lunes, 13 de noviembre de 2017

Suspicacias





¿Qué será lo que le ponía su madre?

Me gustaría saberlo, pues cada vez que recibía un mensaje de ella en el móvil se azoraba y miraba para todos los lados. Después, con una sonrisa tonta, tecleaba frenéticamente la respuesta.

Un día vino con un ojo morado al trabajo, nos dijo que se trataba de un accidente domestico en la cocina. Ya no volvió a recibir más mensajes maternos.

Yo opino que su mujer tiene un poco de mal genio, los compañeros piensan que la tal “mami” no era realmente quien decía ser.

Los mal pensados abundan, pero, ahora me he empezado a poner celosa. 

Derechos de autor: Francisco Moroz

9 comentarios:

  1. Me temo, amigo Franscisco, que se llevará e secreto a la tumba, pues debió de ser algo muy humillante, digo yo.
    Y es que con las mujeres ya se sabe... jajaja
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Nos queda la intriga de quien estaba al otro lado del móvil. Me ha gustado mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Igual era una madre muy dominante y posesiva. Lo que me pregunto es que habrá hecho con "mami", sea o no su madre, es muy extraño que haya dejado de mandarle mensajes. ¿Se hartaría él de recibirlos más allá de lo razonable?
    Un beso, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Vaya con las "mamis", jajaja ¿qué le contaría?
    Intrigada me has dejado.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. En esta ocasión, Francisco, te felicito por el gran partido que le has sacado a la intriga como fuente de inspiración de tu microrrelato (supongo que para concurso, al llevar esa tinta azul en la primera frase).
    De modo que mientras pensamos la respuesta, lo que si es evidente es que este "hijo" no era trigo limpio y la madre era quien de verdad conocía sus enredos.
    Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
  6. Que madre más poco cariñosa, por no decir otra cosa. Nos dejas con la duda si era realmente ella quien le escribía y que le decía.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Me he quedado con la pregunta inicial que formulas: ¿qué sería lo que le escribía?
    Cuenta cuenta...Además lo de "celosa" me descoloca.
    Siempre ocurrente, tú.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hay hijos que se merecen un buen puñetazo. Dado con amor, pero certero jaja

    Saludos salados!

    ResponderEliminar
  9. Mamá no creo que fuera la autora de los mensajes. Cuando se juega a dos bandas se puede acabar, como mínimo, con un ojo morado.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...