lunes, 8 de febrero de 2021

Un buen marido hace una buena esposa

  



–Bien, empecemos, suéltate y libera toda la tensión, sin cortapisas, no te reprimas. ¿Tienes ganas de hablar? Pues hazlo que te escucho.

– ¿Pero tú eres tonta o qué? ¿Crees que me chupo el dedo y no sé lo que pretendes con esa actitud tuya de mosquita muerta complaciente y conciliadora?

Que mucha culpa de que nuestro matrimonio haga aguas es de tu madre, que desde que nos casamos no para de meterse donde no la llaman; esa mujer que cuando se asoma a la ventana piensa el vecindario que la casa está embrujada. La misma que te dice que si lo que deseabas era a alguien a tu lado que te fuese siempre fiel, tendrías que haberte emparejado con un perro. ¡No la soporto! Qué culpa tengo yo que se casara con un marido, tan obsesionado con el futbol que no la toca desde hace años con la excusa de no cometer falta y que le expulse de casa con tarjeta roja.

Yo por lo menos te intento complacer querida. Si no, acuérdate cuando me dijiste que necesitabas más espacio y te regalé un disco duro de dos terabyte y te amplié la cocina. Tú a cambio me ignoras, como en este instante en que pareces no escuchar todo lo que te estoy diciendo; como si contigo no fuera la cosa, igual que si estuvieras ausente.

Y mira que es difícil contentarte. Todo te molesta, lo que me pides y lo contrario. Hago memoria de aquella ocasión en que te quejaste de que no era tan cariñoso como lo era el vecino del quinto con su esposa a la que besaba todos los días ¡Ya podrías hacer lo mismo que él! Me recriminaste. Y después de subir tres pisos y besar a la mujer del vecino y comunicártelo cumplidamente me sacudiste un collejazo que casi me desnucas.

O cuando me preguntaste como te veía y te dije que muy bien, y me contestaste que como era eso, que estabas muy gorda. Solo por decirte: “eso ya lo sé mujer por eso te digo que te veo muy bien” me propinaste otro mamporro. Que parezco el Vaticano con tanto cardenal junto sobre mi cuerpo.

Comprendo que tengo mis fallos, que no soy perfecto y meto la pata más por ignorancia que por malicia. Prueba de ello es que durante una agriada discusión entre nosotros me preguntaste que significaba nuestro matrimonio; que qué éramos tú y yo. Te repliqué de la siguiente manera: “Cariño el matrimonio, según la RAE es la unión de dos personas mediante determinados ritos y formalidades legales y tú y yo son dos pronombres. La contestación fue espontanea sin significaciones aviesas ni dobles sentidos, pero me cascaste otra bofetada con la mano abierta, que me tumbaste en el sillón. Después te estás quejando que estoy todo el día tumbado, que cualquiera te replica. Creo que solo el eco tendría suficientes redaños como para contestarte.

Muy al contrario yo me tengo que callar y resignarme cuando me sueltas alguna de las tuyas. ¡Claro que te explico! A ver, justifica aquella vez que declaraste querer volver a ser feliz como antes ¿Cómo cuando éramos novios? Te interpelé, y me soltaste: “no, como antes de conocernos” eso duele querida, de tal manera, que me tengo que ir al bar para beber y ahogar penas. Que después me llamas borrachuzo, pero es por causa justificada por la que bebo, que más tarde me entra la llorera. Que no comprendes que un hombre también sufre y tiene su corazoncillo; que si te murieras, también lloraría por ti, que sabes que lloro por cualquier tontería mujer.

– ¿Ya has terminado de desfogar, de soltar toda la mierda acumulada contra tu esposa? ¿Te encuentras más tranquilo y relajado? ¿Dispuesto a afrontar los nuevos retos que se te plantearán más adelante en tu relación?

–Creo que sí doctora, que esta terapia de choque que hacemos cada semana me ayudará a largo plazo a mantener relaciones más cordiales con mi esposa; de momento hasta San Valentín creo que podré sobrevivir.


Derechos de autor: Francisco Moroz








43 comentarios:

  1. "Parezco el Vaticano con tanto cardenal"... Je, je. Me ha hecho mucha gracia el relato.

    ResponderEliminar
  2. Genial, Francisco. Muy bien escrito y muy divertido. Con ocurrencias geniales y ese final, de los tuyos, de los que nadie se espera. Ya me extrañaba a mí que nadie le interrumpiera y le dejara largar tanto...
    Mucha suerte con el concurso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Francisco, por participar con este relato en la XXV Edición del concurso de relatos dedicada a Tom Sharpe y su novela Wilt. Un abrazo y suerte!!

