jueves, 21 de mayo de 2020

La fórmula magistral





Le confesé a mi padre lo que había hecho pero ni se percató de mi presencia, y como con estudiada indiferencia siguió a lo suyo.

Recurrí a mi madre y le conté los pormenores del asunto y fue como si no me hubiera oído, visto, ni sentido. Y eso no es algo normal en ella, siempre tan atenta a todo.

Para qué decir de mis dos hermanos, directamente pasaron delante de mí, como si no estuviera cerca de ellos, casi rozando sus cuerpos.

Con lo cual consideré que el experimento había sido todo un éxito. Lo malo, es que ahora mismo no sé cómo revertir el proceso de invisibilidad.

Derechos de autor: Francisco Moroz



11 comentarios:

  1. Hola Francisco, que se lo pregunten a Alicia, ella no lo tiene aún muy claro lo de se invisible (ya te darás cuenta de lo que te digo cuando leas mi historia) yo creo que tu personaje va más allá de ser un niño, es un prodigio. Creo que más de uno y de una nos hubiera gustado encontrar la fórmula, yo llegaba solo a esconderme y así ya creía que me disolvía en los trillones de átomos de la que estoy compuesta. Un micro de los tuyos con un final que te sorprende. Un abrazo y buen día.

    ResponderEliminar
  2. Está claro que el experimento le ha salido de maravilla, pero debería haber estudiado antes la vuelta atrás. Pobre. Invisible para toda la vida.
    Muy bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Cuántas veces somos invisibles en la vida.

    Me encantó tu micro con un final sorprendente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Pues desde luego tiene un gran problema. ¡A ver cómo sale de ésta! ¡Buen relato!
    Feliz tarde

    ResponderEliminar
  5. Está claro que en ese experimento no estaba bien planteada la hipótesis inicial, pero es tan complicado diseñar un buen estudio experimental...
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Como decía Publio Terencio: «La sabiduría consiste no sólo en ver lo que tienes ante ti, sino en prever lo que va a venir».

    Por ejemplo si no somos previsores de las graves consecuencias económicas a las que nos vamos a enfrentar con esta pésima gestión política, pues luego no es de recibo quejarse. ¡Ya lo estamos viendo, a qué esperamos!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es que experimentar es peligroso. Yo por eso digo que ante cualquier experimento (eso se lo decía mucho a mi hijo de pqueño y de adolescente) solo en los laboratorios.
    Un abrazo y me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  8. Este chico se recipitó un poco. Debió hacer el experimento usando un conejillo de indias que no fuera él, ja,ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Sencillamente angustioso. No esperaba ese final.Un abrazo,

    ResponderEliminar
  10. Pensé que iba a decir que estaba muerto... Qué bueno que le diste un giro más interesante, aunque ser invisible y estar mudo ¿es lo mismo?
    Abrazos, Francisco

    ResponderEliminar
  11. Vaya, espero que consigas revertir el problema y puedas seguir por aquí por los siglos de los siglos jajaja, al menos no dijiste que habías muerto.
    Eres genial.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...