miércoles, 10 de noviembre de 2021

Si bebes no conduzcas

 

 



Los adolescentes me escuchaban en un silencio expectante, temblando ligeramente mientras les  contaba mi dramática historia convertida en leyenda.

–“Una noche pasada de alcohol la tiene cualquiera”; y más, con motivo de una fiesta de celebración con los antiguos compañeros de la universidad.

Lo que deja de resultar adecuado, es coger el coche con esa alta graduación etílica en la sangre. Pasó lo que tenía que pasar por simple ley de probabilidades; algo que más tarde le hace a uno recapacitar sobre su miserable condición de estúpido irresponsable.

Como podéis comprobar os lo cuento como testigo de primera mano de los sucesos que acaecieron esa madrugada; justo en la primera curva que gira a la derecha antes de entrar en el pueblo. Esa donde, si pasáis despacio, podéis ver un ramo de flores secas que depositó una mano amiga en el primer aniversario del accidente. Allí están los restos del árbol donde se empotró el coche.

Lo peor no fue despertar desorientado en una cama de hospital, tampoco el dolor de las heridas, ni la rehabilitación necesaria para poder manejarme mínimamente. Todo ello se me hizo pasable.

Al contrario que esa angustia que me hace llorar todavía, cuando recuerdo el último beso que me dio mi novia mientras me hallaba postrado semiinconsciente en la UCI. Ella venía a despedirse para siempre; nuestro futuro juntos carecía de sentido dadas las circunstancias.

Yo me quedé anclado en esta silla de ruedas. Ella condenada a ser, la muchacha de la curva.


Derechos de autor: Francisco Moroz






62 comentarios:

  1. Por fin conocemos de primera mano cómo ocurrió lo que se dio en llamar leyenda. Narración estupenda. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Isan, esta puede ser una de las muchas teorías que conformo la leyenda.
      Un abrazo también para ti.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¡Si!, en aquella famosa campaña de la dirección general de tráfico. Y mira que el Steve Wonder siempre va "ciego". (en plan broma y de buen rollo)
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola, Francisco. Muy ocurrente la conexión con la leyenda de la niña de la curva. El micro mantiene la intriga hasta el final donde se explica todo perfectamente. Buen trabajo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro. Para que me iba a inventar otra leyenda teniendo a nuestra alcance todas las clásicas conocidas; todas ellas sin explicación aparente. Es hora de darles un sentido algo lógico a algunas de ellas.
      Un abrazo de vuelta, compañero.

      Eliminar
  4. ¡Oh! ¡Qué bueno, Francisco! El origen de la chica de la curva. Romántico y sorprendente ese final. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable Marta. La narrativa de la chica de la curva es un referente de leyenda urbana; y si se le puede dar un toque de realidad en cuanto a sus comienzos, pues mejor. Lo de las sucesivas apariciones de la chica a otros conductores ya es otra historia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Muy original propuesta en torno a la chica de la curva. La has puesto en el disparadero al final del relato y has conseguido ese efecto sorpresa de todo buen micro. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra que te haya gustado Matilde. Creo que ha sido la misma muchacha la que me ha inspirado al oído, para que escribiera sobre como llegó allí.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Hola Francisco. Me ha gustado especialmente el final, parecía que la novia lo iba a dejar por quedar en silla de ruedas, pero la pobre falleció a causa del accidente, muy bueno el juego al despiste. Un micro para hacernos reflexionar sobre la responsabilidad al volante. Ojo al cambio de narrador, el micro comienza en tercera persona y continúa en primera. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tus palabras y la oportuna acertada indicación que me has dado. Queda corregido y gana en estilo.
      Un abrazo, compañero.

