jueves, 25 de noviembre de 2021

Amenaza

 




Quizás sea mejor no llevarles la contraria; pues de hacerlo, sospecho que me complicarían la existencia con su insistencia burocrática. Acosándome y poniéndome contra las cuerdas a la mínima demora por mi parte.

Si en un descuido saliese corriendo hacia la puerta, a lo mejor conseguiría llegar al aparcamiento y alejarme de ellos para siempre; pero veo difícil que el guardia con cara de mala leche que tienen apostado en la entrada, me dejara siquiera abrirla para huir de estas amenazas de tipo impositivo y al alza.

Aquí me tienen, asustado con lo que me dan a entender de manera soterrada. Machihembrado a una silla, pendiente de sus palabras melifluas que suenan a intimidación, pero que parecieran estar agazapadas entre dulces promesas de prosperidad. Sonríen torcidamente enseñando el colmillo afilado; como cuando alguien se frota las manos al comprobar que la víctima está a puntito de caer en la trampa. Me auguran, que si firmo el documento, podría mejorar mi calidad de vida y tener mayores facilidades a la hora de levantar mi pequeño negocio. Total, el interés fijo o variable es lo de menos, aunque mi desinterés por la oferta no estén dispuestos a aceptarlo.

La corbata no me deja respirar, me ahoga como nudo de soga del que está en el patíbulo; para un servidor, en este momento, el banco significa lo mismo.

Esto me pasa por entrar a pedir un crédito. Siendo como soy. Un pequeño autónomo. Que es como ser un gnomo, en el país de los gigantes. 

Derechos de autor: Francisco Moroz

7 comentarios:

  1. Cuando uno se mete en esos berenjenales nunca sabe cómo saldrá de ellos. Lo más probable es que le torturen psicológicamente hasta ceder en todo lo que le proponen so pena de ser un desarraigado de la sociedad y un proscrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Francisco! Muy buen micro que, viendo lo que estamos viviendo, bien se podría extrapolar a cualquier ámbito de relación entre el individuo y el Poder. Y es que hemos pasado de la imposición a la persuasión. No sé qué es peor, si que me digan que esto es por que lo digo yo, a que me digan que esto es por mi bien así que no te quejes. Los autónomos siempre estamos bajo sospecha. En fin... Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Menuda tortura la de ir a un banco a pedir un crédito. Lo has 'clavao'.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que es tan truculento como aparece al principio del micro. Parece que está huyendo de una panda de mafiosos que le van a echar a un lago con los pies metidos en cemento y... así es realmente porque los bancos se comportan como tal, aunque sin el lago y el cemento. Ellos solo te quitan tu casa, tu negocio... etc.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Muy angustioso el micro Francisco, es imposible alejarse de ellos y de esas promesas que acaban siendo como losas y ellos no sienten nada al quitarlo todo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Pedir un crédito te piden unos requisitos y si no pagas se lo cobran con creces. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Mi padre que trabajaba con bancos por tener empresa propia siempre decía algo que me llamaba mucho la atención y que luego con los años ya crecida entendí, "los bancos no regalan duros por pesetas" o algo parecido, vamos que no te van a dar nada, mas bien todo lo contrario y a veces te van a hacer hasta la vida imposible si es necesario y ahora en la angustia que vivimos más de modo que los has clavado pero bien.
    Un abrazo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...