    ResponderEliminar
  4. Hola, Francisco. Jodé, lo ha soltado todo, una buena terapia aunque solo tenga para un mes. Ha sido como un continuo golpe de gags cómicos algunos con categoría de chiste como el del beso a la vecina o la felicidad antes del matrimonio. Me ha parecido muy divertido: humor y conflicto de pareja que si empina el codo no sé si lo resuelve o lo agrava. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy gracioso!!!! Imprevisto final. Divertida confusión de pakabras

    ResponderEliminar
  6. Hola, francisco. Al empezar a leer pensé que el protagonista me había suplantado 😂
    Y lo más gracioso es que la psicóloga es amiga de la mujer y quedan a tomar café para contárselo todo. Así que este pobre hombre ni se cura ni se libra de la dieta de bofetones. Saludos y suerte 🖐

    ResponderEliminar
  7. Pues que te voy a decir, Francisco. Que me ha parecido muy divertida la terapia de choque de la psicóloga, que si me apuras el pobre hombre está para ir al psiquiatra. Me ha parecido muy buen relato, gracioso de principio a fin, y me ha gustado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Más que marido parece un santo varón, porque como no se espabile ni la terapia de choque ni «ná de ná» le va a salvar de ir a parar al psiquiátrico con esa loba que tiene en casa capaz de acabar con su paciencia y mira tú si encima aprende a dar mamporros y acaban los dos como el rosario de la aurora... ja, ja, ja.
    Un relato divertidísimo de principio a fin, fluido, natural y bien narrado.
    ¡Enhorabuena!
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  9. Con todos los respetos, Javier, tu protagonista es un gañán ignorante y además cobarde porque no se atreve a decir todo eso a la cara de su mujer. Aunque, bien mirado, si ella le atiza con tanta frecuencia... lo mismo hace bien porque si se lo dice directamente lo manda al hospital.
    Buen relato. Suerte en el tintero (a ver si llego a tiempo y puedo participar yo también).
    Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Pobre marido, tener una mujer como lo cuenta tiene que ser insoportable. Lo mejor las puyas que cuentas de los mamporros. El final como siempre de los tuyos que siempre sorprende. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Espero que la doctora esté bien pagada porque más que una terapia de choque necesita un cambio de identidad o algo así. Divertido relato Francisco. Mucha suerte

    ResponderEliminar
  12. Muy buen relato, al menos el hombre ha tenido la sabiduría de buscar ayuda. El final es excelente y lo descoloca a uno. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Francisco. Divertidísimo. Pobre hombre, ¿qué culpa tiene si todo lo interpreta literal?: besar a la mujer del vecino, ampliar la cocina, el disco duro... Un relato muy bien escrito que hace soltar la carcajada. Felicidades y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  14. Hola, Francisco. Me ha sabido a poco este relato que has escrito, del que destaco su humor fino e inteligente. Contiene algunas frases que a mí me resultan muy graciosas e inspiradas, como cuando escribes eso de "que si te murieras, también lloraría por ti, que sabes que lloro por cualquier tontería mujer". El giro final es muy sorprendente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Francisco,
    divertido, irónico y con un giro final que explica los silencios de la susodicha.
    Un abrazo y saludos

    ResponderEliminar
  16. Me he desternillado de la risa , Francisco. Genial y divertidísimo relato. Felicidades y mucha suerte. Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Muy bueno, Francisco. Me han encantado los toques de humor y el final es buenísimo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Hola, Javier.
    No, como antes de conocernos, ja, ja Esa es buena, buenísima. Ay, si es que la rutina hace que sea vea lo que antes era maravilloso en desidia injustificada. Pero pobre hombre, será un charlatán pero desde luego tanto mamporro tampoco se puede justificar.
    Y ese final, :O de verdad que ahora si me has pillado, no sé si esa terapia de choque es la apropiada, pero si al hombre le sirve, pues adelante, ja, ja.
    Muy divertido. Suerte en el concurso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. "Tú y yo somos dos pronombres" jajjaja buenísimo.
    Aunque te digo que tanto monta monta tanto, los dos, porque mira que decir que "encima que hasta te amplié la cocina", vamos que el están hechos el uno para el otro.
    Gracias por el buen rato, Francisco.

    ResponderEliminar
  20. Tengo que felicitarte! No había profundizado tanto, verdad las parejas toxicas son como armas de doble filo. Me encanto ese conflicto marital bordado de humor satírico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Este hombre no necesita una psicoanalista, necesita resetearse, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Muy bueno Francisco, muy bueno " tiene mas cardenales que el Vaticano ·"está fantástico. Esta pareja tiene que acudir a terapia de pareja para llevar a buen puerto su matrimonio.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
  23. Mira que viene bien desahogarse de vez en cuando, jajaj, si no al final vas hinchándote y corres el riesgo de rebentar. Y no veas el ingenio que tenia guardado este menda, que si la RAE que si los pronombres, jajaj, me he reído a base de bien.
    Me encantó, Francisco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Bueno, bueno,... con terapia de ayuda ya se puede,... jajaja pobre hombre, espero que algún momento pueda decirle todas esas cosas, sin acritud, cara a cara,... mientras tanto la terapia ayuda.
    Muy bueno!!

    ResponderEliminar
  25. Que terapia de ayuda tan buena para desahogar sus penas, pero yo creo que lo mejor es que busque en un abogado y se divorcie. Jajaja. Muy bueno. Saludos cordiales desde Venezuela.

