martes, 18 de junio de 2019

Se busca




El nombre de mi hermana se lee en los numerosos carteles pegados en paredes y vallas de la ciudad. Por encima de las letras que lo conforman se puede apreciar una foto de su atractivo rostro, sus labios, dibujando esa sonrisa que enamora, y que es tan característica de ella.

Desapareció hace un mes, tras el trágico incidente del tren en el que se vio implicada junto con otros veinticinco inocentes pasajeros. Fue la única superviviente del vagón que ocupaban.

La policía la busca desde entonces, demandando la colaboración ciudadana y avisando de antemano en los noticiarios que va armada y es peligrosa.


Derechos de autor: Francisco Moroz


12 comentarios:

  1. No me extraña que la busquen y espero que la encuentren antes de que la vuelva a armar. Menuda hermanita. Para eso es preferible ser hijo único.
    Buen relato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cuántas personas de este tipo tan común, no se esconden entre nosotros?
      Después de cada suceso cruento, las declaraciones de vecinos y familiares al respecto del asesino suelen ser del tipo: Era una persona amable y cordial. Educado y respetuosa.
      Ja,ja. Como para fiarse de las apariencias.
      Besos.

      Eliminar
  2. Todos los desaparecidos deberían ser encontrados, unos para rescatarlos y devolverlos a su hogar, y otros para meterlos en la cárcel. Al pie del cartel debería figurar la recompensa, jeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuantos ciudadanos de pro, no dejan de ser lobos con piel de cordero. Cuantos de ellos no guardan muertos en los armarios.
      Decía un erudito que: La mitad de los seres humanos deberían estar en libertad vigilada y la otra en un psiquiátrico.
      Menuda perspectiva, no da mucha confianza en la especie.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola, Javier:
    Siempre introduces al final un giro inesperado que trastoca todo lo que uno llevaba en su cabeza, y que me encanta. ¡Madre mía, que la apresen ya . Menudo elemento!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo del final inesperado es marca de la casa, sobre todo en micros con tan pocas palabras cuyo giro final debe tener pies y cabeza a la par que sentido.
      Si investigáramos convenientemente en cada historia familiar, nos daríamos cuenta que,toda familia ha de lavar trapos sucios.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  4. Caramba ¡¡¡ El final hace que se relea el texto. Muy bueno.
    SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra Manuela que te haya instigado a releer. Pues me has leído dos veces. Y eso, se agradece.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Vaya esta vez sí que me ha pillado de improvisto ese giro final, vaya con la hermana.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ahhhh! Eso quiere decir que no siempre lo consigo. Tendré que disfrazar mejor mis intenciones escritas.
      Besos

      Eliminar
  6. Jaja ¿Armada y peligrosa?. Entonces que se vaya a la mierda y que otro la aguante. Creo que no estoy en edad para conocer mujeres así (porque todas son así). O quizás solo paso por un bajón transitorio y ya se me va a pasar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que se se dice: una mujer de armas tomar. Pero nuestra pregunta sería ¿Qué es lo que la indujo a cometer semejante tropelía?
      No creo que todas las mujeres sean así Julio, sería terrible para los hombres. Je, je.
      Un abrazo, compañero.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...