viernes, 8 de enero de 2021

Luz y guía

 



Mucho tiempo sin estar tan nervioso. Hace solo unas horas que me citaron mediante un escueto mensaje de voz; proporcionándome la dirección a la que he llegado. Atravesé ruidosas calles y un parque donde los niños corrían en sus alocados juegos, mientras un abuelo sentado al sol, echaba de comer a las palomas. Todavía me parece oír el zurear de las aves y el agitar precipitado de sus alas, mientras las suelas de mis zapatos hacían crujir las migas de pan duro. Os juro que presentí a mi espalda la mirada rencorosa del anciano.

Llamo y nadie contesta, empiezo a preocuparme pensando en una posible equivocación, cuando un sonido electrónico y un chasquido metálico interrumpen mis pensamientos negativos. Empujo una puerta maciza que da paso a un soportal silencioso; tengo la sensación de haber penetrado en una especie de templo sagrado. Intuyo la claridad de una luz fluorescente que pretende iluminar mi oscuridad, a la que a pesar de los años no me acabo de acostumbrar. Tanteo las paredes con mi bastón, para ubicar las escaleras y cuando lo consigo las subo con prudencia. Desconfío de los ascensores claustrofóbicos. 

Quiero convencerme de que esta vez será la definitiva tras repetidos intentos infructuosos. O puede, que a pesar de todo, mi deseo sea inalcanzable.

Antes de llegar al descansillo reconozco el perfume de la persona que me agarra suavemente del antebrazo y me introduce en la estancia. Barrunto su sonrisa cuando dice: ¡Por fin Ramón! te han adjudicado un perro lazarillo.





Derechos de autor: Francisco Moroz

58 comentarios:

  1. Hola, Francisco. Ja,jaja, has tenido la habilidad de mantenerme en un vilo durante todo el relato. Ya era hora que llegara el tan ansiado regalo. Buen relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre el que se lo propone lo consigue. Pero la ilusión y la esperanza no hay que perderla aunque sea por pasar un periodo de incertidumbre, y en este caso unas pequeña aventura por parte del ciego y su travesía en busca de su deseo. Lo que podríamos describir como "Cita a ciegas"
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Uno ya pensaba en lo peor, afortunadamente no fue así. Me he puesto en lugar del personaje, he cerrado los ojos y he podido "ver" cada detalle. Te felicito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De alguna manera os he mantenido un poco a oscuras para preparar el desenlace. Me figuro que habrá sido como un caminar a ciegas hasta poder abrir los ojos. Me alegro que tu lectura haya sido grata.
      Un abrazo, Norte

      Eliminar
  3. Nunca es tarde cuando la dicha es buena. Esta vez me has engañado porque presentía un final dramático.
    De todos modods, bien podían haberle enviado el perro a su casa, al pobre hombre, en lugar de hacerle andar tanto, ja,ja,ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que se ha tratado de un ejercicio para poner a prueba al ciego. En eso consiste en tener fe; en caminar ciego y fiarte en que no tropezarás.
      Aunque eso de creer a ojos cerrados es dudoso. Como dice el refrán popular: "Cree en la virgen y no corras"
      Un fuerte abrazo, Josep.

      Eliminar
  4. ¡Hola, Francisco! Sin duda que los perros lazarillo son como ángeles de la guarda. Cuando los veo en la calle, firmes, responsables, seguros, cuidadosos de sus dueños... Es emocionante. Un estupendo micro en el que destaco todo ese transitar a través de los ruidos y silencios. Con ellos logras transmitir esa sensación de desconcierto, de no saber dónde te estás metiendo que imagino en alguna ocasión sentirán las personas ciegas. Fantástico. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda toda la incertidumbre e inseguridad que sufrimos nosotros en la oscuridad es la que sentirán en ciertas ocasiones esas personas, por muy entrenadas que estén. Nosotros, a pesar de ir con los cinco sentidos alerta, tenemos accidentes e inconvenientes logísticos para manejarnos en las calles de la ciudad o en plena naturaleza. Incluso situaciones en la que nos decimos: mejor ir acompañados.
      Ahí entran esos amigos y compañeros maravillosos que ahora son perros entrenados cuando antes eran personas llamadas "Lazarillos"
      Un abrazo, compañero.

      Eliminar
  5. Pues yo también presentía un final terrible y me ha gustado mucho ese giro final. Muy buena historia, Francisco. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es muy dura como para contar también historias tristes. Me alegro de haberte tenido en tensión y haberte alegrado con el final-
      Un abrazo Marta.

      Eliminar
  6. Muy logrado ese percibir el mundo a través de sentidos que no son la vista. Y como siempre un final inesperado e intriga a lo largo de la narración.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La intriga y el misterio que es lo que nos gusta a ti y a mi. Y el final no imaginado tras cada narración. En un relato corto eso es cada vez más difícil; pero seguiré intentando crear la inesperada sorpresa como en el roscón de reyes.
      Un beso, amiga.

