viernes, 2 de julio de 2021

Único testigo

 


Hablando todo el día con el loro del vecino he aprendido tres cosas: 

Primero, que el animalito no es especialmente dialogante conmigo.

Segundo. Que habiendo sido testigo de los acontecimientos puede ser de gran ayuda o perjuicio el que abra el pico o lo mantenga cerrado.

Y tercero y más desafortunado, es el no haber sido capaz de enseñarle otras palabras durante el periodo de tiempo que ha mediado, entre los hechos acontecidos y los timbrazos de la policía en mi puerta.

 El muy asqueroso sigue gritando su odiosa frasecita desde el balcón de enfrente: “¡Es culpable, es culpable!”

Derechos de autor: Francisco Moroz





18 comentarios:

  1. Testigo de primera mano. No hay nada que hacer a no ser que se demuestre la locura del loro. Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ Qué habrá visto el loro, será un testigo fiable? En todo caso la policía está en la puerta, a saber el panorama que se encontrará.
      Un abrazo, Isan

      Eliminar
  2. El loro es un cabo suelto

    ResponderEliminar
  3. Un cabo suelto diría que difícil de atar a estas alturas de la historia.
    Saludos Jelechal

    ResponderEliminar
  4. Ya sin conocerlo y le estoy cogiendo manía al loro chivato. Pero ¿por qué dice lo que dice? Necesitamos saber más, Javier.
    Te deseo una buena semana. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo habrá visto ese loro que le ha forzado a repetir esas palabras; o quizá no, tan solo sea las únicas que su amo le enseño y está poniendo en un compromiso al vecino. Vete tú a saber juan Carlos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Los loros son como los niños y los borrachos, siempre dicen la verdad. Por eso hay que ir con mucho tiento con ellos, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que ir con tiento entonces a parte de con los locos y los niños, con los loros parlanchines. Yo no escogeré ninguno como mascota por si acaso.
      Un abrazo Josep.

      Eliminar
  6. Los loros son de repetir pocas palabras aunque muchas veces, en este caso el de tu relato eligió las peores para el narrador, ja, ja, ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el animalito no tiene la maldad necesaria como para poner en un brete al protagonista; los monos amaestrados tienen más mala leche a mi entender ;)
      Besos.

      Eliminar
  7. Un loro que sabe lo que dice. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si esa afirmación es correcta, el loro es un poco cabrón o chivato.
      Un abrazo y buena semana.

      Eliminar
  8. El loro hizo eco de la voz de la consciencia del tipo.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, puede que la voz de la conciencia sea repetitiva como la de los loros. Bien visto.
      Otro abrazo, Julio.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...