domingo, 28 de julio de 2019

Sin apetito






Me llamarán para que baje a cenar en familia, pero esta vez me disculparé con un dolor de cabeza.

Desde que estoy como alumno de intercambio en este país, he perdido peso y apetito. Solo como de vez en cuando productos envasados. No porque me haya convertido en un sibarita o me disguste la forma de cocinar de la señora de la casa.

Creo que la culpa la tiene ese diente de oro que me encontré la última vez entre la carne y la verdura, y la circunstancia de que el abuelo de la familia haya desaparecido.
Derechos de autor: Francisco Moroz

14 comentarios:

  1. Pero lo que finalmente no nos dice es si el abuelo estaba rico o no. Para una vez que conozco a alguien que ha probado la carne humana no me dice qué tal sabe.
    Un relato muy bueno y muy sugerente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según Hannibal Lecter era un bocado exquisito donde los hubiera, pero sinceramente prefiero no probarlo, al menos de forma consciente. A lo mejor cuando vamos a los restaurantes ya nos han dado gato por liebre. Mejor no pensarlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Debe de ser duro ir por ahí de intercambio. Y si te encuentras tropezones en el menú...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja. No se si será duro, pero según me han contado gente que si ha estado de intercambio por otros países, que no se come en ninguno de ellos tan bien como en el nuestro.
      Abrazo.

      Eliminar
  3. No me extraña al haberte encontrado ese diente de oro.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso puede darse con un canto en los dientes de haber encontrado un noble metal y no un pelo. No se que gana en asquerosidad.
      Un beso María.

      Eliminar
  4. Cuando el hambre aprieta...
    Pero yo también habría perdido el apetito, jeje.
    Que pases unas provechosas vacaciones.
    Un abrazo y hasta septiembre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encontrarte componentes extraños y ajenos al aderezo común de cada plato, es algo que nos disuade de probar tan siquiera los guisos más apetitosos.
      Por eso no hay que fijarse demasiado en lo que contiene el plato, a no ser, claro, que el objeto intruso ya lo tengas en la boca ¡Pufff! no lo quiero ni imaginar.
      Yo todavía estoy de guardia aunque con menos actividad bloguera. Para las vacaciones me queda todavía una cantidad angustiosa de días.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¡No me extraña que perdiera el apetito! A mi también estos platos con «sorpresa» me dan arcadas.
    Un abrazo, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la frase adecuada: Platos con sorpresa.
      Eso de comer fuera de casa entraña sus riesgos.
      Un abrazo Estrella.

      Eliminar
  6. ¿A qué sabe ese plato con toda una sorpresa?. No me extraña que ponga excusas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No me dirás que no es razón suficiente para perder el apetito?
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  7. Cocina de autor, creo que le llaman jeje
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ja,ja,ja. Al menos si se podría denominar como gastronomía personalizada.
    Otro abrazo en correspondencia Julio.

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...