miércoles, 1 de abril de 2020

El yo existencial






Me llamo “Pepa Ventolini” y nací mientras mi madre escribía muy concentrada en el asunto de dar a luz algo interesante como yo misma. 

Se hallaba junto a una ventana abierta, durante una primavera ventosa. Las hojas donde escribía se le volaron cayendo al suelo, y fue justo en ese instante cuando mi nombre y apellido aparecieron en su mente; inscrito como si de una partida de nacimiento se tratase.

Fui consciente automáticamente, aún sin saber el cómo ni el por qué de que yo estuviera allí, haciendo historia, formando parte de un todo muy bien estructurado, con un ritmo creciente que ponía el foco en mi persona, presentándome con una narrativa muy fluida.

En nada de tiempo me había convertido en una afamada y reconocida inspectora de policía, cuyo cometido era investigar casos cerrados de crímenes consumados en el pasado. Llegué a culminar con éxito algunos de trama muy complicada y escabrosa, implicándome a fondo en cada uno de ellos.

Sin embargo todo se torció desde el instante en que apareció él. Fue, como si yo hubiera dejado de existir.
Todo lo que vino a continuación ya no me pertenecía a mí sino al rival de género masculino que me arrebataba el sitio que me correspondía por derecho propio y que sin mediar diálogo alguno, había interferido inesperadamente en algo que solo a mi me concernía. Mi propia existencia estaba a punto de desaparecer.

Menos mal que mi mentora, fémina de armas tomar, intervino oportunamente en cuanto detectó detalles textualmente extraños que no se correspondían. Dándose cuenta del error cometido, de la gran injusticia que atentaba contra mi persona y que se había cometido, a Dios gracias de manera inconsciente.

Puso remedio de manera drástica. El intruso fue eliminado sin contemplaciones. Desapareció desde el momento en que con un elegante movimiento de muñeca, borró con tipex esa “e” que figuraba tan descaradamente plasmada en lugar de la “a” que correspondía.

Respiro tranquila, vuelvo a ser yo, “Pepa Ventolini” y no el “Pepe” ese, al que los lectores no llegarán a conocer ni por asomo, como si nunca hubiera existido. Es lo bueno que tiene lo de releer lo escrito y enmendar las erratas gramaticales antes de editar.

En eso se fundamenta el ser o no ser de un personaje. 

¿Capite la questione?

Derechos de autor: Francisco Moroz




27 comentarios:

  1. Buena corrección. Lo bueno de crear son esas licencias que se permiten al creador: correcciones, eliminaciones, inserciones y toda clase de ...ones. No sé por qué el creador de la humanidad no se dedica a corregir los creado.
    Un relato muy original.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no corrijamos nosotros con nuestro buen proceder no lo va a hacer nadie a base de milagros. Bastante milagro que todavía no nos hayamos extinguido Rosa.
      Como pseudo creador puedo decirte que es una tarea la mar de ardua y dificultosa cuando los personajes se te rebelan.
      Un besazo y feliz domingo.

      Eliminar
  2. Ese es el poder que tenemos quienes escribimos historias. Una a o una e puede cambiar el mundo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo y la historia completa ¡Ya lo creo Isan!
      Un abrazo y buen domingo compañero.

      Eliminar
  3. Pues sí, Francisco. Una sola letra puede redimensionar un personaje y con ello una trama, argumento, etc... En ocasiones, esa delgada línea es lo que define una buena historia de otra más vulgar. Un relato delicatessen especialmente apreciable para quienes escribimos. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos pequeños detalles que se han de cuidar y que son muchas veces los que diferencian todo lo que has enumerado.
      Gracias compañero por tu comentario.
      Recibe mi abrazo.

      Eliminar
  4. Pensé que se trataba de una progre que defendía a capa y espada el lenguaje inclusivo jaja Pero no. Y sí, en este caso está justificado esa corrección que, por pequeña que sea, marca todo un mundo de diferencia.
    Te dejo un abrazo siempre virtual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un personaje femenino y reivindicativo que lucha por su identidad robada a base de errata. ¡Ojalá! todas las cosas importantes se pudieran corregir con Tipex.
      Un abrazo compañero.

      Eliminar
  5. Esto si que es meterse dentro de la cabeza del escritor. Así de fácil y de difícil es crear la identidad de un ser. En este caso es de ficción, pero en el fondo en la vida misma el proceso de identidad de la persona a veces es cuestión -creo que tú ya trataste este asunto en uno de tus relatos- de cambiar una sola letra en el DNI; pero ¡es tan costoso a veces y da lugar a tantos sinsabores!
    En tu relato la cuestión es más sencilla, la dificultad se ha producido en la mente del propio creador quien es soberano de cambio tan importante.
    Un abrazo, Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El relato en cuestión que tenía en mi cabeza mientras escribía el comentario anterior acabo de recordar que no era tuyo sino uno de los contenidos en el libro "Heroínas" que leí y reseñé en MoonMagazine con motivo del pasado Día Internacional de la Mujer (8 de marzo)

      Eliminar
    2. Lo ves qué fácil que lo tenemos los escribanos para cometer dislates y errar distraídamente y poner cientos de garambainas en nuestros escritos. Tú mismo me has citado en algo cuyo mérito es de otro creador, ¡Así! como el que no quiere la cosa, con filigrana y pespunte de tecla floja. Ja,ja,ja.
      Un abrazo, querido amigo.

