jueves, 14 de marzo de 2019

La purga






Mientras contemplaba como llevaban al cadalso al último candidato, recordaba como hacía solamente cinco años todos aquellos que se dedicaban a tan lucrativo oficio, medraban, ganaban dinero, y eran reconocidos como personas honorables que estaban por encima de todo juicio y castigo.

Hasta que llegaron las hordas inconformistas y vociferantes, hartas de abusos y despropósitos. Estas tomaron el control del gobierno y la judicatura; castigando con mano de hierro a todo aquel que aceptaba sobornos y comisiones. Cualquier tipo de corrupción se pagaba con la muerte.

Ahora, todo aquel que se dedica a la política es presunto culpable, mientras no se demuestre lo contrario.
La purga es constante, no parece tener un final.

Derechos de autor: Francisco Moroz



12 comentarios:

  1. Buen relato para esa frase Francisco. Muy acertada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bajo ese sistema, solo se van a presentar candidatos con verdadera vocación de servicio. Servir al pueblo, no servirse del pueblo, como suelen ser los políticos en estos tiempos y como ha sido siempre.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Han cambiado las tornas. Ya es hora de que los corruptos paguen por lo que han hecho y no se libren gracias a la influencia de sus correligionarios, jeje. Como bien dice Julio David, con esa mano tan dura bien pocos se dedicarían a la política. Pero no sé si gobernar bajo amenaza daria buenos resultados. Los dos extremos son casi igual de malos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sí, pagan justos por pecadores. No todos los políticos son corruptos, aunque es más cómodo pensarlo así y echarles a ellos la culpa de todo. Pero, ¿de dónde salen ellos? ¿no son ellos parte de nosotros? Ah, qué fácil es poner siempre la culpa fuera de uno.
    Muy bueno tu relato, Francisco.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. No sé, pero esto me ha recordado a la Revolución Francesa y fue de todo menos justa aunque se cargaran a mucho déspota y abusador.
    Buen relato, con la ley del péndulo de fondo. Se pasa de un extremo al opuesto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Si de verdad hubiera mano dura, muchos políticos se pensarían y mucho, el dedicarse a la política y vivir de ella, pero yo quiero creer que no todos los políticos son iguales.
    Muy buen relato como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Aunque parece imposible quiero pesar que también hay políticos que no son corruptos, que creen en lo que hacen pero no acostumbran a ser de los primeros de sus listas ni son visibles. Por desgracia corrupción y política va de la mano y mientras no se castigue seguirán. De hecho solo tenemos que ver a los que tanto vociferan estos días y toda la corrupción que se conoce y no pasa nada.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Algo así como que se sale de Málaga y se entra en Malagón porque ya ves, quienes están en el poder ni justicia ni democracia... tal vez sea que la política no tenga solución.
    Buen texto.

    ResponderEliminar
  9. Jo, mira que me cuesta sentir pena por el destino de esos políticos... y más conforme se acercan las elecciones. Buen micro, Francisco. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Si todos los que se dedican a la política son sospechosos, es evidente que los que ahora están aplicando las penas de muerte se están convirtiendo en políticos, ergo en breve caerán víctimas de su propia intransigencia, ¿no? ¡Uy, qué follón!
    Un abrazo, Francisco

    ResponderEliminar
  11. Me parece una frase difícil para un relato, pero te ha inspirado muy bien el tema que por unanimidad reprobamos diría que todos.
    Como siempre, tus micros tienen miga.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Cierto, no están los tiempos para ser político. Les examinan con lupa, muchas veces con excesiva severidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...