      Eliminar
  7. Qué nervios! Y bastante miedo de mi parte. Preguntándome ¿qué le hace ser tan valiente como para ir solo a una verdadera "cita a ciegas"? Pues, ir al encuentro de su compañero para toda la vida, precisamente.
    Encantador. No sólo contrapones los otros sentidos al de la vista, también el peligro de ir a la busca de lo más ansiado. Me encantó. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Juana.
      Desde luego está muy bien traído lo de la "cita a ciegas"; nunca mejor dicho. Y nada mejor que para encontrarse con el que va a ser a partir de ese momento su mejor compañero de vida "sus ojos"
      Me alegro de los sentimientos y emociones que haya podido despertar en ti mi relato.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Al final tuvo recompensa el peligro que pasó. Esos perros sí que realmente son los mejores amigos de los seres humanos. Un final muy bonito y una historia muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo riesgo persiguiendo un sueño merece una recompensa adecuada, y que mejor que la de un buen y fiel amigo. porque los seres humanos no somos ni tan fieles ni tan comprometidos como algunos perros. Que triste que tenga que ser así de cierto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Los lazarillos son la máxima confirmación de que el perro es el mejor amigo del hombre.
    Excelente micro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teniendo en cuenta que son los guías de las personas invidentes, podríamos decir que son seres de lo más fiables. Y hay que verlos trabajar con esa seriedad que conlleva la carga de responsabilidad que conlleva tener a un ser "superior" a su cuidado. Todo un ejemplo.
      Un saludo, Macondo.

      Eliminar
  10. ¡Bravo Francisco!, nos has mantenido en tensión y la verdad es que no se me ocurrió lo del perro lazarillo, un amigo imprescindible para un ciego.
    Me ha gustado mucho la cadena de sensaciones y sonidos a lo largo del relato.
    Un abrazo, y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco ese bravo que me regalas con la certeza de que has leído con atención, valorando lo escrito con mayor o menor acierto de este que suscribe. y eso, cuando viene de otra escribidora como tú, es un regalo que acepto encantado.
      Un abrazo grande, Isabel

      Eliminar
  11. Me has tenido en ascuas hasta el final, menos mal que ha terminado bien la historia. Muy bien escrito.
    Un abrazo, Francisco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todas las historias tienen que ser negativas. Tan acostumbrados a las negativas, desastrosas y oscuras.
      Gracias por tu valoración Rita. un placer tenerte cerca.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Hola, Francisco. No sé anticipaba el final para nada. Muy bueno. Que maravillosa la aparición del perro. Le debe haber cambiado la vida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena noche de viernes Mirna.
      Cuando en una vida en la que nos falta algo importante o nos sobra vacío entra un buen amigo no cabemos en si de gozo. Nos sobra todo por tener lo importante.
      Otro abrazo fuerte para ti, amiga.

      Eliminar
  13. ¿Y cómo sabe que sonríe? Seguro el supuesto invidente se trae algo entre manos y el perro es su cómplice jaja

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tu indicación cambié ligeramente ese párrafo para que quede más coherente con la realidad. Gracias por aportar julio.
      un abrazo de viernes.

      Eliminar
  14. El hilo de la historia y los detalles en el recorrido del protagonista me han puesto un poco en guardia, como si fuera a suceder algo desagradable. Sin embargo, he terminado el relato con una sonrisa en los labios. Lo he disfrutado. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Matilde.
      Creo que lo que has experimentado leyendo este corto es lo que quería conseguir; ese toque misterioso en un recorrido habitual hacia un encuentro, que hiciera prever algo, creando esa incertidumbre en el lector.
      Has captado la esencia.
      Un abrazo.
      Por cierto, hecho de menos tu aportación al reto.

      Eliminar
  15. Vaya historia más inquietante, Francisco, me has tenido en vilo durante toda la lectura hasta ese final que me ha sacado otra sonrisa.
    Me gustó mucho.
    Un abrazo y feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro Pepe, el haber conseguido esas sensaciones en tu lectura.
      Los finales inesperados son algo así como una marca de la casa, como el vicio que no puedo evitar cuando escribo.
      Agradezco tu visita y tu comentario.
      Abrazo.

      Eliminar
  16. Hola Francisco, qué maravilla de animales, esa nobleza de buen guía, de cuidador. Me fascinan estos perros. Un micro bien llevado hasta encontrar por fin al amigo fiel. QUé incertidumbre, no saber donde se va y ese encuentro debe ser muy emotivo, el tacto y el olfato de ambos compañeros. Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La incertidumbre del que arriesga por tener a su lado al compañero ansiado. La recompensa por otro lado, del que no pierde la esperanza.
      Al final ese encuentro que será regalo de un futuro un poco menos imperfecto.
      Un abrazo Eme.

