martes, 23 de enero de 2018

El legado





Mi abuelo luchó en la guerra, en el bando de los perdedores. Una esquirla de metralla le arrebató uno de sus ojos.
Cuando me contaba historias yo insistía en que me narrara las aventuras que vivió durante la misma, pero al contrario que otros, mi abuelo nunca me hablaba sobre ello.

Una tristeza peculiar parecía embargarle de vez en cuando, sorprendiéndole pensativo, como si se hallara fuera de este mundo. Si osaba interrumpir sus pensamientos para preguntarle qué le pasaba, él me respondía con un suspiro y una frase: “Extraño una parte de mi".

Mi abuelo fue agricultor, de los que salían al campo antes de que el sol se levantara por el horizonte, de los que tenían las manos como el cuero, agrietadas por el frío, endurecidas por la madera de la azada. 
Acostumbrado a pasar días enteros a la intemperie y en soledad, no era de los que se quejaran por cosas sin importancia. 
Hombre de pocas palabras, las justas para comunicar su escueta filosofía. Nada de banalidades decía, que te llenan la boca de mentira y el corazón de rencores. Ni religión, ni política solían ser temas de conversación pues según él, nunca conducían a nada bueno ni los partidismos ni los credos.

Manifestaba que el mundo era muy complicado como para enrevesarlo más con nuestros sofismas, -bonita palabra que resumía toda la sabiduría que guardaba- afirmaba que no había camino más corto que el que andábamos de manera voluntaria y en buena compañía, pues esa era la manera de llegar más lejos y más entretenido.

En pocas ocasiones le vi triste, solo alguna vez, cuando mi padre le regañaba por sus descuidos de viejo y sus olvidos inoportunos. Nunca contestó con mal talante, únicamente miraba a los ojos de su hijo y se retiraba a su cuarto arrastrando los pies, murmurando por lo bajito: “Llegará el día en que estés a mi lado y yo no pueda ni escucharte ni consolarte".

Para mí, siempre fue un ser especial al que recurrir en los momentos en que nadie más parecía comprenderme. Tenía el don de tranquilizarme posando una de sus grandes manos en mi hombro o dejándome llorar recostado sobre su pecho, donde oía su calmado corazón de anciano, que no tenía premura por llegar a ningún lado.

Sus movimientos eran pausados. Me explicaba que cuanto más se precipitará uno en tomar decisiones y en ejecutarlas, más posibilidades de errar tenía. Que viviendo la vida con prisas, los momentos importantes pasaban por nosotros en un vuelo, privándonos de la ocasión de saborear la felicidad en los buenos y de aprender lo necesario para fortalecernos en los menos afortunados y dolorosos.

Era entonces cuando soltaba de sopetón, con un guiño de su único ojo y una risita burlona su chascarrillo preferido: 

“Ahora, que es cuando tendría que correr apresurado para llegar a tiempo al baño, es cuando no llego nunca para vergüenza mía”.

Le gustaba abrazar como yo abrazaba a mis peluches preferidos, con fuerza y a la vez con ternura. Entre sus brazos sentía el calor del amor verdadero, era mi refugio, en donde me encontraba a salvo de mis monstruos interiores.

Mi abuelo se marchó a la otra orilla una noche de noviembre, sin avisar, silencioso como siempre fue. Mi madre comentó que nunca les dio mucho que hacer para lo mucho que les había ayudado. 
Mi padre lloraba desconsolado, transformado en el niño que en el fondo era, mientras besaba su frente fría, arrepintiéndose de los desplantes y las reprimendas que otorgó a su viejo. Y yo, convertido en adolescente, insistí en estrecharlo entre mis brazos aunque ya no sintiera el calor de su abrazo.

Era consciente que me había quedado huérfano de su presencia esencial, esa que le mostraba a él como referente, ejemplo al que imitar, con su personal bagaje de valores fundamentales, que me ayudaron a fraguar mi personalidad para crecer como hombre honesto.

Me dejó como legado sus sabias palabras, sus acertados consejos y una nota escrita por su mano con letra temblorosa metida entre las páginas de un libro que me leyó todas las veces en las que se lo pedí; ese de Exupery, y justo donde el zorro dialoga con el principito indicándole aquello de que la belleza y lo verdaderamente importante están en el interior de cada persona.

Y la nota rezaba:

“Querido nieto, me voy tranquilo, sabiéndome valorado. Sé que me escuchaste, y que por ello habrás aprendido parte de lo que quise trasmitirte. Quiero dejarte algo que me perteneció desde después de la guerra, algo que me recordaba diariamente que las personas, las circunstancias y las cosas, son tan buenas o malas como la mirada del que las observa, que todo es relativo y nada para siempre. Cultiva aquello que dé buenos frutos y no los malos hábitos que terminan ahogando los sueños y matando las ilusiones. 
Y ante todo recuerda, que nunca debes esperar a las despedidas para demostrar el amor que sientes por aquellos que te importan.

