sábado, 28 de octubre de 2017

Mi tirano favorito




De forma continuada pretendes que me someta a tus caprichos, que forme parte de un juego entre dos que nunca quieres que se acabe. Y yo me canso, pues miro por ti más que por mí. Y tú actúas como si nada te importasen mis necesidades ni mis gustos. Eres ladrón de mi tiempo y de mi sueño.

Nunca te sacias de mi presencia y a veces desespero y rabio queriendo liberarme de tu acaparadora atracción. Cuando te interesa, despliegas todas tus armas de seducción.
No soy capaz de negarte nada, me tienes atrapada en un bucle de encuentros y desencuentros, de llanto y sonrisa. 

Algo más fuerte que el orgullo me empuja a quererte tal y como eres: egoísta, exigente, tirano y algunas veces maltratador.

Porque a pesar de todo siento que las entrañas se me desgarran cuando no te tengo cerca, que eres la luz que me alumbra y el sentido de mi vida. Te amo de veras y me desvelo por darte gusto.

Aunque hoy, ante tus requerimientos, tendré que proponerte otra forma de abordar nuestra necesidad de mutua compañía. Vengo agotada de trabajar y tendrás que concederme el favor de no tener que arrodillarme en el suelo para jugar con los Play Mobil.




Derechos de autor: Francisco Moroz



26 comentarios:

  1. Qué bueno, Francisco. Me encanta como vas exponiendo la situación y nos haces pensar en una relación de pareja para luego descubrir que es a un hijo al que se habla. Y cuando se lee por segunda vez, se descubren matices que dan pistas, y se da uno cuenta de lo bien escrito y dosificado que está. Realmente bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes de mis trucos perceptivos, de mis argucias argumentales. Y aún así te sigues dejando engañar. Eres un ser inocente en esencia.
      Además muy generosa Rosa. Y no diré más.
      Un beso

      Eliminar
  2. La verdad es que ponerse a jugar con los niños después de una jornada agotadora de trabajo es digno de denuncia ante el tribunal de derechos humanos. Recuerdo con pavor cuando llevaba a mi hija al parque después de estar todo el día trabajando, qué agotamiento!
    Esos locos bajitos son unos tiranos, sí señor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja,ja. Si no te conociera diría que tienes el corazón muy duro, tan duro como las jornadas laborales que nos hacen llegar agotados a casa. El problema que esto se agrava con los años. antes venía sin ganas de jugar con los hijos, ahora llego y no me apetece ni hablar, de lo cansado que estoy.
      Un beso Paloma

      Eliminar
  3. Buen relato Francisco. Lo que hace una madre por su hijo no tiene nombre. Pero en mi caso (y me siento muy afortunado) mi padre solía jugar más conmigo,aunque mi madre también jugaba conmigo. Además los Play movils siempre me han gustado. Este relato me ha hecho viajar a mi infancia. Gracias Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está bien. Es de bien nacidos el ser agradecidos y tú homenajeas a tu madre y a tu padre. Ellos seguro que también presumen de hijo.
      Los niños no son exigentes si se les sabe educar adecuadamente, piden lo que saben que pueden lograr, y la atención y el compartir juegos es de lo más elemental. ellos no saben de nuestro cansancio ni de nuestras limitaciones.
      Un abrazo amigo, y gracias por pasarte de vez en cuando por el blog, señal de que no me olvidas.

      Eliminar
  4. ¡Me encanta! Porque no se niega a jugar, sino tan solo a arrodillarse por el cansancio y es que...¿quién dice NO un niño a la hora de jugar? Te lo dice una tía "pluriempleada" con sus sobrinos para esos menesteres. A ellos no los llamaría "tiranos", pero sí (como dice Paloma) locos bajitos.
    Un beso, Francisco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú como tía lo sabes bien, y encima no recriminas ni echas en cara el tiempo que les dedicas a tus sobrinas-os. Es más, te sientes importante, eso es lo que consiguen los niños con uno, hacernos sentir importantes y necesarios en sus pequeñas vidas. Incluso si eres buen padre, madre o tía te conviertes en sus referentes.
      Besos, mi amiga

      Eliminar
  5. Mi tirano favorito jaja Buen título, considerando de qué trata el texto.

