jueves, 7 de marzo de 2019

Requiescat in pace





Bajo la escueta sombra de un ciprés algo apartado, espera impaciente a que terminen de enterrar el cuerpo.
El sacerdote ha dado consuelo espiritual a la familia, elogiado al difunto magnificando sus cualidades como buen esposo y padre. Hombre decente, trabajador, humilde, cariñoso, entregado a su familia. Ahora por fin reposa después de su paso por este triste mundo.

Los presentes muy recogidos y silenciosos parecen afectados, pero nada tan lejos de la realidad, cada cual piensa en sus cosas; contadas las lágrimas que resbalan por algunas mejillas.

Observa que la esposa, se tapa la boca con un pañuelo arrugado, escondiendo sus ojos enrojecidos tras unas gafas de sol. La niña pequeña agarrada a su otra mano, la mayor al lado, como una mujercita de quince años obligada a mantener la compostura que las circunstancias requieren, pero con deseos de salir corriendo para alejarse de allí.

Las dos serán las que menos echarán en falta a su padre, las que antes lo olviden. Pues el tiempo cicatrizará las heridas que deja con su ausencia.
El amor que siente por ellas como tío, es lo que motivó la decisión meditada que tuvo que tomar a lo largo de los últimos meses.

Está seguro que todo se ha resuelto de manera muy convincente, con escrupuloso detalle. Él se ha encargado de que así sea.

Como médico de confianza, certificó la muerte del finado. Contrató el tanatorio donde se veló al fallecido, atendió a los amigos y familiares, dio apoyo a la viuda para superar la pérdida resolviendo toda la burocracia requerida. La acompañó en todo momento como representante familiar; tanto en el funeral como en el entierro que finalizará en breve.

Ahora, junto al árbol, rememora los años pasados mientras observa a su dolorida hermana y sus sobrinas.
Aquél individuo que yace bajo tierra la cautivó en su momento con su arrebatadora presencia, su impulsiva personalidad, su fuerte carácter.

Recuerda un noviazgo compulsivo, una boda precipitada, unos embarazos dificultosos y una mujer destrozada psicológica y físicamente por los insultos y los golpes, que solo se quejó cuando las víctimas empezaron a ser sus hijas.

Las causas que han llevado a su cuñado a la tumba, serán el secreto que él se llevará a la suya.

Ahora todos podrán descansar en paz al igual que el finado, gracias a su acertado criterio de ayudarle a bien morir, quitándole de enmedio en el momento adecuado.



Derechos de autor: Francisco Moroz






25 comentarios:

  1. Hay gente que es lo único que se merece porque con su desaparición el mundo solo hace que ganar. Es triste tener que decir esto y me siento un poco monstruita haciéndolo, pero es que causan tanto dolor en seres inocentes que fuera de combate ellos es como mejor están todos los demás. Lástima que no siempre haya un cuñado dispuesto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Por lo que se cuenta en este relato. El difunto no fue esa persona bondadosa que se le dice en su funeral. Ese tio se dio cuenta que su hermana era maltratada y fue justo con lo que era pensaba y ejecutó algo para dar fia a ese individuo. Un buen relato.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Siempre se dice que no hay que hablar mal de los muertos. Quizá sea por eso que en los funerales todos los hipócritas se deshacen en elogios hacia el fallecido. Esos miserables, que en vida hicieron tanto daño, no solo merecen morir sino que se destapen sus vergüenzas a voz en cuello. Amén.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ya sabemos que la muerte en si es dolorosa, pero en este caso es un alivio para quien sufre un maltrato por parte de alguien de modo que has definido muy bien, como cuando el que se muere deja dolor y sufrimiento es eso un alivio, y es triste pero es así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hombre, tomarse la justicia por su cuenta no es lo suyo. Antes de matar a alguien siempre hay otra solución. Me parece a mí.
    Interesante relato.

