sábado, 2 de noviembre de 2019

Et insania somnia (locura y sueño)





  
Se despierta sobresaltado con el corazón desbocado a cien por hora y un sudor helado, que se le pega a la piel y le produce continuos escalofríos involuntarios.

Se queda escuchando el silencio, pues solo silencio y oscuridad le rodean creándole un desasosiego que nunca experimentó.
¿Qué es lo que le desveló así, tan de repente?
¿Quizá su conciencia intranquila por los sucesos acaecidos en la mañana?
Más de cincuenta veces ha ocurrido lo mismo y no es algo que le haya quitado el sueño en ninguna de las ocasiones. Hoy, la única diferencia es que ella ya no está, la ha apartado por un tiempo de su presencia.

Echa de menos, eso sí, sus quejidos nocturnos, su temblor instintivo cuando él la intenta acariciar y abrazar por detrás, requiriendo su atención para que le complazca, como toda buena y obediente esposa debe de hacer con su marido. Pero ella no, muy al contrario, se resiste con mayor frecuencia, le suplica con insistencia enfermiza que la deje descansar esa noche, que no tiene fuerza. 
Como si la muy puta hiciera algo especial a parte de estar todo el día en casa descansando, limpiando lo menos posible y preparando la comida. ¡Qué menos, para eso la mantiene! piensa; como si fuera una reina. Pues solo sale a la calle para hacer la compra y poco más.

Ha escuchado un ruido casi imperceptible. Se trata de alguna ventana que se ha quedado abierta, lo más seguro, pues una ligera brisa le roza la cara y la piel desnuda de los brazos.
Se arrebuja de nuevo entre las sábanas de la cama que se le hace un poco grande al no estar ella a su lado.
Ya nunca lo estará, pues se la ha sacudido de su vida como la garrapata que es, que solo sabe pedirle dinero ¡Dios sabe para qué! Lo más seguro es que tuviera un amante secreto, y ambos, durante sus escarceos amorosos y adúlteros, se rieran de él mientras gozaban. ¡De él! que la había rescatado y hecho suya cuando era una universitaria muerta de hambre sin ningún futuro. Una inútil ignorante. Una inepta insufrible.

Por eso de vez en cuando la tiene que castigar para ponerla en su sitio, un par de guantazos bien dados para que le duela lo mismo que le duelen a él sus continuas faltas de respeto, sus mentiras, sus contestaciones fuera de tono, su chulería cuando se mantiene de pie y le mira a los ojos como si no le doliesen sus golpes. Esa soberbia se le atragantaba, pero se juraba a si mismo que se la quitaría poco a poco a base de golpes, a ver si de una vez corregía su actitud y aprendía a ser más humilde.

Pero hoy, hoy ya ha sido la gota que ha colmado el vaso cuando le ha comunicado que le iba a dejar para siempre, que no era feliz ni se sentía segura a su lado. Entonces una rabia desconocida le ha poseído y le ha hecho golpearla como a una extraña, como si no la conociera, con saña, con ganas desmedidas de hacer mucho daño.
No ha parado hasta que la ha visto postrada, entumecida y sobre todo callada. La ha desnudado para que sintiera frío, el mismo que siente él con sus desprecios. Y la ha poseído sumamente excitado, con ganas, sin misericordia,  hasta la extenuación, como un vulgar violador. Después la ha encerrado en una habitación y se ha olvidado de ella. Mañana la echará de su vida de una maldita vez y se buscará a otra más sumisa.

Pero no puede conciliar el sueño, es como si algo que no estuviera en su sitio no le dejara hacerlo. Entonces es cuando siente una especie de aliento gélido en la nuca que  hace que se le erice el vello, y una caricia rasposa a lo largo del cuerpo, como si le frotasen con sarmientos secos.

Se da la vuelta rápidamente para ver con espanto el rostro demacrado de su pareja, amoratado por los golpes recibidos. Sus ojos desorbitados mirándole directamente al rostro. Una boca de labios rotos y sangrantes. Es ella, que parece haberse metido dentro de su mente con voz de ultratumba, para decirle que a partir de ahora le acompañará  todas y cada una de las noches que él viva, noches de insomnio y tormento, en las que el sueño y el descanso no serán posibles.

Noches en las que la locura, ocupara el lugar que hasta ahora habitaba ella.



Derechos de autor: Francisco Moroz





18 comentarios:

  1. Aterrador, Francisco. Al menos, al final ella se venga. De lo cual me alegro.

    Por otro lado, espero que no te moleste, pero falta alguna tilde hacia el final en el pronombre "él". Y hay algunas incoherencias entre sujeto y predicado en el texto.