      Eliminar
  6. Francisco, me encantó tu relato, muy original el tema y muy bien narrado. Esas sutilezas que son tan importantes, tantas veces una letra lo cambia todo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miry.
      Es siempre cuestión de detalle. De cara al público habremos de cuidar estos leves descuidos que pueden magnificar o menguar nuestras aportaciones.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Buen relato, no se sospecha de qué estamos leyendo hasta que llegamos al final, y el caso es que nos das pistas a lo largo de él. Muy bueno.
    SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata Manuela. De hacerme el despistado y colaros el gol por la escuadra mientras os mantengo distraídos, je,je.
      Me alegro haberte podido sorprender.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. La importancia de una letra y lo que significa, afortunadamente el autor (ella o él) son soberanos para corregir y cambiar todo lo que les interesa.
    Muy bien llevado con este género sorpresa que tan bien llevas.
    Besos y mucha salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mira que estos día la inspiración junto con las ganas andan un tanto menguadas. Solo encierro y covi 19 como monotema y preocupación no dan como para mucha creatividad.
      Besos mi querida amiga. Feliz domingo.

      Eliminar
  9. Tanto la gramática, ortografía, corrección de estilo, etc. tienen una gran importancia desde el punto de vista formal de cualquier libro, relato o escrito que se precie.
    De nada vale la originalidad, creatividad, imaginación y otras virtudes atribuídas a los escritores, si no tienen conocimientos lingüísticos suficientes como para evitar errores tan garrafales como este que ilustra tu estupenda historia, que viene a ser un claro ejemplo disciplinar para cualquier escritor.
    Me encantó que nos hayas ilustrado con esta entrada, amigo Javier.
    Un beso y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo Estrella. ¿Pero a quién de nosotros no se le cuela en algún descuido una puntuación incorrecta, unas pequeña tilde (Que mira que son pequeñas las puñeteras) Una palabrica mal usada que no viene a cuento en el contexto del escrito. Un tiempo verbal que no corresponde? "Arrieritos semos" y por más cuidado que se ponga (Que hay que ponerlo) alguna errata leve nos da esquinazo y se nos planta en el escrito de marras.
      Sabes como aprecio tus comentarios amiga. Cuidate en estos extraños días que nos ocupan y pasa un feliz domingo.
      Un beso.

      Eliminar
  10. No creo que sea tan fácil como cambiar el nombre. Los lectores creo que notamos si el protagonista es femenino o masculino, aunque no sepamos el nombre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El contexto ayuda mucho, y un buen lector nota el error pero lo sobreentiende, no siendo obstaculo para comprender y proseguir la correcta lectura comprensiva.
      Abrazo tambien para ti zarzamora.

      Eliminar
  11. Un error en una letra puede cambiar el protagonismo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la historia de cualquier personaje. Ya te digo.
      Otro abrazo Mamen.

      Eliminar
  12. Este es un buen micro relato , más que nada proyecta una gran creatividad , se apoya en la creación literaria de forma y de fondo , hay una acción sorpresiva y también te deja un mensaje , de alguna manera lo medito a través de La Orgía Perpetua de Vargas Llosa , su ensayo sobre la obra Madame Bobary de Flaubert, el escritor es dueño de ese mundo creado, lo domina , lo forma como un artesano , y con una palabra o letra puede hacer y deshacer de un personaje o una escena. Felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menudo análisis y en forma y fondo que me has regalado compañero. Te quedo muy agradecido, no sabía que escribía tan bien, je,je.
      Es un placer Pablo tenerte por aquí, dejándome estas perlas tan entusiastas que realzan el blog.
      Que tengas un buen domingo, compañero.

      Eliminar
  13. El protagonismo lo pueden (o deben) tener por igual hombres y mujeres y no solo en la literatura. En trabajos y cargos hasta hace poco inimaginables para el sexo femenino, vemos que la mujer ha ido ocupándolos, tras provocar, eso sí, un cierto desconcierto entre los machos. Incluso en algunso casos las mujeres han pasado por delante de los hombres. Solo hay que ver la imagen con la que ilustras esta entrada. ¿A que le sienta mejor el uniforme a una mujer que a un hombre?, ja,ja,ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La igualdad de género es algo a tener en cuenta, pero en ciertas cuestiones literarias y dentro de un contexto hay que tener cuidado para no restar identidad y cuerpo al personaje en cuestión. Si estamos escribiendo en femenino, el masculino no pinta nada. Una cosa es el género y otra las generalidades.
      En lo que no tenemos ninguna duda es sobre a quién sienta mejor el uniforme. Ahí no hay discusión que valga al menos para el género masculino.
      Un fuerte abrazo Josep.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...