lunes, 8 de enero de 2018

Dinero fácil

Antes de que comencéis a leer os indico que la frase del comienzo os sonará. 

Formó parte de un "relato a cien" de los que escribo que titulé: Orgullo paterno.

¡Pues bien! Recibí una petición muy especial durante las fiestas de navidad, la propuesta de redactar un relato algo más largo que le quitase algo de gravedad al que escribí en su momento. 

Puse dos condiciones y con ello evadí parte de la tarea, más bien toda la esencial (El que quiera peces que se moje el C--- )

Primera:

Que la idea de la trama fuese original e inventada por el peticionario.

Segunda: 

Que la escribiese en todo su desarrollo.

Yo solo me reservaría las correcciones de forma y estilo.

De esta manera quedó lo que leeréis a continuación, y que
ambos (dos) esperamos que os guste.





Su padre le dejaba conducir la furgoneta solo en días especiales, pues Alfredo tenía dieciséis años, aunque aparentaba más. No quería arriesgarse a que le pusiesen una multa, a pesar de que su hijo conducía con la técnica de un piloto de carreras.

Hoy tocaba trabajar aun siendo domingo, ya que no sobraba el dinero. Llevaban una semana planeando esta salida que recorrería el interior de una urbanización de lujo, parando en los objetivos señalados.
Alfredo arrancó el vehículo con nerviosismo, ajustó el retrovisor de la cabina, metió la primera y pisó el acelerador. El cambio de marchas lo manejaba con tal pericia que parecía una extremidad más de su cuerpo.

Cuando llegaron a la entrada del complejo, se dieron cuenta que una barrera les cerraba el acceso. El padre intercambió unas palabras con el vigilante y este les dejó paso franco. Giraron a la derecha, y en dos calles más, a la izquierda. La primera parada la realizarían a doscientos metros. Entonces el muchacho frenó suavemente y sin apagar el motor miró a su padre.
Este aprovechó para pasarle una pistola mientras el agarraba otra.

Abrieron las puertas y salieron con cautela, acercándose lentamente a la finca, mirando con recelo al otro lado de la cancela, donde se vislumbraba un jardín muy cuidado con setos recortados por manos expertas. Un poco más allá una fuente, y en el lateral derecho unos parterres cuajados de coloridas flores. Al fondo se veía una ostentosa edificación de tres plantas con amplios ventanales.

Su padre le señaló con la cabeza la cámara de circuito cerrado instalada sobre la puerta, y le indicó la gran caseta que había en el interior a la izquierda. Esa sería la zona de mayor riesgo y de la que más tendrían que estar pendientes mientras realizaban su trabajo.

Padre hijo intercambiaron una mirada, y el primero le pasó su pistola, comunicándole que el cogería el dinero.
De pronto se oyeron unos fuertes ladridos, y Alfredo comenzó a sudar de puro miedo. Ocurrió lo que temían. Una descomunal bestia negra con forma de perro se abalanzó contra la verja, gruñendo y enseñando sus afilados colmillos.

Después del sobresalto todo ocurrió muy rápido.
El padre introdujo precipitadamente una de sus manos dentro de la bolsa blanca, sacando las monedas que se hallaban en el interior, a la vez que su hijo depositaba las dos barras de pan, para finalmente correr hacia la furgoneta con el corazón palpitando a mil por hora.


Nadie hubiera dicho que ganarse un dinerillo repartiendo el pan, supusiese tamaña aventura.



Derechos de autor: J.M & Francisco Moroz



8 comentarios:

  1. Pues como no nos dices quién es el autor, no sabemos a quién hay que darle la enhorabuena porque su relato es muy divertido y está muy bien escrito.
    Cualquiera te pide que alargues un poco un relato. Antes de darse cuenta se ve una con la pluma en la mano y escribiéndolo ella misma, ja, ja.
    Un beso y transmite mi felicitación (aunque preferiría que nos confesaras quién lo ha escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa. Yo diría el nombre del autor, pero no te sonaría de nada, además me ha prohibido que lo nombre, por pudor, vergüenza o timidez, no sé. En todo caso te explico que cuando me hizo la propuesta y le puse las condiciones se quedó como pasmado, demostrando con su gesto de estupor, que lo había pillado y no tenía escapatoria. La verdad es, que pasamos un buen rato pergeñando lo escrito.
      Besos y gracias por comentar, como es habitual en ti.

      Eliminar
  2. Es que hay trabajos que, por sencillos que parezcan, no están exentos de peligro, jeje.
    Muy buen relato que lleva a equívoco hasta el mismo final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo yo Josep, que no hay trabajo que no requiera su pericia, tenga sus dificultades y sus pros y contras.
      En este caso la fama la tienen los carteros a los que se les imagina siempre con el temor en el rostro cuando tienen que depositar en ciertos buzones la consabida carta cuyo receptor es propietario de un perro agresivo. Esa estampa ya no es real y menos en fincas de propiedad horizontal. Aunque hay personas, y te lo dice un servidor que trabajó una temporada en correos, que son más agresivas y violentas que cualquier perro.
      Un abrazo y mi agradecimiento por tus palabras.

      Eliminar
  3. Desde luego has o habéis jugado con el desconcierto en este relato a dos manos y es que no hay ninguna profesión que no sea peligrosa. Me has hecho pensar en aquellos pobres carteros que habían corrido muchas veces para escapar de esos colmillos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos, hemos. Es tal como lo cuento en la presentación.
      En un principio lo tenía que escribir yo y al final los condicionantes impuestos hicieron al peticionario argumentar y escribir el relato. Yo solo cambié alguna frase y corregí en parte el desarrollo.
      Gracias por venir a la cita.
      Un besazo.

      Eliminar
  4. Me recordó otra profesión de riesgo: ser cartero jaja

    Bien llevado el texto. Hacia el final el desenlace es precipitado y sorprende.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente es la profesión que todos relacionamos con correr delante de un perro por si acaso se le escapa la dentellada.
      Un saludo Julio.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...