lunes, 26 de marzo de 2018

Esta semana es santa ( Iª parte )




Lo pagano nos rodea una vez más ¿Ninguna fiesta religiosa basada en el cristianismo es original?
Pues al parecer, queramos o no, nos guste más o menos, parece ser así.
Y la Semana Santa con procesiones, palmas y torrijas, no iba a ser una excepción.

Empezamos a procesionar pues, alrededor de esta tradición.

La primera pregunta que nos deberíamos hacer sería la siguiente: ¿Por qué estos días festivos casi nunca coinciden por las mismas fechas de un año para otro? En unas ocasiones a finales de Marzo y en otras de Abril.

La respuesta la encontramos como casi siempre en los equinoccios, en este caso el de la primavera, días en los que también se nos obliga a cambiar de hora nuestro reloj analógico o digital para tormento del biológico que está programado para seguir ritmos más acordes con la naturaleza. Sueño, comida y otras actividades físicas y fisiológicas se ven adelantadas o atrasadas por intereses económicos tan variopintos, como la mejora de la productividad gracias al aprovechamiento lumínico.

El caso es, que estas fechas de celebración religiosa se imponen y se cambian de días según le toca a la Luna de lleno. Quiero decir que se las hace coincidir con la primera Luna llena después del referido equinoccio (Así queda más claro, espero) La Luna, tan femenina, siempre tan pagana.

Por otro lado se trata de una fiesta inventada por la iglesia católica para machihembrar sus enseñanzas evangélicas apoyándose en creencias más antiguas, que de esta manera quedaban solapadas, y con el paso del tiempo olvidadas en su original contexto.

Igualmente se la hace coincidir con la Pascua, celebración propiamente judía que aparece en el libro del Levítico y que fue impuesta por Jehová a su pueblo elegido. Muy a la contra, en el libro sagrado no aparece ninguna referencia a la “Semana Santa” como tal.

¿Qué se celebra?

El principal motivo de celebración de los cristianos es la resurrección de su Dios hecho carne en su hijo Jesucristo. Fundamento de toda su creencia monoteísta.

Adviento (Tiempo de espera) Navidad (Nacimiento) Cuaresma (Preparación-purificación) Pascua (Muerte y resurrección) más el tiempo ordinario, conformarán el tiempo litúrgico de la iglesia católica.

Pero esto no quiere decir que todos los cristianos del mundo celebren al mismo tiempo esta festividad. Aquí también depende si uno es ortodoxo o católico y todo por causa de los distintos calendarios adoptados por los unos o los otros, el Juliano o el Gregoriano, aunque ambos se pusieran de acuerdo en el concilio de Nicea sobre lo de la Luna llena, el Sol triunfante y los equinoccios diversos dependientes de las estaciones que marcaban los tiempos de siembra, cosecha y recogida del fruto.

En definitiva calendarios agrícolas que marcaban la primavera como el tiempo de la siembra (El comienzo de todo) y que era utilizado por culturas y civilizaciones muy antiguas como la romana, la china, la hebrea, mesopotámica o celta.

¿Y el ayuno y la abstinencia?


Pues habría que señalar a los babilónicos que pusieron de moda esa otra fiesta que precede a la pascua, los conocidos en la actualidad como carnavales en la que, entre otras costumbres  elegían como rey durante un día a un reo condenado a muerte. Se le permitía gobernar ¿? y se le concedían todos sus caprichos para a continuación ser ejecutado. Menudo privilegio el de este pobre.

Y de ahí vienen ciertas tradiciones populares de quemar muñecos de paja o figuras con forma de sardina, o la de esos peleles llamados “Judas” que son ahorcados en las plazas públicas. 
Esta celebración fue adoptada por griegos y romanos significando para estos, tiempo de excesos sin medida (Bacanales)

Por ello, al ser recogidas dichas tradiciones por la iglesia sobre todo en la Edad Media, después del desenfreno y las bajas pasiones desatadas, venía el momento de reflexión, recogimiento, meditación, oración y privación de alimento al igual que de bebidas espirituosas que nada o poco tenían que ver con el espíritu santo ni el espíritu divino.