Tu abuelo, que te quiso con casi todo su ser".

Y envuelto en un pequeño trozo de papel de periódico, su ojo de cristal metido en un tarro de canicas. Esas que fueron parte de nuestro tesoro.

Derechos de autor: Francisco Moroz

32 comentarios:

  1. Muy buen relato Francisco, sabio tu abuelo, y que poca guerra dan los ancianos, después de vivir ellos la suya. Muy enternecedor este relato y que buen regalo te dio tu abuelo. Algo que desde la guerra le faltó y sustituyó por un ojo de cristal. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he releido para el tintero y la verdad es que es un relato muy tierno y bonito. ¡Suerte en el concurso! Abrazos

      Eliminar
  2. Precioso relato, Francisco. Me ha hecho acordarme de mi abuelo que en nada se parecía a este tuyo, pero que era también todo un personaje. Después de más de treinta años desde que murió mi última abuela, cada vez les echo más de menos. Todo un mundo el que podrían transmitirnos y al que no prestamos demasiada atención cuando deberíamos. Lo malo es que se van sin remedio y no tenemos una segunda oportunidad. A veces, lloraría de rabia por no poder volver a abrazarles una sola vez más. Con eso solo me conformaba: volver a abrazarles sabiendo que es la última vez. A veces los sueños me lo permiten y son los sueños mejores que recuerdo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Conmovedor y muy tierno. Precioso.

    ResponderEliminar
  4. Oh qué tierno y hemotivo me ha parecido tu relato y que consejos más sabios le da ese abuelo a su nieto, especialmente el no esperar a demostrar cariño, digamos mucho más a aquellos que queremos cuanto los queremos.
    Me ha encantado tu relato.
    Besos amigo

    ResponderEliminar
  5. Hola Francisco. Acabo de leer tu relato y de secar las lágrimas que me caían. A mí, por un lado me recuerda a mi abuelo y por otro a mi padre. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Un legado con un buen deseo: un buen porvenir, y una carta que trascenderá en el tiempo, algo más que un simple recuerdo. Un abrazo Francisco

    ResponderEliminar
  7. La sabiduría de la experiencia de nuestros antepasados no tiene precio. Este abuelo era una fuente de sensatez y de amor, cosas que, en vida, no se valoran lo suficiente.
    Un bellísimo relato, lleno de ternura.
    Un abrazo, Francisco.

    P.D.- He visto que con este relato participas en el concurso del Tintero de Oro. Te deseo mucha suerte, pues la mereces.

    ResponderEliminar
  8. Muy emotivo relato, Francisco. Tierno y lleno de sabiduría. Creo que para todo, o al menos para la mayoría la relación con nuestros abuelos es siempre muy especial. ¡Suerte en el concurso! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ese abuelo tenía razón al decir que no había camino más corto que el que andábamos de manera voluntaria y en buena compañía, y que hay que demostrar nuestro amor a los que queremos.
    También me has recordado al mío, al que ví fallecer hace unos cuantos años, y que era para mí todo un modelo a seguir. Preciosa historia la tuya, Francisco.

    Te deseo mucha suerte en el concurso.
    Un beso muy fuerte cargado de mucho ánimo, amigo.

    ResponderEliminar
  10. Precioso y perfecto relato, Francisco. La sabiduría popular representado por este superviviente de la vergonzosa guerra que aún hoy se juega a desaparecer, enfrentando a hermanos y abriendo heridas que no sanan.
    Suerte tuvo nuestro protagonista de tener a su abuelo como guía; sin duda guardará y transmitirá su sabiduría hasta ser él que que cruce a la otra orilla.
    Te deseo lo mejor, Francisco.

