sábado, 21 de marzo de 2020

Teoría de la conspiración







–Tengo más que claro que el Covi-19 es un virus que escapó del laboratorio experimental de Wuhan en China, aunque las autoridades lo ocultan para no reconocer su error y provocar alarmas que les pueden acarrear sanciones por parte de la comunidad internacional.


– ¡Que no hombre! fue en China donde se originó, pero por la falta de higiene de sus habitantes y esos peculiares alimentos que ingieren casi crudos: murciélagos, ratas, culebras, perros… ¿Acaso no los ves por las calles hurgándose la nariz y escupiendo?

–Pues he leído en un mensaje que me envió mi cuñado que está muy puesto en estos asuntos, que esta pandemia ya la predijo el gran astrólogo Nostradamus.

– ¡Quita! ese era solo un cantamañanas del tres al cuarto. Además no era astrólogo sino médico y adivino. Se trata de bulos que se inventan algunos que parece se aburren en casa con esto de la cuarentena. Los escriben y se los atribuyen a este, que fue un oportunista vaticinador, en cuyas cuartetas parecen encajar todos los desastres de la humanidad. 
Yo creo que en realidad es una conspiración de Estados Unidos para desacreditar a sus máximos competidores económicos para que pierdan el crédito de las masas poblacionales consumistas para que dejen de comprar sus teléfonos móviles. Entre otras cosas porque lo de los aranceles impuestos parece que no les dieron buenos resultados.

– ¿Y si fueron los propios chinos los que propagaron el virus para diezmar a la población y contener la enorme densidad demográfica del país y de paso quitarse parte de la competencia? ¿Y los Yihadistas no tendrán algo que ver en todo esto? Puede tratarse de una nueva forma de terrorismo a base de bichitos virulentos  destructores de mucosas.

–Uno no sabe que pensar con tanta fake news.

– ¿Quieres saber mi opinión personal?

–Dime.

–Se trata de una conspiración judeo masónica para hacerse con el control global de la humanidad, como cuando lo de los judíos de Toledo y los Reyes Católicos y todo eso. Encima encaja con la teoría del  Nostradamus ese, que era de procedencia judía. Al final va a resultar que el Hitler era un visionario redentor.

–Yo tengo una teoría que no es tan loca como la tuya. El responsable de este caos es el gobierno de la nación. Se trata de sus nuevos planes secretos para ahorrarse los sueldos del subsidio de desempleo y los de jubilación por descarte y óbito de los cotizantes.

No puede ser casual lo del virus ¡Ya te digo!

–Tampoco te has parado a pensar que puede que se hayan puesto de acuerdo todas las mujeres para obligarnos a permanecer en casa. No es casualidad que hayan cerrado bares y clausurado todo tipo de eventos deportivos. No se puede salir en grupos, solo de uno en uno. Dentro de casa nos vemos obligados a hacer tareas domésticas y ayudar con los niños sí o sí. Para más inri todo el santo día vigilados, como en gran hermano. Esto no puede ser más que una confabulación de todas ellas para tenernos controlados. No podemos presentir sus sonrisas mefistofélicas detrás de nosotros, mientras aplaudimos en el balcón como panolis mientras pensamos, que hasta esto lo estamos haciendo también por propia iniciativa, y sin sospechar que es la forma de celebrar entre todas la gran victoria sobre todos nosotros, excusándose con que los aplausos están dedicados a los sanitarios.


– Deberíamos publicar en las redes sociales estas reflexiones y hacerlas virales ¿No crees? A ver si despiertan y aprende la gente a identificar a los responsables y creadores de estos tipos de caos pandémicos.

–Yo de momento me voy a tomar un paracetamol  para ver si se me baja la fiebre y así poder salir con mi mujer a hacer la compra al súper, por ver si han traído ya el papel higiénico, que solo me quedan veinticinco rollos con los que no llego a fin de mes. Que hay tontos del culo, nunca mejor dicho, que arramblan con todo.

–Pues aquí en casa somos más de ibuprofeno y a los cinco que somos nos está aliviando además de la fiebre, las toses y los dolores de cabeza. De hecho si hace bueno esta tarde saldremos a dar una vuelta para ver a mi anciana madre que está muy solita la pobre en su casa.

– ¡Los malditos imbéciles son los que provocan semejantes situaciones! Y los ignorantes que no siguen las normas básicas de sanidad.

–Eso amigo ¡Maldita Estulticia!

-¿El qué?


derechos de autor: Francisco Moroz



11 comentarios:

  1. Creería que describes la ingenuidad , aquella ingenuidad que fluye como el virus, cuanto nos falta para aprender a vivir, sin embrago de que la causa y el origen no la conocemos , lo que está claro es que algo no está bien en nuestra humanidad, algo debe cambiar y pronto..
    Un abrazo .

    ResponderEliminar
  2. Esos dos se han olvidado de Christine Lagarde. ¡Esa el la verdadera cupable! ¡Con la ojeriza que les tiene a los viejos a quienes culpa de los mayores gastos en pensiones y demás!. ja,ja,ja.
    Cómo les gusta a algunos especular y criticar, sin darse cuenta de que, sea cuál sea el origen de esta peste moderna, ellos mismos contribuyen a que se extienda. Esos todavía no han entendido lo de "Quédate en casa"
    Muy buen relato crítico-reflexivo.
    Un abrazo y salud.

    ResponderEliminar
  3. Desde luego un interesante relato que nos muestra cómo se van difundiendo bulos por las redes y después para rematar ellos salen como si nada, un claro ejemplo de lo que no tiene que ser. A esos: ¡¡¡Que se queden en casa YA!!!!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Desde luego este relato tuyo va muy bien, para dos grupos de gente:
    -Esa que sigue emperrada en NO QUEDARSE EN CASA, que me ponen de muy mal humor y otras cosas más.
    - Esos que se creen que esto no es nada, un virus de nada, que es como una gripe y ya esta, que te juro que los hay,y yo me cojo un cabreo, pero en fin, ignorantes y incrédulos y que creen saber mas que los médicos y científicos, los habido siempre y ahora no iba a ser menos por supuesto.
    Un abrazo y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  5. Cualquiera sabe la realidad, yo a estas alturas ya creo que todo es mentira pero que todo puede ser verdad.
    SAludos.

    ResponderEliminar
  6. Sinceramente y aunque no podamos creerlo, es lo que estamos
    viviendo y ojala despertemos y sea un mal sueno, pero me temo
    que tendremos para rato, fue un placer visitarte y conocer tu
    blog.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno, la ignorancia mata. La teoría de que las mujeres nos pusimos de acuerdo me hizo cosquillas en la panza, me reí un buen rato. Y al final me volví a reir mucho porque tuve que googlear estulticia jajjajjajaj

    ResponderEliminar
  8. Quizás esto que nos cuentas tenga mucha razón. La si razón es los que no se quedan en casa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ingenioso relato, Francisco, un diálogo que me parece que lo hemos hecho similar mucha gente. Todo es posible, y tal vez, esto pueda ser una conspiración, un acto ya preparado...En fin, creo que difícilmente lo sabremos. Es tiempo de quedarse en casa y colaborar en las tareas para hacer de este confinamiento algo menos aburrido, o más entretenido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Se me había escapado esta entrada, pero es magnífica. Cuánta de esa gente hay. Echándole la culpa a todo y a todos, pero sin pararse a pensar en la que tienen ellos. Así nos va.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...