    Saludos salados, compañero de letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pareció una buena alegoría a la película de animación.
      Me alegro de tu visita.
      Saludos Julio

      Eliminar
  6. Los padres de hoy en día lo tienen realmente difícil para atender todas las demandas de sus trabajos y de sus hijos. A las primeras no queda más remedio; a las segundas se atiende con el corazón y con las pocas energías que quedan tras un duro día de trabajo. Y sí, en la naturaleza de los niños está el ser un poquito tiranos :))

    ¡Buen micro, compañero! Reconozco que esta vez el final me pilló completamente desprevenida :)

    Besos de domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños, niños son. Y los bien educados por sus padres creo que suelen ser más comprensivos que aquellos acostumbrados a tener isofacto todo lo que exigen en el momento en que lo piden.
      Por ello la naturaleza tiene culpa en parte, los progenitores y abuelos la mayor que conceden sin pensar en las consecuencias.
      Besos.

      Eliminar
  7. Buen micro, Francisco. Con ese suspense que le pones al final y hasta no llegar a él quedo confundida a quién se refiere en un principio jajaja. Desde luego que eres un artista en el manejo de las letras.

    ¡Abrazos!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vaya palabras que me dedicas Mila. "Artista en el manejo de las letras" ya quisiera serlo y poder ganarme la vida con ello.Je,je.
      Pero para mi es satisfactorio que paséis al menos el buen rato que dura la lectura de tan pequeños relatos.
      Gracias amiga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Genial, Francisco!!! Sorpresa al desvelar de quién se trata jaja. Al ir leyendo parecía que se tratara de la pareja y resulta que es el hijo. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la idea, y de nuevo habéis caído en el trampantojo preparado por la imaginación. La mitad del mérito es vuestro, que lo sepáis, porque entráis a la lectura con la inocencia por delante.
      Abrazos, Marina y gracias.

      Eliminar
  9. La tiranía de los niños es la única que aceptamos de buen agrado... aunque sea agotadora. Estupendo micro. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños saben como seducirnos y atraparnos en sus redes de interesado amor.
      Un abrazo compañero.

      Eliminar
  10. Se acabará arrodillando y lo sabe... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los que tenemos hijos sabemos que al final triunfan sobre nosotros y hacen prevalecer sus intereses sobre los nuestros.
      Abrazo, compañero.

      Eliminar
  11. Desde luego que sí esa tiranía se acepta con gusto.
    Muy bien llevado hasta la sorpresa final.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No deja e ser una relación de amor interesado el del hijo sobre los padres, pues les necesita para todo. no así la relación de los padres con respecto al hijo, que le dan y le complacen por puro amor, sin pedir no más que alguna muestra de cariño.
      Pero que hay niños tiranos y déspotas, sin duda, pero culpa de los progenitores será por no poner cortapisas a sus continuos requerimientos y peticiones.
      Besos, amiga.

      Eliminar
  12. Qué belleza de tiranía. Abrazos y enhorabuena por el relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marisa. Si es una tiranía mesurada bien; lo malo que otras son desmesuradas y absorbentes.
      Abrazos.

      Eliminar
  13. Ellos no entienden las obligaciones de los adultos, ¡y menos mal! La etapa más bonita sin ninguna duda. Seguro que con el tiempo los dos lo agradecen.
    Muy bonito y tierno, Francisco.
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La relación entre padres e hijos se ha de ir fraguando alrededor de la felicidad de los unos con los otros. Es necesario al principio mucho sacrificio en tiempo y dedicación. Todo se compensa cuando van creciendo, y si son buenos hijos al final los que te dedican sus tiempos son ellos. El concepto de familia está muy infravalorado hoy en día, pero ver una de ellas unida es una bendición.
      Besos querida Irene.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...