    ResponderEliminar
  26. Vaya tela, Francisco. ¿Qué quieres que te diga? Pues sólo puedo decirte que estoy de parte de la buena mujer. No sé si este hombre es carajote o se lo hace, pero aguantarlo todo el día... Je, je, je
    Un relato muy trabajado y divertido. El hombre, desde luego, se ha desahogado. Y la doctora se ha ganado el jornal. :)
    Que tengas mucha suerte en el concurso. Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Sorprendente final. Me he quedado de piedra. Deseo lo mejor a esta pareja. Creo que me buscaré una doctora.

    ResponderEliminar
  28. De principio a fin es divertidísimo Francisco, me he reído a lo grande, sobre todo cuando dice "Que si te murieras, también lloraría por ti, que sabes que lloro por cualquier tontería" Suerte amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Hola Francisco, acabo de leer el relato, de principio a fin me pareció algo muy divertido, hay mucho ingenio en toda la narración, que además se hace hace fluida, me ha encantado esta curiosa pareja, apoyados en sarcasmo, y ese fianl inesperado, ha sido un verdadero placer leerlo, Saludos Francisco y suerte.

    ResponderEliminar
  30. Hola Francisco

    Muy divertido , lo he disfrutado mucho , hay en el un excelente sentido del humor , a más de que está muy bien desarrollado con un final de sorpresa que me ha sacado una sonrisa.

    Felicitaciones

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Qué gran relato, muy divertido. Me he reído muchísimo con las salidas del marido y, por supuesto con tu buen saber hacer.

    Te deseo toda la suerte del mundo en el concurso.

    Besos grandes y un achuchón apretado.

    ResponderEliminar
  32. Di que sí, Francisco; si al final en la vida todo es cuestión de afrontarlo con psicología positiva. Me has sacado a relucir la sonrisa con este buen relato. Un abrazo agradecido.

    ResponderEliminar
  33. Muy divertido y muy sana la terapia... Tienes mis puntos por las risas que me he echado...

    ResponderEliminar
  34. Hola amigo Francisco, se ha despachado agusto con la psicóloga, no se si a largo plazo le ayudará, pero a corto, de eso estoy segura jeje. Lo mismo como es tan grande la cocina se monta la de dios allí tirándose los cacharros jaja, tú y yo, solo eso pro-nombre, qué bueno, esto me lo apunto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. De verdad que has logrado llevarme a tu terreno haciéndome creer que se lo decía a la esposa. Todo el tiempo leyendo ávidamente cada línea para saber alguna respuesta repentina, que no ha ocurrido.
    Espectacular narración.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Buscaba algo entre las hojas de un cuaderno que no encontraba y me llamó la atención algo que había escrito hace mucho tiempo, solo decía así: Abrazo de libro blog.
    Tuve curiosidad por saber de qué se trataba y la verdad es que por algo lo tenía guardado, ha valido la pena entrar en tu espacio y disfrutar a tope con la lectura.
    En estos tiempos de pandemia que estamos viviendo, los ánimos van decayendo y, de vez en cuando, se agradece muchísimo que alguien creativo y con un gran sentido del humor, ponga en su relato la chispa necesaria para hacernos reír. Felicitaciones de corazón.
    Cariños y buen fin de semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  37. ¡Qué buen relato! Tiene unos golpes de chispa que no puedes menos que reír: "No toca a la mujer para no cometer falta y le expulsa con tarjeta roja" ¡Ja, ja, ja! "Besa a la mujer del quinto" Pobre incauto, no recibe más que bofetadas y mamporros. La doctora tiene que pasárselo de traca con este cliente. Porque esa es otra, el sorprendente giro final engrandece toda la historia.
    ¡Muy bueno, sí señor!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. "...acuérdate cuando me dijiste que necesitabas más espacio y te regalé un disco duro de dos terabyte" jajajaja morí con eso.
    La mujer le reclama que no la besa como el vecino del quinto a su esposa y el hombre va y besa a la mujer del quinto, qué tragedia.
    Me has sacado varias risas con este relato, mis aplausos. Mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  39. Hola. Me ha hecho mucha gracia y el final inesperado me ha gustado. Pero el protagonista me ha parecido un poco caradura. Creo que yo, salvo por los bofetones, hubiera hecho lo mismo que su mujer.
    ¡Un saludo y mucha suerte!

    ResponderEliminar
  40. Muy divertido tu relato, Francisco, con golpes inspirados de fino humor. Mientras leía el relato, me extrañaba el silencio de la mujer, al final (genial) lo he comprendido. Muy bueno. Un abrazo y suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
  41. Es exagerado pero creo que incluso los que estamos felizmente casados nos vemos reflejados en algunos detalles. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  42. En varios pasajes confieso que sonreí. Te va a ir bien con este relato, lo merece.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Muchas gracias a todos los que me leísteis y dejasteis un comentario. Es gratificante para poder seguir escribiendo.
    un abrazo.

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...