    Eso sí, lo del terror está muy logrado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, de eso se trata Rebeca, de crear una situación terrorífica que se salga de los tópicos de Halloween.
      Creo que la realidad de muchas mujeres da más miedo que los esqueletos de pega y los niños disfrazados.
      Por otro lado lejos de molestarme, tus indicaciones me ayudan a mejorar y pulir el relato. Estamos para aprender de los que saben, faltaría más.
      Por tanto agradecido te mando mi abrazo.
      Feliz domingo.

      Eliminar
  2. Uf!Desolador. Un relato que asusta y duele de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Duele sobre todo a las protagonistas de tales sucesos que no quieren, no pueden o no saben a quién recurrir para alejarse de esas situaciones de violencia. Yo mismo, te confieso fui protagonista de una. Sin querer me vi involucrado. Maltrato feroz de una mujer por parte de un energúmeno. Por suerte la policía estaba cerca, y tras avisarles oportunamente se personaron y resolvieron con eficacia esa escena de violencia gratuita. Créeme si no se vive de cerca no se comprende.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. La venganza le llega, pero no puedo alegrarme. Es tan cruel. Reflejas la cara del machismo en su pura esencia. Está tan bien contado que te atrapa en esa realidad que sabes está ocurriendo en algún lugar en ese momento. Te pone el bello de punta y duele en el alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He querido que el maltratador no tenga un final feliz y sufra lo que le quede de vida. Que el espíritu de la mujer le vaya corroyendo la mente hasta dejarlo como un zombi irreconocible del que todos se alejen.
      Lo triste es lo que indicas; cuantos casos no estarán ocurriendo en estos mismos momentos. La verdad es que esta sociedad está haciendo algo mal, cuando los jóvenes y los no tan jóvenes están continuamente saliendo en los noticiarios por casos de violación, abusos y maltrato.
      Acojámonos a la esperanza de que vaya cambiando la situación, y cuanto antes mejor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. interesante manera de escribir Me has encantado
    gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo espero que si te gustó sigas leyéndome de vez en vez.
      Sabes que eres bienvenida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Por supuesto que te has salido de los típicos tópicos de Halloween con esta historia de maltrato machista tan bien narrada y con ese final aterrador, especiamente para el protagonista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Una justa venganza, así dejará de hacer daño a ninguna otra mujer.
    Un relato muy bueno, felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Realmente no sé qué es más espeluznante, Francisco, la historia de ficción que nos muestras o la terrible verdad en la que se basa.
    Un saludo, compañero.

    ResponderEliminar
  8. Más aterrador que el final es la tortura física y psicológica a la que la tenía sometida. Su venganza después de muerta no será suficiente castigo por lo que la hizo sufrir en vida. Excelente relato, no solo por el fondo sino por la forma, el excelente estilo narrativo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Qué relato más duro, Francisco.
    Es terrible, solo pensar o ponerse en la piel de la víctima se te comprime el corazón.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Un relato aterrador como cierto. Se da en un ambiente machista donde el dominio sobre la mujer es terrible. Y pensar que en muchas casas ese tipo de hombres existe, más de lo que pensamos. Yo visualicé escenas de machismo cuando era niña y nunca me he olvidado. Como un marido que pegaba a su mujer y unos hermanos que pegaban latigazos a sus hermanas por mandato del padre. Y la madre sin poderlo evitar. en esa familia toro era brutalidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Tremendo, Francisco! Muestras a un maltratador y lo haces haciéndonos participes de su lógica perturbada. Sentimos su rabia, su cólera, su frustración... Un horror que encuentra su correspondencia en el espectro de su esposa que lo acompañará por la eternidad. ¡Los pelos como escarpias! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. Qué terrible, Francisco. Pero me alegro de ese suplicio que cada noche, a partir de, ahora, acompañará a ese ser egoísta y soberbio que se cree con derecho a todas sus exigencias como si el mundo le debiera algo y él se lo pudiera cobrar en la persona de la mujer.
    Muy bien escrito y muy ilustrativo de lo que se quiere contar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Jobar, Javier, qué bien has descrito la mentalidad de un maltratador, o al menos lo que pensamos, los que no somos maltratadores, que piensa un maltratador. Has reflejado muy bien la ilógica lógica de quien cree que posee a otra persona cuando se casa con ella.
    El final me ha parecido estremecedor pero con esa justicia poética que al menos deja un sabor agridulce.
    Genial relato.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  14. Quiero corresponder tu pronta visita a mi blog viniendo al tuyo, y menudo relato me encuentro...
    Siempre me he preguntado si "monstruos" como tu protagonista son capaces de dormir tranquilos. Ojalá todos corrieran la misma suerte: no poder pegar ojo de por vida. Creo que sería peor que cualquier otra pena.

    Por otro lado, difícil adentrarse en los pensamientos de estas personas. Me llamó la atención lo de "golpearla como a una extraña, como si no la conociera", quizás por lo fuerte que me resulta pensar que puedan existir diferentes formas de agredir, como las hay también de querer.
    Besos, Francisco.

    ResponderEliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...