      Eliminar
  7. Buenísima reinterpretación de la famosa leyenda de la chica de la curva. Tiene todos los elementos mencionados por David para las leyendas urbanas. Me ha gustado mucho. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Agradecido Ana. La verdad es que, por una extraña razón el micro se escribió de seguido; sin pensar en ningún momento en ese final. Creo que la muchacha de la curva me lo dicto al oído.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me encantó que tomaras una leyenda popular y que le escribieras un origen. Es como si le añadieras más significado a la chica de la curva.
    Muy buen micro, te felicito. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? Para qué me voy a complicar relatando algo inventado, cuando ya hay tanto escrito sobre el género de leyenda urbana. De esta forma pretendo cerrar un círculo que me traía por el camino de la amargura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Entretenidísimo como de hecho son las fogatas de campamento para narrar historias. De un golpe de mano, unes el miedo a tamaña situación.... ¡¡¡¡¡¡¡con la más célebre chica del Más Allá!!!!!!! Me gusta el tono tradicional de tu narración y ceñida a la brevedad apropiada y justa. De otro lado me llena de melancolía por las vivencias "entredosaguas" cuando uno está sujeto a las vigilancias médicas intensivas ¡Buen caleidoscopio de sentimientos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido seas Juan.
      Me acuerdo de alguno de esos fuegos de campamento; cuando todavía se podían encender. Las historias de miedo, misterio o terror era el momento más esperado por la tropa de chavales, que oíamos con la boca abierta y ese temblor que apunto, provocado por el relente de la noche, el miedo o la expectación.
      Gracias por tu lectura y comentario. También por quedarte por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Buen giro de tuerca, Francisco... cuando todos ya pensábamos que era él quien se quedó en la carretera condenado para siempre a ser "el chico de la curva"
    Un abrazo de los grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fantasma contando una historia en un campamento, también hubiera tenido su puntito de macabro. Pero opté por lo segundo. Confieso que el fin no estaba previsto de esta manera. Fue quizá un soplo desde el más allá el que me apuntó ese término.
      Otro abrazo correspondiendo al tuyo, compañera.

      Eliminar
  12. Muy bueno, Francisco, geniales el suspense y la intriga hasta el final. Además el foro en el que el narrador cuenta la historia es uno de los más adecuados para sobrecogerte. Muy acertado encapsular la leyenda en otro relato. El giro final de órdago. Me ha gustado el micro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muy agradecido por tu comentario. Eso anima a cualquiera de los que escribimos.
      Me alegra que haya suscitado tu interés y agradado su lectura.
      Recibe un abrazo, compañero de letras.

      Eliminar
  13. Hola, Francisco. No te has ido por la tangente con esta conocida leyenda, todo lo contrario nos has presentado a los protagonistas originales de la misma. Bueno a uno, a ella ya la conocíamos de la curva. Has vestido de gala la historia y si leyendo entre líneas es escalofriante porque por el alcohol hay muchas curvas marcadas. Saludos 🖐🏼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Para qué? La leyenda ya está escrita, me ha bastado con echarle un poco de imaginación y pergeñar un origen a la misma.
      Muy agradecido por tu comentario y apreciación tan positiva del mismo.
      Un buen abrazo JM

      Eliminar
  14. Pues no sé qué es peor, si quedarse inválido en una silla de ruedas o pasar a mejor vida. Y de ese modo, cada uno advertirá a los demás a su manera, él sentado y ella de pie en esa maldita curva.
    Una leyenda muy conocida a la que le has añadido su origen, como si de una precuela cinematográfica se tratara.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen visto ese detalle de la historia; los dos personajes protagonistas de accidente moralizan con el ejemplo, sobre las consecuencias de conducir bajo los efectos de estupefacientes y alcohol. Cada uno desde su plano astral.
      Lo de la precuela al estilo "guerra de las Galaxias" también es un punto añadido por tu parte a este micro.
      Recibe un abrazo, amigo.

      Eliminar
  15. Le has dado un nuevo giro a la leyenda de la chica de la curva que a mí me encanta. Me encantan las dos cosas, la leyenda y tu giro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de los giros ya sabes que es mi debilidad Rosa. No lo puedo evitar.
      Agradezco tu comentario siempre tan cariñoso.
      Besos.

