miércoles, 28 de marzo de 2018

Esta semana es santa ( 2ª Parte )






¿Y qué es eso de la cuaresma?

Pues se refiere a esos cuarenta días necesarios que se han de emplear después de los excesos para purificarse, y preparar el cuerpo y el alma a base de esas privaciones anteriormente referidas. Era como el purgante requerido para vaciarse de todo mal e impureza de cara a la celebración de la Semana Santa. Cuarenta días que comienzan el miércoles de ceniza donde se nos recuerda que somos polvo y que así terminaremos llegado nuestro momento. Pero llegados aquí, permitirme adornar un pequeño espacio, con esos versos de Don Francisco de Quevedo que dicen así:

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera:
mas no, de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.
Alma a quien todo un dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
médulas que han gloriosamente ardido,
su cuerpo dejará, no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.

Estos cuarenta días de preparación terminan el domingo de ramos. Doña cuaresma vuelve a ganar la batalla a Don carnal.
Una buena documentación literaria de como se sucedían estas festividades, la podemos encontrar en “El libro del buen amor” del Arcipreste de Hita, que nos cuenta en tono irónico y jocoso ciertas costumbres licenciosas que hasta el clero practicaba durante este lapsus de tiempo, donde se relajaban ciertos hábitos (Sin dobles sentidos)

Y ahora trataré sobre algunas tradiciones asociadas a estas festividades que no están muy claras del todo.

Cuestión de huevos.

Es bien sabido que en países angloparlantes, así como en los del norte de Europa se encuentra arraigada una de las tradiciones más curiosas, que consiste en pintar huevos con colores llamativos y esconderlos para que los tiernos infantes los encuentren para llenar las cestas que portan, como si fuesen buscadores de setas (También en Hallowen) esto sí que podría llamarse fiesta de la recolección.

Bien, pues esto viene de nuevo de los ingeniosos Babilonios que afirmaban que un gran huevo cayó desde el cielo al río Eufrates. Huevo del que salió la diosa Astarté, creencia la del huevo sagrado, compartida con otras civilizaciones como la egipcia que asociaba el sol con esa forma ovoide.

Naturalmente los druidas celtas (Estos están metidos en todos los berenjenbales) portaban el huevo como símbolo de su fe en los antiguos dioses. Al igual que los romanos que precedían sus procesiones religiosas dedicadas al dios Ceres con el mismo elemento, y consagraban otro en la festividad a Baco (Que por huevos no quede) Para chinos y japoneses los huevos también son antes que la gallina.

Naturalmente esta tradición chocaba con los intereses de ese ayuno impuesto en cuaresma, en que la gente de bien se privaba de ellos y se veía en la necesidad de guardarlos hasta después del domingo de resurrección en la que se encontraba con un excedente con periodo de caducidad. 
El ingenio de algunos, convirtió en tradición el dar salida a esos remanentes ovoides, que con una manita de pintura artística quedaban envueltos para regalo, y salir airosos con su generosidad de algunos compromisos, quedando como dios con prójimos, vecinos y familiares.

Muchos de vosotros recordareis esos panes redondos, que sobre todo en las zonas rurales se confeccionaban con uno o dos huevos incrustados en el medio, y que por lo común eran regalo de abuelos a nietos y de padrinos a ahijados. Y esto ¡Sí! Ya con la bendición de la santa iglesia católica, apostólica y romana desde el siglo XII.

Por otro lado no deja de ser un símbolo de fecundidad, renovación, resurrección, comienzo de la vida.
¿Recordáis lo del equinoccio de primavera? ¡Pues eso!



Continuará


Primera parte

Tercera parte

Cuarta parte

Derechos de autor: Francisco Moroz

6 comentarios:

  1. Ese soneto creo que es el más bello que se ha escrito nunca. Aunque me temo que el polvo a que se refiere la Iglesia no es precisamente enamorado.
    Interesante saber de dónde viene (o puede venir, porque hay variedad de posibilidades por lo que veo) la tradición del huevo de Pascua.
    Un beso, y feliz Pascua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo en lo del soneto de Quevedo. Dice mucho de su sensibilidad, aún siendo un personaje muy polémico de su tiempo siempre en guerra abierta contra el pobre Góngora.
      Lo de los huevos "tiene huevos" nunca mejor dicho, pues es cierto que la tradición es confusa. lo único que queda claro es su procedencia de los países del norte de Europa.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Qué interesante, no sabía yo que lo de los huevos era para sacarse de encima el excedente jajaja
    A mi me gusta mucho esa tradición de decorar los huevos y esconderlos, me parece muy graciosa y para los niños es muy divertido.
    A mi me comentaron que esos panes redondos con huevo que se llevaban a los ahijados en tiempos que se pasaba bastante hambre, eran el origen de las monas de pascua, no sé si es cierto pero ahora saldré de dudas cuando te lea.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los huevos es como lo de las uvas de fin de año. Creo que los intereses económicos siempre priman por delante del resto de motivos posibles.
      El ser humano se mueve sobre todo por sus intereses espúreos.
      Efectivamente lo de las monas españolas no tienen que ver con las de chocolate envueltas en papel metalizado.
      Gracias por leerme Conxita.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Lo de los huevos de Pascua siempre creí que era una tradición importada. No sabía lo de los panes con los huevos escondidos. De todas formas a mí los huevos, en Pascua o en cualquier otra temporada, como me gustan es con patatas y chorizo, qué quieres que te diga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente Paloma los huevos no estaban escondidos realmente, estaban en medio del pan, como incrustados.
      Otra tradición propiamente de nuestra península es romper la cáscara de dichos huevos duros sobre la frente del compañero que tengas más cerca en la mesa a la hora de consumirlos.
      Curiosas tradiciones que se van añadiendo al elenco de las que ya existen.
      Un beso.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...