    ResponderEliminar
  11. Gracias m hizo recordar a mis abuelos maternos, gracias a ellos por ser parte de mi existir

    ResponderEliminar
  12. El legado inmaterial de los buenos consejos, esos que nacen de la experiencia, y que alguno de nuestros mayores nos deja es más valioso que los palacios o una cuenta en el banco.
    Enternecedor relato.
    Una abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hermoso, muy emotivo relato, Francisco
    Los abuelos son excelentes narradores de historias que despiertan nuestra imaginación. El de tu protagonista le dejó un legado de pequeñas lecciones de sabiduría.
    !Suerte en el concurso!
    Saludo

    ResponderEliminar
  14. Que relato tan hermoso, Francisco. Por tu forma de contarlo y por la emotividad que desprende. Suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  15. Muy buen relato, Francisco, muy emotivo y con muchas enseñanzas de vida. Todo el monólogo del nieto es muy conmovedor y el regalo que le deja el abuelo es un muy buen desenlace para terminar la historia. Mis felicitaciones. Te deseo mucha suerte en el concurso del tintero.
    Ariel

    ResponderEliminar
  16. Te felicito, Francisco. Es un relato precioso, transmite ternura y sabiduría. Muy emotivo. Suerte

    ResponderEliminar
  17. Cuando un relato toca en lo personal a quien lo escribe, se nota, traspasa la pantalla. Este es un ejemplo. Si algo se puede decir de él es que está cargado de sentimiento. En cierto modo todos hemos visto a nuestros abuelos reflejados en él, esos abuelos que también fueron a la guerra y que los marcó de por vida. Un hombre sabio este abuelo, sin duda. Mucha suerte en el concurso Francisco, es un gran relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Francisco, compartimos este bonito espacio de letras. Tu relato me lo quedo como uno de mis preferidos, tiene la ternura y la profundidad de los afectos únicos, como suelen ser casi siempre los abuelos. Narrado con naturalidad, sin retórica, nacido desde el alma. No sé si inspirado en el abuelo, es lo mismo. Los escritores no tienen que explicar nada. Te felicito por esta bella historia y te dejo un abrazo. Nos vemos en El Tintero.

    ResponderEliminar
  19. Gracias, Francisco, por participar con este relato en EL TINTERO DE ORO. Un abrazo y suerte!!

    ResponderEliminar
  20. Hola Francisco.
    ¡Qué importante son los abuelos en la vida de los niños! Tienen más tiempo que los padres, tan ocupados trabajando, y el modo pausado en que viven da al niño otra dimensión y otro referente.
    Hay sentimiento en lo que cuentas Francisco, y mucho cariño. A mi me ha hecho mucha gracia la frase de que "ahora que tenía que correr más para ir al baño...", pues no solo lo has dotado de sabiduría, sino sobre todo, de humanidad.
    Un fuerte abrazo compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El comentario anterior fue mío, Tara-Isabel, que me equivoqué de correo

      Eliminar
  21. Hermosa semblanza de un abuelo, de los abuelos (casi la mayoría). Me ha emocionado transitar tus letras; hay verdades enormes en tus palabras. Buena suerte compañero. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  22. Me ha gustado, Francisco.
    Tierno y visual. La relación del niño con el abuelo y viceversa me ha encantado.

    Suerte, compañero

    ResponderEliminar
  23. Maravilloso relato, cuánta ternura desprende. Los abuelos nunca deberían dejarnos solos. Mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  24. Gracias Francisco, aunque tus palabras me han hecho llorar, agradezco todo lo que transmites. Te deseo mucha suerte.

    ResponderEliminar
  25. Y aquí me tienes, intentando que las lágrimas no lleguen al teclado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. ¡Qué belleza y cuánta ternura, amigo Francisco! Párrafos como "[…]dejándome llorar recostado sobre su pecho, donde oía su calmado corazón de anciano, que no tenía premura por llegar a ningún lado." hablan de lo cuidado del texto, tanto en la forma como en el fondo. Me ha gustado mucho, amigo, y me ha emocionado.
    Te deseo mucha suerte en el concurso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Un relato muy personal a lo que parece. Perfectamente tratado, y cuidado con mucho mimo. El tono elegido para el personaje nieto en primera persona, sirve para retratar muy exactamente al personaje abuelo, "De tal palo tal astilla" hay un dicho popular. Como autor das ese punto de vista de una forma más que correcta.
    Gracias

    ResponderEliminar
  28. Hola Francisco.

    Un relato muy emotivo y aleccionador. Ese abuelo mostrándose tal y como es para bien de su nieto. Un legado que vale un tesoro. Muy bien narrado.

    Suerte en el concurso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Cuanta ternura se encierra en este relato ,la figura del abuelo es intrínseca al sentimiento que desprende, sabiduría y complicidad con todos los que le rodean.
    Bien narrado y de fácil lectura.
    Un abrazo y suerte en el concurso
    Puri

    ResponderEliminar
  30. Un entrañable relato, Francisco. Recrearse en el pasado cuando se ha querido mucho a una persona es como un bálsamo que nos la acerca de nuevo. Bien por ese abuelo y por tan sabios consejos. Y bien por ese nieto que lo recuerda con mimo y admiración.
    Suerte en el concurso. Abrazos.

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...