sábado, 28 de enero de 2017

Iqbal Masih. Lágrimas, sorpresas y coraje



IqbalMasih. Lágrimas,sorpresas y coraje



                         De: Miguel Griot

















Llevo bastante tiempo sin reseñar un libro por razones variopintas que no vienen al caso explicar. Pero este, que llegó a mis manos de forma inesperada como un regalo de navidad, no puede esperar para ser presentado a mis amigos seguidores por lo contundente de su contenido.
Se trata de un libro dirigido a jóvenes, a jóvenes que se interrogan, a jóvenes con inquietudes, iniciativas y ganas de aportar su grano de arena y positivismo en esta sociedad que se ahoga en desesperanza, prejuicios, necedad e hipocresía.
Un pequeño libro con una magnitud en sus letras sencillas que apabulla al lector y lo descoloca.

¡Pero no os equivoquéis! También está escrito para los adultos pues no es un cuento, es una biografía muy real y cruda en la que se dan la mano la ternura, el amor y el humor, con la tristeza, el dolor y el miedo.
La esencia de la corta existencia de un niño, escrita de modo periodístico y ameno pero no carente de emotividad. El autor ha sabido dar protagonismo a todos y cada uno de los personajes que aparecen; todos hablando sobre ese niño. La historia será contada casi de continuo en segunda persona, consiguiendo con ello que nos sintamos interrogados e inmiscuidos en el relato.
Más de una vez literalmente nos dirán ¿Qué habrías hecho tú?¿Qué piensas sobre ello?

“Su vida te será contada como perlas esparcidas sin ordenar. Serás tú quien las una y las convierta en collar”

Ya os he puesto en el brete de la curiosidad ¿A que sí?

Pues os cuento un poco más.
La historia es la de un niño común y corriente llamado Iqbal Masih, que vive en una localidad de Pakistán, un pueblo llamado Lahore, donde se confeccionan las mejores alfombras del país que son muy cotizadas en el resto del mundo.

Pero Masih aun siendo el protagonista absoluto de este libro no hablará. Como os dije antes otros hablarán por él: los que guardan sus recuerdos como si fueran hilos de colores con los que irán tejiendo el tapiz que después nosotros gozaremos con la perspectiva que nos dará el relato de su vida en general. Pero sobre todos los narradores destacará uno. Mudena, que hará de guía en nuestro peculiar periplo a lo largo de esta aventura existencial.

Y es que Iqbal Masih era un niño de los millones que en el mundo son explotados laboralmente. Un tejedor de alfombras que no será sometido por sus patrones a la esclavitud y a la miseria, hipotecando su futuro. No pudieron hacerlo pues no contaban con su espíritu rebelde e inconformista que desbordaba su menudo cuerpo de luchador.

“El amor dio al débil el impulso necesario para ganar el pulso al fuerte”

Su madre, sus primos, sus amigos, patronos, compañeros de trabajo, tutores, educadores…
Todos ellos nos irán desgranando sus distintos puntos de vista. Y con narración limpia de polvo y paja darán brillo y contraste a la corta existencia de este pequeño que luchó; no solo para liberarse de su trabajo forzado, sino también, para denunciar de manera contundente la condición en la que millones de pequeños son utilizados como mano de obra barata en favor del enriquecimiento de unos cuantos empresarios sin escrúpulos. Que incluso vieron como una traición el que alguien como él se saltara las normas establecidas y aceptadas a la fuerza, que solo les favorecían a ellos. Mostrando al mundo las condiciones insalubres, ominosas y de explotación a las que son sometidos niños como él.
Se convirtió en abanderado de todos ellos.

A mi modo de ver hay algo que realza si cabe un poco más este libro, dándole un valor añadido. Se trata del alto sentido reflexivo que es capaz de trasmitir únicamente con ciertas frases que iremos encontrando como señales. Hitos que nos indicarán lo verdaderamente importante, el sentido de las cosas, la sencillez de lo complicado y las puertas que se nos abren ante el desespero.
Este es uno de esos libros que se leen con emoción a flor de piel. De esa que desgarra o acaricia, apabulla o acuna.