    ResponderEliminar
  6. Aunque tomarse la justicia por su parte no parece la mejor solución, se tiene que reconocer que hay personas que cuando desaparecen el mundo es un poco mejor. Ver que personas a las que se quiere, sufren por culpa de malas personas y no poder hacer nada para evitarles ese dolor, genera mucha impotencia y frustración.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Bueno, dicen que siempre hay un roto para un descosido. Aquí la mujer y las hijas maltratadas tuvieron a un hermano y a un tío que se encargó de protegerlas, ya que ni el esposo ni el padre lo hizo.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. Tremendo secreto y muy buen relato. Mucha suerte en el Tintero, Francisco.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Francisco! ¡Hacía mucho tiempo que no volvía a visitarte. Me ha encantado tu relato y como vas desarrollando la trama, dando poco a poco los detalles pertinentes para ir enlazando los acontecimientos. Y el final es genial, con esa revelación sobre quien causó la situación que se está viviendo. Muy acertado que el causante fuera médico y estuviera harto del fallecido, que por lo que se cuenta, casi que bien merecido se tenía ese final. Opino igual que Conxita. Espero que tengas mucha suerte en el concurso. ¡Un fuerte abrazo! ; )

    ResponderEliminar
  10. Hola, Francisco. Ya conocía tu texto; es probable que le hayas hecho algunos retoques. Como se lee ahora es una buena historia, realista, bien contada. Buen trabajo de imágenes.

    ResponderEliminar
  11. Un tema duro, Francisco, una realidad que la sociedad es incapaz de solucionar. Veo que ya has tenido suerte en Relatos Compulsivos. Deseo que vuelvas a tenerla para el Tintero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Pues sí, muy acertado el criterio del tío. Un tema muy crudo el que has expuesto. Bien contado, sin caer en la sensiblería. Suerte

    ResponderEliminar
  13. Difícil dilema ese de tomarse la justicia por mano propia, un tema que has planteado muy bien en este relato. No sentimos empatía por el muerto, desde luego, que no parece merecer ni la de su mujer e hijas. Te deseo mucha suerte en el Tintero, Francisco. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Francisco, por participar con este relato en EL TINTERO DE ORO. Un abrazo y suerte!!

    ResponderEliminar
  15. Hola, Francisco
    Una historia realista y bien contada. A veces la única opción es tomarse la justicia por la mano. Suerte en el tintero.

    ResponderEliminar
  16. Toda la suerte del mundo en el Tintero de Oro, Francisco.

    ResponderEliminar
  17. Controvertida postura la de la justicia por mano propia. Muy bien relatado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Hola Francisco, pues R.I.P no es lo más justo para este difunto, yo le colocaría de epitafio este otro: R.I.N.P. Con esta calaña de criaturas sobre la tierra, no me extraña que más de uno lo quieran ver bajo ella, y si es pronto mejor. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Hay personas, por llamarlos de alguna manera, que todo lo que tocan a su alrededor lo convierten en dolor. Hay que procurar tenerlos bien lejos. Como tengo a la amiga Emerencia como vecina de arriba, he visto que el epitafio pone R.I.N.P. cambiaría la N.P. por H.P. aunque su madre no tuviera la culpa.

    En lo formal, está redactado como una crónica negra.

    Nos vemos en la gala Francisco. Hasta entonces un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. El mérito de tu relato es que en pocas líneas desarrollas el argumento de una novela, logrando que imaginemos sin mayor dificultad el infierno vivido por esa madre y sus hijas, y simpaticemos con el médico en su papel estelar de ángel vengador y justiciero. Mucha Suerte en El Tintero. Un abrazo, tocayo.

    ResponderEliminar
  21. En este relato nos narras muy bien una situación tremenda,menos mal que el final alguien se toma la justicia por su mano y pueden vivir tranquilas.
    Suerte en el concurso Francisco
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
  22. Impresionante. Me admira la habilidad literaria que tienes para sugerir la verdadera realidad, pero el lector, dado el contexto, lo interpreta en otro sentido: "El tiempo cicatrizará las heridas que deja con su ausencia" Frases como estas se entienden plenamente cuando llegas al final y te sorprende gratamente el juego del autor en el manejo escénico.

    Felicidades, Francisco.

    ResponderEliminar
  23. Hola Francisco,
    Me gusta mucho la ambientación de tu relato. Creo que hasta se tardó para hacer justicia. Pero, en el justo momento para deshacerse del golpeador, sus hijas no tienen porque cargar con la cruz que la madre llevó por tantos años. !Suerte en el tintero!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Probablemente no merecía otro final. Es peligrosa la justicia impartida por los afectados, pero, a su vez, es comprensible. Un relato sobrio y muy bien narrado Un saludo y suerte en el Tintero

    ResponderEliminar
  25. Me gusta que le hayas dado un final optimista a un relato tan dramático.El narrador nos va presentando la escena casi como un narrador cámara al principio, sin juzgar.En el párrafo final en cambio entra a valorar la muerte del difunto como algo positivo. Yo creo que huviera guardado la neutralidad del narrador, como al principio. En cualquier caso me ha gustado mucho.
    Un abrazo compañero

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...