viernes, 11 de mayo de 2018

Sueño roto





Era nuestro sueño compartido, o eso pensaba yo hasta que me defraudaste.

En su sencillez radicaba todo su encanto. Consistía en que fueras libre, pero te conformaste con lo básico y elemental: El espejismo de la cotidiana seguridad que no era más que una rutina desesperante.

Nunca me consideraste como a una amiga que podría haberte ayudado a escapar del encierro al que estabas sometido.

Me desengañé el día en que dejé como al descuido la puerta abierta y tras unas horas de espera, te volví a encontrar picoteando el alpiste del comedero sin intención alguna de emprender el vuelo.


Derechos de autor: Francisco Moroz



20 comentarios:

  1. Hay seres que no saben valorar la libertad, o porque nunca la han conocido y por tanto les da miedo, o porque simplemente no quieren arriesgar y prefieren la comodidad de un alimento seguro aunque sea entre rejas.
    Bonito cuento, lleno de mensaje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente has captado muy bien la idea. La libertad es riesgo, entraña peligros insospechados en los que pones en juego hasta la vida.
      ¿Por qué hemos de arriesgarnos pues? Con lo calentitos que estamos en casa...
      Un beso.

      Eliminar
  2. Es que la libertad es muy dura. Hay que escoger, buscarse el alpiste, defenderse de los depredadores... A veces es más cómodo renunciar a la libertad y que alguien te resuelva esos problemillas. De hecho, una gran parte de los seres humanos vive de esa manera (obligados o voluntariamente).
    Precioso relato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cierto! Que nos resuelvan los problemas y nos atiendan convenientemente las exigencias. Además que nos sirvan y agasajen si puede ser. Naturalmente con derecho a queja y protesta si algo no nos cuadra o entra dentro de nuestras perspectivas de comodidad.
      Esta parece ser la dinámica de una sociedad acomodaticia en la que nos hallamos instalados.
      Un beso.

      Eliminar
  3. A veces la libertad es un precio que no se quiere valorar. Quizás estaba tan acostumbrado a vivir entre rejas que allí tenía resuelto el alpiste. Con la libertad tenía que buscarse el sustento. Buen micro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El precio de la libertad es elevado, se le suele conocer como renuncia y sacrificio. Y muchos, pero que muchos, no están- mos dispuestos a pagarlo. Preferimos la calefacción central cuando refresca y el aire acondicionado cuando se suda.
      La ley del mínimo esfuerzo, porque para ser libres lo primero que debemos hacer es abrir las alas y volar y eso cuesta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. A veces escoger la libertad cuesta y algunos prefieren la comodidad que lo desconocido.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Así es! No tengo más que añadir, estoy de acuerdo y lo he dejado dicho en anteriores respuestas.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Maravilloso relato. Hay personas que también prefieren depender de alguien y no buscan la libertad, puede ser por comodidad, por miedo a lo desconocido o por cariño hacia el dueño de la jaula o casa donde habitan. Simplemente no lo manifiestan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por todas esas causas que nombras y alguna más, renunciamos diariamente a nuestra libertad. Pero deberíamos preguntarnos primero qué significa para nosotros ser libres.
      Gracias por tu visita, recibe mi abrazo Malania.

      Eliminar
  6. La libertad muchas veces el ser humano y los animales, como en este caso, se niegan a ella por puro miedo o por comodidad y tú en este micro lo has relatado muy bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La negación es la primera cortapisa que nos ponemos como renuncia para ser libres, es utópico eso de ser libres. Somo esclavos de tantas cosas...
      Un beso Teresa.

      Eliminar
  7. A veces uno se acaba acostumbrando al cautiverio, sobre todo cuando este te da seguridad y protección. Mientras las necesidades vitales estén cubiertas, el resto pierde interés.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que me den pan y me llamen tonto, esa es la dinámica costumbrista de todos nosotros. Pocos han destacado del rebaño humano y han tirado por libre, nunca mejor dicho.
      Mi abrazo Josep.

      Eliminar
  8. Me recordó al dicho "Si quieres algo, déjalo libre. Si vuelve a ti es porque es tuyo"... Aunque en el fondo uno nunca es (tan) dueño de nada.
    Te dejo un abrazo, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente son sabias las letras que has escrito. Y aún así, nadie ni nada nos pertenece, pues cuando nos vamos lo dejamos.
      Un abrazo, Julio.

      Eliminar
  9. La comodidad o la falsa seguridad pueden tirar mucho... escoger la libertad es una opción de valientes.
    Un beso, Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has añadido algo nuevo: La libertad es un concepto que solo los valientes son capaces de asumir.
      Otro beso para ti Chari.

      Eliminar
  10. Me encantó como siempre y me hizo reflexionar, cierto que la libertad conlleva una obligación muy importante pero me pregunto ¿Alguien le enseñó o al menos le insinuó como volar al pajarito? A veces es más fácil prejuzgar que intentar saber. Dios que filosófica estoy hoy jajaja.

    Un abrazo grandote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu filosofía. es una pregunta que habría que hacerse antes de juzgar a nadie. Y menos a un pajarillo que tal vez nació enjaulado.
      Besos de bienvenida.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...