A mi entender es una lectura que merece su tiempo, aunque solo sea porque nos ayudará a despertar esa conciencia adormecida por la droga del bienestar y el placer inmediato que nos suministra esta hipócrita sociedad para desviar nuestra atención de lo verdaderamente importante, como son los derechos humanos y más los de nuestros pequeños, que representan el porvenir de la humanidad.

El 16 de Abril de 1995 fecha en la que Iqbal moría, la Unicef decidió honrarle dedicando dicho día a conmemorar los derechos de la infancia.

“A veces lo más triste y auténtico es el espacio que queda entre algunas palabras”

Si tenéis la oportunidad y el placer de encontraros con este niño. Parar un poco el ritmo ¡Escuchar lo que tiene que decir! Pues:

“Escuchar a alguien que ha escalado la montaña con los pies descalzos, nos ayuda a subir la cuesta”

No será un tiempo perdido, os lo aseguro ¡Muy al contrario! Os indicará el camino de la coherencia, del desarrollo personal del respeto debido a los débiles sea su condición la que sea.
Pues como dijo el propio Iqbal Masih:

“El camino que he recorrido es solo mío, pero la dirección en la que voy para que los demás y yo seamos libres, también puede ser la que sigas tú”

Cuando pasemos la última página ocurrirán dos cosas: Sabremos el porqué del subtitulo "Lágrimas, sorpresas y coraje" y nos será difícil olvidar a este pequeño tejedor y gran luchador que se llamaba Iqbal Masih







                                                                         Derechos de autor: Francisco Moroz


18 comentarios:

  1. Muy buena reseña Francisco, las echaba de menos.
    A pesar de ser literatura juvenil como avisas creo que lo apuntaré para regalarlo a alguno de mis hijos y de paso poder leerlo.
    Desconocía todos los datos que nos traes y que Unicef le había dedicado el día de los derechos de la infancia. Muy interesante, gracias por compartir esta propuesta que me da la impresión que es de las que "sacude conciencias".
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que tenía que ser algún día en el que empezara de nuevo a reseñar y esta lectura me ha llenado de tantas sensaciones encontradas, que no podía dejar de pasar la oportunidad de hacerlo y compartirlas.
      Harás bien en adquirir el libro y disfrutarlo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Bonita reseña, Francisco. Nada más empezar a leerte, con lo que has citado de las perlas, me has recordado al libro de Albert Espinosa "Si tú me dices ven..." (cuando habla de que "cada ochenta o noventa perlas aparece un diamante. Un diamante es una de esas personas básicas e importantes"). Aquí las perlas conforman la vida.

    Creo que es un libro que voy a tener en cuenta. Me ha encantado la frase del amor y el débil, que apunto ya mismo, aunque todas las frases que has señalado son preciosas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad lo que dices de las perlas y las personas. Tú conoces a alguna de ellas, tienes esa suerte.
      También son ciertos libros, ciertas películas, determinados momentos vividos. Todos configuran realmente la felicidad y la calidad de las situaciones.
      Desde luego te recomiendo el libro, pues disfrutarás y sufrirás a partes iguales.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Yo también echaba de menos tus reseñas. Te lo he dicho varias veces. No conocía el libro ni la historia. Tampoco la existencia de este niño que veo que murió y ha determinado la fecha dedicada a los derechos de la infancia. Vamos, que lo desconocía todo, pero apuntado queda porque ahora quiero saber más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya lo se! que me lo dejas caer de vez en cuando y esta ocasión la pintaban calva y no he podido dejarla pasar.
      No es adelantar acontecimientos si te cuento que Aqbal murió asesinado a tiros porque había interesados en que el portavoz de los niños explotados fuese callado definitivamente. No interesa oír la verdad, sobre todo cuando la mentira nos enriquece y complace aún a costa de los débiles.
      Yo nunca he tenido alfombras en casa, pero ahora menos.
      Un besos Rosa y si puedes no dejes de leerlo.

