jueves, 20 de julio de 2017

Navegaremos sin más





Sigo sonriendo cuando sonríes,
feliz soy cuando tú lo eres.
Sostienes el pequeño mundo en el que me muevo
que gira en torno a ti
tomando de referencia tus coordenadas.

En constante marejada de sentimientos me bato,
rompo en olas de arrebato en tu arrecife,
Encuentro secretas bahías de cálida brisa,
opto siempre por el puerto de tus labios
al pairo de tus caricias,
seguro en besos,
alejado de naufragios y desdichas.

 Enamorado de tus gestos.
Con ímpetu de tormenta me proclamo,
aprendo la verdad más absoluta.
Convoco al amor apasionado en tus playas,
a veces en tus frías aguas me sumerjo.
En tus arenas descanso
arrebujado con el sueño salado de tu torneada costa.
Disfruto con el profundo abismo de tus ojos
como de la pausa silenciosa de la aurora.

 En tu cadente calma me consumo,
me incita a la locura tu palabra.
Me invita a retenerte tu carisma
tan libre gaviota como eres.
A mi vera por siempre
bien atada
con nudo marinero de zozobra.

Con treinta y dos rumbos posibles en mi cuadrante
cual si fueras mi rosa de los vientos.
Por el aire hiperbóreo de tu aliento
desplegaré las velas
levaré el ancla para pilotar contigo.

Agotaremos el placer trascendental de nuestros cuerpos,
añorando intensamente
el encuentro inesperado y el temido.

Recordaremos con ansia
 la pasión de fuego
que nos quema y consume.
Que nos convierte en ceniza etérea.
En ondas que nos desplazan,
en marejadas que nos unen.

Esperando que el espíritu que trasciende
nos haga eternos seres terrenales
o aventureros ángeles escribanos
 que comparten letras en su libro de bitácora

 Confluiremos al fin como dos ríos,
 perdiendo identidad en uno solo.
 Confiaremos en la pericia de los hijos marineros
para seguir ambos
poniendo rumbo a un rincón del vasto cielo
por el que navegar como lo hicimos siempre.
Entrelazados sin más
y confiados
cual jarcias de arboladura.

La ruta prevista seguirá nuestro navío
cuyas velas imitaron las alas de las aves.
Impulsaron y elevaron la esperanza,
concitaron la ilusión con sueños firmes.

Con desbordante corazón enamorado
incólume, feraz, e ilusionante.
Pondremos manos al timón de lo que amamos
y mar por medio, sin mirar atrás,
enfilaremos la proa al horizonte



Derechos de autor: Francisco Moroz



12 comentarios:

  1. Qué bonito este poema de amor tan marinero. Me ha encantado eso de "el aire hiperbóreo de tu aliento". Un buen viento para desplegar las velas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Rosa. Ya te imagino de vacaciones por esa ciudad que fue dominadora del mediterráneo. Cuna de grandes marinos y navegantes.
      ¡que disfrutes de tu merecido descanso!
      Besos

      Eliminar
  2. Bellos versos navegantes, cimbreando entre las cálidas corrientes de un amor, viento en popa a toda vela.

    Muchas gracias amigo Francisco y felicidades por este nuevo acierto poético.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando el amor funciona es como una nave con las velas desplegadas con ese viento vigorizante que te empuja.
      Las gracias te las doy yo a ti por tus palabras.
      Un fuerte abrazo amiga.

      Eliminar
  3. Un bello viaje marinero por tu vida y la de tu ser amado. Maravilloso y muy especial. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es María del Carmen. Si algo es de verdad, es para toda la vida, y naturalmente hay que cuidarlo con esmero.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  4. Un poema de amor con sabor a sal y con olor a brisa marina. No sé por qué, por la imagen que lo ilustra, o por los mismos versos, me imagino a un pirata (un pirata romántico, de los buenos, no de los sanguinarios) recitando a su amada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paloma. Ahora que la mayoría están de vacaciones da gusto leer letras conocidas como las tuyas.
      Los piratas parecen ser parte primordial de tu imaginario romántico. Podría tratarse del de Espronceda cantando sus aventuras: "Asia a un lado al otro Europa, y allá en el frente Estambúl."
      Besos veraniegos del que no tendrá vacaciones ni solaz.

      Eliminar
  5. Es un poema marinero precioso, y quienes amamos y disfrutamos de este Mediterráneo maravilloso, nos hace sentir cerca este poema.
    Te soy sincera, madrugar un domingo y leer algo tan bonito, da gusto comenzar así.
    Un beso. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poema de amor con trasfondo marinero más bien.
      Soy poco de mares y playas, quizás por estar lejos de ellas, pero me atrae sobremanera el arte de la navegación y todo lo relacionado con los barcos. A parte, es muy socorrido el entorno para los símiles y las metáforas. Una relación de amor es un gran viaje en el que embarcarse con sus riesgos de naufragio y sus aventuras marineras y no marineras.
      Besos Teresa y gracias por seguir cerca.

      Eliminar
  6. Un precioso poema Francisco.
    Encantadora forma de engalanarlo, meciéndolo cuidadosamente para que no desborde pero tampoco se pierda. Siento en este poema y la descubro a ella a la libertad que para mí es lo que el verdadero amor nos debe otorgar.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La libertad también puede ser merecedora de estos versos, pues no en vano tiene nombre de mujer.
      Yo te descubro a ti como impenitente y fiel seguidora de mis renglones y por ello ¡Gracias!
      Y besos naturalmente.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...