      Eliminar
  17. Saludos Francisco. Como la mayoría también destaco la tensión que imprimes a la narración para mantener cautivo al lector. Otra cosa es la secuencia de escenas descritas a través de los sentidos desarrollados del protagonista. Me guardo en la mente con una agradable sonrisa la que describe la sensación de la mirada del anciano, porque esa se percibe con otro sentido muy agudo por lo visto en el personaje. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Alfredo.
      Has captado de maravilla que el ritmo del relato "in crescendo" conducía a un final incierto que no se adivinaba si sería propicio para el personaje. Voy describiendo sensaciones; y bien que has descubierto ese guiño humorado de la escena del parque.
      Agradecido quedo por tu lectura y comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Muy buena tensión, y un final precioso.
    "Veo" que te has apuntado al reto del Tintero de Oro. Te ha quedado muy bien. Yo también quiero participar pero no tengo ni pajolera idea de qué escribir.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paloma. Realmente soy fiel participante en el concurso del tintero desde que David comenzó con todas sus propuestas. No he fallado ni una vez y espero seguir en la punta de lanza.
      Te agradezco el comentario.
      Besos.

      Eliminar
  19. Es un relato interesante donde la tensión narrativa va desarrollando un clima de incertidumbre que termina con una agradable sorpresa, buen relato . Un abrazo Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pablo. Está claro que en lo de la tensión narrativa he acertado porque muchos de los que comentáis habéis coincidido.
      Otro abrazo para ti. Buen comienzo de semana.

      Eliminar
  20. Interesante historia donde destacaría dos elementos bastante bien trabajados, la intriga y la parte descriptiva que ayuda a visualizar los escenarios y al propio protagonista.
    Supiste también despistarme a la hora de conocer el desenlace, puesto que parece mentira que no me hubiera planteado que la cita era para recoger el perro lazarillo, algo tan propio de un invidente. Al menos me has robado un buen montón de sonrisas, amigo Francisco.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Estrella.
      Realmente en un relato con tan poco desarrollo hay que poner especial cuidado en contar una historia y utilizar las herramientas que propicien crear cierto interés. El ritmo, y el crear cierto misterio alrededor de la trama, son dos de las utilizadas. Si lo he conseguido, según tu comentario, me doy por satisfecho y quedo agradecido.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  21. Felicitaciones. Tu talento ha sido el lazarillo que te ha llevado por los detalles de ezte relato genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el piropo Beba. Es un placer contar contigo en mi espacio.
      Un abrazo, compañera.

      Eliminar
  22. Hola, Javier.
    Mucho tiempo sin leerte, demasiado.
    Como siempre creas escenarios en los que todo puede pasar, y hasta uno piensa lo peor, la verdad es que mi cabeza estaba esperándolo, pero no, nos has regalado una sonrisa de esas que afloran cuando uno recibe buenas noticias, o como en este caso, la alegría de otro. Qué mejor regalo. Muy bueno.
    Un beso, y feliz año 2021.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo Irene. Demasiado tiempo desaparecida del espacio bloguero. La verdad es que se te echa de menos en los comentarios de este blog y en las entradas del tuyo. Menos mal que no te vas del todo, considero que sería una gran perdida para los que estamos pendientes de tus escritos.
      Espero que me sigas regalando tus comentarios de vez en cuando. Gracias por esa sonrisa.
      Besos.

      Eliminar
  23. Te ha quedado un relato muy bonito, Francisco. Has captado a la perfección el nerviosismo de nuestro protagonista por encontrarse con el que será su futuro compañero. ¡Y ese recorrido a través de la ciudad!, llegando a intuir la ira del abuelo.
    Has superado el reto, sin duda.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las carencias afectivas también pueden considerarse un lastre para nuestra inter-actuación con el mundo. por eso es tan importante la búsqueda de mi personaje que va al encuentro del perro guía. Lo he querido narrar como si de una aventura se tratase, naturalmente con final feliz, que de dramas ya estamos sobrados.
      Un abrazo, compañero.

      Eliminar
  24. me has fascinado con tu estilo impecable
    me tomé un tiempo para disfrutarte

    me vuelvo a los bloggers saludos distantes desde Miami

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú fascinas con esos comentarios escuetos que dejas que halagan al que escribe.
      desde España un abrazo.

      Eliminar
  25. No me imaginaba que el personaje fuera invidente, el final es de lujo Francisco. Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era uno de los requisitos que se pedían para construir el relato.
      El final es firma de la casa; lo irás comprobando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Que buena sorpresa, que te guardaste hasta la última línea Francisco, bien hecho. Cerrando los ojos podiamos seguir por tus descripciones el mismo camino que el protagonista de tu historia eso mantiene la atención del lector y otro punto a favor. En lo que a mí respeta reto muy bien conseguido, saludos 🖐

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El crear expectación y causar sorpresa son mi intención desde que empiezo a escribir hasta el final. por lo cuál me alegro que mi propuesta te haya llegado.
      Recibe un abrazo JM Vanjav

      Eliminar
  27. Excelente, me encantó el final...saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana. Me alegra sea de tu gusto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Estupendo como siempre la intriga y nos sacas una sonrisa y el giro final excelente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Mamen. Pues encantado que me sigas leyendo y te guste mi estilo :)
      Un abrazo, compañera.

      Eliminar
  29. Un micro, Francisco, en el que he disfrutado del crescendo de la tensión, manteniendo el suspense hasta la sorpresa final. Buen relato.

    ResponderEliminar
  30. Buenísima la noticia que le dan al protagonista del relato al final. El pobre realmente necesita la ayuda de un perro guía, además de su compañía. Buenísimo relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...