miércoles, 1 de enero de 2020

Santa inocencia



Desde muy chiquito, con ayuda de su madre, había escrito una carta para pedir año tras año a los reyes que le devolvieran a su papá. En concreto a Melchor, su mago preferido. Lo venía haciendo desde los seis, y hasta que cumplió los doce no desistió en el empeño poniendo toda su fe en sus majestades.
Después, y en vista de que su petición parecía ser ignorada, empezó a desengañarse del todo. 
A pesar de ello les dio una última oportunidad escribiendo su petición de nuevo.

Pasaron enero y febrero y entre tanto un hombre que no era su padre se presentó en casa y se quedó a vivir con ellos. Y llegaron de nuevo las navidades y el día cinco de otro enero, y en un famoso centro comercial, el individuo que figuraba como Melchor fue apuñalado con un abrecartas por un chaval de trece años. Dolido, de que después de tanto esperar a su padre como único regalo, le hubieran dado el cambiazo por otro individuo y de paso de forma impune, le arrebataran  la inocencia para siempre.

Derechos de autor: Francisco Moroz

12 comentarios:

  1. Si yo hubiera apuñalado al Rey Mago por no complacer mis deseos, me hubieran tachado, no solo de asesino, sino también de xenófobo, pues mi Rey predilecto era Baltasar, ja,ja,ja.
    Muy ocurrente, como siempre.
    Un abrazo y que este 2020 te siga inspirando como hasta ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno tu comentario, cuando estamos involucrados en una sociedad excesivamente amante de la corrección más tontuna y buenista. Imagina por un momento a las feministas reivindicando a las autoridades y responsables de la preparación de la cabalgata, la inclusión de una reina maga entre el trio real.
      Gracias como siempre por dejar tu opinión.
      Un abrazo, Josep

      Eliminar
  2. A ese niño hay que enseñarle (y tiene que saber) que no debe idealizar al papá que lo abandonó o a la mamá que lo abandonó. No debe volver romántico ese abandono asumiendo que al encontrar a uno de ellos, la vida se le resolverá mágicamente. Simplemente la gente, incluyendo a tus papás, no te quieren. No hay más vueltas que darle. Valora lo que sí tienes.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños tienen una visión altamente idealizada de todo, de tal forma que esperan más de lo que siempre reciben. Ponen el listón muy alto cuando se trata de expectativas pero después suelen conformarse y encontrar una razón para todo.
      Este personaje no ha sabido madurar adecuadamente, y sospecho que su madre no le ayudó en gran medida a hacerlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Lástima que la inocencia tenga tan pronto fecha de caducidad!
    Duele quitar la inocencia a los niños, pues es tan corta la infancia y efímera la felicidad que produce la inocencia, que no encuentro razón alguna para privarles de tal gozo.¡Ya tendrán tiempo de sobra para sufrir!
    Un abrazo, amigo Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los adultos en este caso tenemos la mayor parte de culpa cuando pretendemos, por bien de ellos, descubrirles los secretos, destaparles los inocentes misterios que rodean a estos míticos personajes. todo tiene su momento en la vida y su propio ritmo. quitar la ilusión tempranamente no ayuda necesariamente a madurar a las inocentes criaturas.
      Un a brazo, Estrella.

      Eliminar
  4. La inocencia es el valor más preciado que tiene un niño, la pena que dura tan poco. En este caso el niño dejó de serlo de golpe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quitando todo el drama del relato, es verdad que la inocencia es un valor, una virtud que perdemos enseguida por determinadas circunstancias que rodean a cada cuál. Pero el drama es, el de esos pequeños que la pierden a causa de la violencia , de las crueles realidades que les rodean y que siempre vienen acompañadas de dolor provocado por las acciones de los adultos sin conciencia.
      Otro abrazo para ti Mamen.

      Eliminar
  5. Hola, Javier.
    No sé si perdió la inocencia o se le despertó algo todavía peor.
    Como siempre tus historias sorprenden con esos giros finales que puedes intentar prever, pero nunca acertar, ;)
    Un beso, espero que hayas pasado unas Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. buena reflexión. terminó la inocencia y despertó el instinto de un psicópata en ciernes.
      Agradezco que valores mi forma de escribir estas pequeñas historias.
      Un besazo, Irene.

      Eliminar
  6. Desde luego no llevó muy bien lo de descubrir que no existían.
    Triste y sorprendente micro que desde luego no deja para nada indiferente. Los Reyes no pueden hacer milagros.
    Un beso enorme y muy feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de toda su magia, los reyes no dejan de ser humanos. La culpa es de la madre a mi entender, que no explicó a su retoño ciertos detalles sobre el mundo de los adultos. abriendo los ojos a ciertas dolorosas realidades quizá no se hubieran muerto las esperanzas.
      Besos.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...