Continuará


Segunda parte

Tercera parte

Cuarta parte



Derechos de autor: Francisco Moroz







10 comentarios:

  1. Bueno, lo de la Semana Santa y las torrijas no es universal. Figúrate la cara que se me quedó a mí cuando supe, viviendo en Santander, que aquí las torrijas, a las que se llama tostadas, son típicas de ¡¡Navidad!! Aunque como comercio manda, ahora todas las confiterías y panaderías las hacen también en Semana Santa.
    Lo de la cambiante fecha de celebración de la Semana Santa lo supe ya muy mayor, y me pareció precioso... pero muy pagano, efectivamente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las torrijas vendrá más adelante, ya adelantas uno de los nombres con los que también se las conocen, pero vienen de más lejos y son mucho más universales de lo que nos creíamos.
      Lo de las fechas impuestas en las fiestas religiosas no dejan de ser yuxtaposiciones a otras fiestas siempre paganas, en cuanto pagano se refiere a otras creencias y cultos más antiguos.
      Gracias por tu lectura y comentario.
      Besos.

      Eliminar
  2. Qué bien nos ilustras, Francisco. La Iglesia siempre se ha encargado de convertir festividades paganas en religiosas, como la misma Navidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos artículos Josep, no son más que recopilatorios de documentación que voy encontrando en ciertos libros curiosos que poseo y la información complementaria de Internet que para estas cosas es fundamental.
      Yo mismo me sorprendo como ya os he dicho en alguna ocasión, de los datos desconocidos que giran sobre historias, tradiciones, festividades etc. Y me resulta grato compartir esos supuestos descubrimientos con vosotros que lo apreciáis.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Una publicación esta la mar de instructiva. Lo de los equinoccios y las lunas para calcular cuándo cae la Semana Santa me lo han explicado varias veces y nunca consigo acordarme. Es un poco retorcido para mí.
    Una vez más, la religión cristiana se muestra más bien poco original.
    Un besote. Feliz Semana Santa (o lo que sea) y vivan las torrijas en cualquier época del año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, desde luego la originalidad en ningún caso es lo que caracteriza a la religión cristiana. Hasta los monumentos de estas características se superponen sobre templos dedicados a otros cultos ancestrales. El ser humano es así de poco original. destruye lo construido para volver a edificar a su gusto. Y eso no solo ocurre en religión, también en educación, política y modas.
      Somos todo un mundo de insatisfacción e incongruencia.
      Besos.

      Eliminar
  4. Francisco siempre nos instruyes y nos haces recordar de dónde vienen estas fiestas. Lo de la iglesia casi siempre adaptan fiestas paganas y las hace religiosas. Lo que más me gustan de estas fiestas son las torrijas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Para mi es un placer el recopilar información y transmitirla querida Mamen.
    No solo la iglesia adapta para evangelizar, antes lo hicieron otros, pero estas costumbres son las que nos han llegado a nosotros a través de la tradición cultural.
    Y no solo de torrijas vive el hombre, también las procesiones y su significación tienen su toque de espectacularidad, habiéndose convertido en patrimonio cultural intangible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Francisco
    Justo hace unos días escuché lo de la luna y la semana santa y ahora lo vuelvo a leer en tu blog, espero recordarlo el próximo año pero no sé yo...
    De estas fiestas lo único que me gusta es la posibilidad de tener unos días de fiesta y las monas de chocolate y como he llegado tarde ya sé que tu última entrega va de eso.
    Vale y las torrijas también son muy buenas aunque no he probado las que tú haces.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga.
      El calendario antiguo siempre fue regido por este satélite tan femenino hasta que llegó el cesar e impuso el calendario solar.
      Personalmente son fiestas para creyentes, aunque en mi opinión cada uno debe de vivir la fe desde adentro de uno sin necesidad de tantas manifestaciones. Respeto no obstante, a todos aquellos que necesitan de imágenes, ritos y símbolos para alimentar sus creencias.
      Yo soy más de torrijas que de huevos de chocolate. Sobre gustos...
      Un beso

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte por aquí y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...