      Eliminar
  16. ¡Hola, Francisco! Jo, cuando parecía que todo estaba contado y versionado en torno al leyenda urbana más clásica, nos traes esta reinterpretación que nos lleva a los orígenes del mito, con ese potente mensaje moraleja que nos advierte de las consecuencias de los excesos. Maravillosamente narrado e impactante, algo realmente difícil tratándose de un mito tan conocido. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Siempre es posible encontrar esa grieta que nos permite entrar para buscar tramas argumentales, ángulos y puntos de vista o detalles que pasan desapercibidos a vuela pluma. Para cambiar el aspecto de una misma historia.
    Me alegro haberte sorprendido con mi versión. Sinceramente se escribió como sin querer; nada de estudio exhaustivo para crear el nudo y el desenlace.
    Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
  18. Triste, pero con un giro de tuerca diferente. Me gustó mucho como la forma de narrarlo hace casi que nos olvidemos de lo peligroso de los excesos. Ha sido un placer leerte. Bravo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nuria. A base de llamadas de atención, en las que se ponen ejemplos impactantes y reales, es como podemos prevenir a los jóvenes sobre las consecuencias de los abusos del alcohol.
      Un saludo.

      Eliminar
  19. Un interesante punto de vista de esta conocida, y aún queda más original cuando se trata de una leyenda tan conocida. Hubiera estado genial también que el tampoco hubiera salido de aquella carretera, y fuera el primer aviso para que los jóvenes, como a los que cuenta la historia, piden un poquito más el freno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, alguien tuvo que sobrevivir para contar la traumática experiencia y poder aleccionar con el ejemplo y las consecuencias.
      Gracias por tu aportación.
      Abrazo.

      Eliminar
  20. Fantástico relato,_Francisco. Muy buena versión de esta leyenda urbana. A pesar de la tragedia nos deja un mensaje de prevención, no conducir si has consumido alcohol. Felicidades. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Mayte. Me alegra que haya sido de tu agrado la lectura del micro.
      Eso de versionar no suele ser lo mio. Pero mira tú por donde me salió esta narrativa así de pronto.
      Gracias por comentar.
      Un saludo.

      Eliminar
  21. Ciertamente este magnifico relato le da una muy buena explicacion a una leyenda bastante misteriosa, ahora si ya sabiendo que fue lo que ocurrio supongo yo podriamos pasar a considerar una manera de ayudar a estas almas en pena. Algo se nos va a ocurrir. Mientras tanto solo me queda felicitar por tan excelente manera de narrar. Me quito el sombrero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se yo si podríamos ayudar a la pobre muchacha de la curva; yo por si acaso prefiero que no se me aparezca y por ello conduzco con prudencia por lo general. Lo que no puedo evitar, son los cabreos por la forma de hacerlo los demás.
      Allá cada cuál con su responsabilidad, lo malo es a los que se llevan por delante por su mala praxis.
      Agradezco tus palabras, compañero.
      recibe un abrazo.

      Eliminar
  22. EStupendo final, Javier, lo has bordado. La leyenda de la chica de la curva no cuenta nada sobre cómo fue su accidente ni quién conducía, tú lo has desvelado y estupendamente. Un aplauso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es que sea segura la forma en la que ocurrió; yo no estaba por las inmediaciones. Pero el amigo de la novia de un cuñado que tengo en Albacete sabe a ciencia cierta que algo así debió de ocurrir. Yo solo lo escribí. Je,je ;)
      Gracias, amiga.

      Eliminar
  23. Y así empezó la famosa leyenda. Muy bien llegado al momento, solo con una frase das un vuelco perfecto a un relato tan traumático.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así empezó la leyenda... Y así os la he contado.
      Bueno, esto es un ejercicio de imaginación, y no quedó mal.
      Gracias, Pepe. un abrazo.