      Eliminar
  4. Ha de ser una historia conmovedora, Francisco, de esas que como dices se lee con la emoción a flor de piel y deja un poso difícil de olvidar en nuestro corazón. Me gustan lo héroes en general, por lo que tienen que enseñarnos, por los valores que encarnan, pero mucho más si se trata de héroes de carne y hueso. Desconocía por completo la historia, pero procuraré subsanar esa carencia.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lo es! no te quepa duda que no te deja indiferente.
      Los valores humanos ¿Qué son?¿Los derechos?¿Las prioridades? A los poderosos nos les interesó nunca hablar de libertad, de derechos, ni justicia.
      ¡Qué más da! que los pobres salgan perjudicados una vez más. siempre son los mismos los que empujan del carro y se mueven entre la basura para que los de siempre puedan seguir con sus ritmos y niveles de vida.
      A más de uno lo pondría a trabajar de verdad en condiciones extremas para ver si se les removía la conciencia. Algunos la tendrían que adquirir primero.
      Bienvenida Julia.
      Besos.

      Eliminar
  5. No es la primera vez que oigo hablar muy bien de este libro. Gracias por tu excelente reseña, y por ayudarnos a saber lo que podemos encontrar. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si no es la primera que oyes hablar de él en términos positivos, no dejes pasar la ocasión otra vez y léelo. Te digo de antemano que al menos no te dejará indiferente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Interesante reseña la que has hecho y te aseguro que me quedé con muchas ganas de leer este libro, tan pronto como pueda me haré con él y lo leeré; me da por tus palabras que no me dejará indiferente.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te confirmo desde ¡Ya! que te removerá lo más íntimo del ser. Pero quiero aclarar que el autor lo ha escrito con tal naturalidad, que la historia parece todo menos un drama. será la manera en que los orientales tienen de aceptar lo que les viene.
      Te animo a que lo cojas entre tus manos y lo disfrutes con calma. Te sentirás interrogada seguro.
      Besos Mariola.

      Eliminar
  7. Hola Francisco, una excelente reseña que nos invita a conocer este libro y este autor lo más pronto posible.
    Realmente estos si que son los héroes de nuestra maltrecha sociedad cada vez más mercantilizada y sin escrúpulos.
    Te mando un abrazo y te agradezco tu vuelta a las reseñas de la que eres un guía de indudable valor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miguel, ya tenía ganas de reseñar un buen libro y este te aseguro que lo es.
      Que poquitas películas se ruedan en torno a personajes valiosos como este, será cuestión de ir proponiendo historias con algún contenido humano a ciertos guionistas ¿No te parece?
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Pues me lo apunto porque si despierta emociones y nos hace reflexionar merece la pena y además es cierto este tipo de libros nos hacen pararnos a pensar que somos unos privilegiados de vivir en una sociedad acomodada cuando en otros países utilizan a los niños para trabajar o para que empuñen un arma, de modo que me lo apunto.
    Gracias por una reseña que me ha gustado porque es un libro que merece la pena tener entre las manos, lo apunto y es posible que a mi hijo después se lo deje, le vendrá muy bien que con dieciocho años se de cuenta de que hay otro mundo y además le hará darse cuenta que merece la pena estudiar y buscarse un futuro que otros niños o jóvenes no pueden tener. un abrazo. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen libro con una buena historia es lo que consigue cuando tenemos la suerte de encontrarlos en el camino.
      Yo este lo descubrí gracias al propio autor que me sorprendió gratamente con él.
      Espero de verdad que no solo se lo regales a tu hijo para que aprecie lo que se sufre fuera de nuestro entorno de bienestar, también para que tú misma sepas valorar algo que está escrito con una sensibilidad que remueve emociones olvidadas en muchos casos.
      Besos Teresa.

      Eliminar
  9. Una bella y muy bien elaborada reseña. Es ciertamente un libro a tener en cuenta, pues contiene el tipo de historias que conmueven y que son ejemplo de las injusticias a las que se ven sometidos los seres humanos que no han tenido la suerte de vivir en una sociedad más humana y acomodada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una historia de las millones de historias que nos podrían contar niños, mujeres y ancianos. los eslabones más débiles de una sociedad violenta y egoísta que solo sabe ver como algo positivo a la juventud, a los triunfadores y a los poderosos parapetados detrás de sus cuentas corrientes. Las miserias de los demás no les conmueven nada pues para ello hay que tener entrañas y experiencias pendulares entre lo bueno y lo malo. lo triste y lo alegre la riqueza y la miseria. La paz y la guerra, el bienestar y la necesidad perentoria.
      ¡En fin! amigo que quieres que te cuente...Léelo y comprenderás.
      Un abrazo.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...