por el científico, como para poder aspirar a una relación con él, diferente a la mantenida hasta ahora como mascota y amo.


Derechos de autor: Francisco Moroz

jueves, 14 de marzo de 2019

La purga






Mientras contemplaba como llevaban al cadalso al último candidato, recordaba como hacía solamente cinco años todos aquellos que se dedicaban a tan lucrativo oficio, medraban, ganaban dinero, y eran reconocidos como personas honorables que estaban por encima de todo juicio y castigo.

Hasta que llegaron las hordas inconformistas y vociferantes, hartas de abusos y despropósitos. Estas tomaron el control del gobierno y la judicatura; castigando con mano de hierro a todo aquel que aceptaba sobornos y comisiones. Cualquier tipo de corrupción se pagaba con la muerte.

Ahora, todo aquel que se dedica a la política es presunto culpable, mientras no se demuestre lo contrario.
La purga es constante, no parece tener un final.

Derechos de autor: Francisco Moroz



viernes, 1 de marzo de 2019

Mosquita muerta






La fastidiosa mosquita con su lengua veloz por fin ha sucumbido.

Tras cuatro largos años de soportarla, hemos decidido terminar con los problemas que ocasionaba a la comunidad de propietarios.

Yo me ofrecí voluntario para ejecutarla, por ser uno de los inquilinos más afectados a causa de sus molestos hábitos.

Ha muerto como por accidente. De un manotazo, por impacto, tras caer escaleras abajo.

Esta vecina injuriosa y cotilla ha dejado de ser un problema para todos.
Un mal bicho del que ya no tendremos que preocuparnos.

Derechos de autor: Francisco Moroz

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...