      Eliminar
  24. Muy bien enlazado el relato con la chica de la curva además con moraleja. Bella despedida.
    Saludoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi agradecimiento por tu comentario y mi bienvenida.

      Eliminar
  25. Me ha encantado como lo ha relatado, el final es ¡Genial!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conchi. Eres un encanto.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  26. Hola, Francisco, que buen micro nos has llevado hasta un final totalmente inesperado y hemos conocido al novio de la chica de la curva, ahí es nada.
    Un saludo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algunas leyendas urbanas como estas, es necesario conocer al resto de personajes que la conforman. Esta en concreto nos deja a la imaginación como fue el final de la chica. ¿Conducía ella? ¿O era otro? ¿La atropellaron quizás? Yo imaginé esta situación en concreto.
      Gracias y buena tarde Ángel

      Eliminar
  27. Hola, Francisco. Tu relato trata las leyendas urbanas por duplicado. Prinero tenemos esa base moralizante de la que nos habló David, con ese protagonista discapacitado aconsejando a los jóvenes a no cometer su estupidez. Por otro, más fantástico, el origen de la mujer de la curva. Doble diversión, doble enhorabuena.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede tratarse de una intrahistoria en la que explicar el origen y el porqué del origen de ese fantasma que aparece en cierta curva peligrosa.
      Gracias como siempre por tu lectura y el respectivo comentario.
      Un abrazo Bruno.

      Eliminar
  28. Hola Francisco, mira que he escuchado y leído tantas historias sobre la muchacha de la curva, y ahora ya sé de donde viene la leyenda negra, de la puluma de Francisco. Pobre el accidentado que se quedará sentado por vida. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la pregunta del millón es ¿Quién perdió más en este accidente, el que se fue y se aparece, o el que se quedó para siempre postrado?
      La moraleja es lo que nos quedará siempre, para no repetir los mismos errores.
      Un beso, Emerencia.

      Eliminar
  29. Hola, Francisco, el alcohol no casa con el conducir por lo que me imaginé por dónde iba la historia. Al final me sorprendiste con ese giro tan ingenioso. En unas palabras nos cuentas el origen de la leyenda urbana de la chica de la curva. ¡Qué buen micro! Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Pilar.
      Ningún tipo de droga casa bien con la responsabilidad que hay que tener al volante. El automóvil no deja de ser un arma cargada en manos de alguien sensato o imbécil sin dos dedos de frente. Y la muerte ronda alrededor siempre que tiene ocasión.
      Gracias por dejarme tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  30. Muy buen relato con una sorprendente y magistral guinda final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido por tus palabras.
      La guinda no puede faltar en una pequeña historia, ese es mi lema.
      Abrazo de vuelta.

      Eliminar
  31. Hola Fancisco muy buena la reinterpetación de la leyenda urbana sobre la chica de la curva y sobre todo muy bueno el mensaje, ojalá se grabe de manera permanente en todos aquellos que conducen.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto bueno por aquí. se te echa de menos.
      Para que me voy a inventar leyendas si ta hay unas cuantas sin ninguna explicación. Mejor cerrar el argumento de alguna.
      Un beso, amiga.

      Eliminar
  32. Hola Francisco, esta leyenda jamás me la imagine que fuese así
    La verdad, es que mi primer pensamiento fue hacer un relato de esta leyenda
    Pero al final me decline por otra bien distinta. Me alegro de leerte de nuevo
    Saludos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Flor, eres muy amable.
      Una leyenda muy recurrida, no es nada extraño que tú también pensases en ella para escribir al respecto. Menos mal que no fue así, pues gracias a ello nos dejaste otro relato bien chulo.
      Un saludo.

      Eliminar
  33. Muy bueno el micro y con un final sorprendente e impensable.
    Te felicito Francisco
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dulcinea. Me alegra que te haya sorprendido ese final en el que siempre guardo al sorpresa. Como en el roscón de reyes. :)
      Otro abrazo para ti, compañera.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...