martes, 13 de marzo de 2018

Suplicio y tormento





Solo esas pocas palabras que salen de la boca del individuo son suficientes para que la tensión empiece a reinar en el reducido habitáculo. La amenaza latente queda suspendida como espada de Damocles sobre las cabezas de los que allí penamos, encerrados por los ineludibles designios de nuestro malhadado destino.

Es más que palpable el olor a sudor frío que traspasa la ropa y que emana de los poros de nuestros cuerpos, pues somos víctimas propiciatorias que cual reos condenados a muerte, exudamos miedo mientras esperamos la sentencia definitiva.

El temor que sentimos por el temible sujeto es compartido por casi todos. Su figura enjuta y grisácea imprime si cabe más drama a la escena. Solo hubiera podido magnificarse más, con la añadidura de la banda original de la película “Psicosis”.

La amenaza hecha hombre se parapeta en su rincón de araña acechante junto a su trampa de seda. Detrás de una mesa, sobre fondo negro. Escalado en su tribuna de juez y verdugo inquisitorial, mientras por encima de sus gafas fulmina con su mirada reprobatoria a todo aquel que se atreva a levantar la cabeza. Por supuesto nadie lo hace, y menos para preguntar cosas fútiles, que dilatarían el padecimiento de manera innecesaria.

Todos somos sospechosos de actos que todavía no se han cometido y nadie quiere ser el primero en condenarse por anticipado.
Repentinamente una mano se alza al fondo de la estancia, sujetando entre sus dedos un bolígrafo que señala al techo. 
Todos identifican al compañero de reclusión programada conocido por la mayoría con el mote de: “El espíritu burlón”, que en un acto irreflexivo y provocador encara al cancerbero, que en ese mismo instante le dedica con exclusividad y derechos de autor, una mirada de puñal afilado capaz de asesinar como cada uno de los componentes de la familia “Manson”.

El atrevido formula con voz meliflua pero claramente retadora y a bocajarro, la pregunta que nos hace temblar cual gelatina a todos los que estamos enclaustrados en la sala de tormento:

–Entonces, estimado profesor ¿Al que pille copiando durante el examen lo deja usted para septiembre?


Derechos de autor: Francisco Moroz

20 comentarios:

  1. No había profesor de matemática al que no le haya temido. Por muy buena onda que fuese jaja (ahora me río).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos profesores son los que se llevaban la palma en todos los coles, ahora la cosa a cambiado un poco a ese respecto.
      Nos entra la risa floja pero no nos gustaría volver a pasar por las mismas angustias, seguro.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Ja, ja. Qué crudo lo pones, Francisco.Yo que he estado en innumerables ocasiones en semejante situación, a un lado y a otro, puedo asegurar que no es para tanto. Ahora, como micro te ha quedado genial.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que crear drama literario para hacer sentir ese sudor frío que nos hacía retemblar en los minutos previos al examen de lo que fuera. Tu tienes, como bien dices, la experiencia desde los dos lados y sabes que algo de mieditis si hay y sigue habiendo.
      Besos y gracias.

      Eliminar
  3. Francisco qué miedo he pasado, a mi que me gustaban las letras ¡madre mía! ¡Me ha encantado tu micro! y claro, ahora yo también me he reído con ganas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que hemos formado parte del alumnado hemos recopilado angustiosas horas de claustro entre cuatro paredes, en silencio de sepulcro y con miedo al futuro incierto a causa de pruebas escritas bien vigiladas por atentos ojos que como el de Sauron, todo lo veían.
      Me alegro de tu miedo y tu risa a causa de mi relato.
      Gracias. Un beso.

      Eliminar
  4. Jajaja. Aun adivinando que jugabas al equivoco, me has tenido en tensión de principio a fin. Solo muy al final se ha hecho la luz en mi torpe cerebro y he vislumbrado un aula, como la que, de niño, ocupaba sentado en primera fila y cabizbajo por si el profesor se dignaba a hacerme salir a la pizarra. Con tu trabajado estilo narrativo le has dado al conjunto un aire absolutamente tétrico e inquisitivo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adivinar que yo juego al equivoco lo tenéis fácil, solo basta leer algunas cosillas y enseguida caláis al autor. Por eso me veo en la tesitura de rizar un poco más vuestro propio rizo, para escaparme de vuestras pesquisas sobre finales resolutorios.
      Ja,ja. Y me alegro cuando por vuestros comentarios me entero que lo he vuelto a conseguir.
      Gracias por ello.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Como casi siempre con tus giros nos llevas a la confusión, jajaja buen final que lo aclara todo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno el final es lo más sencillo, el texto te va desembocando en él.
      Otro abrazo para ti, Mamen.

      Eliminar
  6. Jajaja... me ha encantado.
    Y habrá osados que se arriesguen a la condena!!!
    Genial el giro que le das al texto!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todas las circunstancias, incluso en las peores, siempre hay algún individuo que arriesga su integridad ética, moral, educativa, copiando o sacando la chuleta para redondear respuestas o buscar la formula que falta para dar ese empujoncito necesario a la nota que diferencia un suspenso de un aprobado. Lo malo es como todo. Si te pillan...
      Gracias por tu apreciación positiva.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Como ya te dije, sabía que ibas a salir con algo inesperado que, por supuesto, no era capaz de adivinar.
    ¡Qué alegría me da volver a tu casa, Javier!

    Un abrazo reconfortante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes como soy, ya me conoces las formas y las letras.
      Yo también me alegro de poder retomar y que no me cueste tanto como creía.
      Otro abrazo de esos para ti, amiga.

      Eliminar
  8. Me temo que el miedo a que le pillen a uno copiando en un examen se ha atenuado bastante. Ahora hay delegaciones de alumnos y secretarías del estudiante que están a la que salta si un alumno es pillado en falta. Muchos derechos y pocas obligaciones.
    Genial relato, pero no he podido dejar de recordar a mi profesor, si te lee le da un patatús, ja, ja, ja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería preguntarte a qué profesor es al que haces referencia ¿Uno muy estricto? ¿De cole, Insti, o Uni?
      Ya lo creo que las cosas han cambiado. Antes el respeto a lo desconocido (Llámalo miedo) nos clavaba en el sitio y nos hacía bajar la cabeza y hacernos casi invisibles para que el profe ni se fijara en nosotros y tuviéramos que salir a la pizarra delante de toooodos los compañeros. Ahora son los profesores los que temen al alumnado.
      Un beso, Paloma.

      Eliminar
  9. Es verdad que la sensación de patíbulo era tal cual la describes... ¡Genial! Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exagerada un poquillo sí, pero la sensación de angustia y desamparo era idéntica a la descrita.
      Gracias por lo de ¡Genial! Me elevaste el ánimo.
      Un abrazo Marisa.

      Eliminar
  10. Desde luego no esperaba para nada que estuvieras hablando de un examen, me he quedado con la boca abierta y después he soltado la carcajada, qué habilidad tienes querido amigo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que practicar un poco más cada día para poder superar vuestras sospechas sobre los finales esperados y los que supuestamente esperáis.
      Me encanta que me leas y sacarte la risa.
      Besos.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...