martes, 29 de octubre de 2019

El invento del amor


Dos de estos pequeños relatos se los dedico a Ana Hope y a Sombra. Una de ellos sabrá cuál le corresponde. Al otro se lo dirá su dueño.





Mis progenitores me acompañaron hasta la cornisa de la azotea. Con el beneplácito de mi madre, mi padre me animó a tirarme. Ante mi negativa para hacerlo ambos me empujaron mientras repetían que era por mi bien.
Cuando me vi forzado a abrir las alas es cuando comprendí cuanto amor y confianza habían puesto en mi.




Estaba aterrorizado, me obligaron a salir por la fuerza, me agarraron y me suspendieron boca abajo a la vez que me azotaban sin misericordia.
Apreté los ojos con fuerza mientras aguantaba las lágrimas; no quería asumir lo que estaba pasando, pero al final arranqué a llorar con desesperación ante tamaña vejación.
Fue entonces cuando escuché su voz llamándome hijo, y supe con certeza que junto a ella me encontraría a salvo.

     
  

Los dos salieron a despedirse de ella. Los abrazó, los besó. Se iba para vivir su propia vida, esa que la esperaba afuera.
Por fin sería independiente y realizaría todos esos proyectos soñados alguna vez mientras permanecía con ellos bajo el mismo techo. Ambos la amaron con ternura desde niña, la cuidaron y le dieron las herramientas necesarias para ser una persona responsable y honesta. La convirtieron en una mujer con unos principios basados en la tolerancia y el respeto. Fueron su mejor ejemplo. Al uno y al otro les llamó padres. Nunca echó de menos una madre.

                                                                                 


Malina no comprendía por qué, cuando realizaba esa pregunta en concreto, nunca obtenía respuesta al respecto ni de su padre ni de su madre.
Lo único que le contestaban es que ya lo comprendería en el momento adecuado, cuando fuese capaz de asumir la verdad.
Cuando se convirtió en adolescente la resolución llegó por sí sola. Intuyó casi todo, y de lo que le faltaba para completar el puzzle, no quiso saber.
Le bastaba la demostración diaria de amor incondicional de sus padres, a pesar de tener un color de piel diferente a la de ellos.

                                                                                    


En el mundo no habría consuelo ni esperanza, el hombre buscaría con desesperación el lugar donde refugiarse sin encontrar ninguno tan cálido como para hallar la paz necesaria.
Seríamos todos unos pobres seres indefensos con el rumbo perdido. Impotentes en nuestra debilidad, desarraigados y vulnerables.
Para evitar ese caos futurible y manifiesto, nuestras madres se ofrecieron voluntarias para echarnos una mano desde el principio de los tiempos.

                                                                                    


A mi padre nunca lo conocí y a mi madre la perdí en un accidente de tráfico siendo yo todavía muy pequeño.
Me internaron en una casa de acogida para huérfanos; fueron años duros donde tuve que aprender a convivir y soportar condiciones un tanto precarias.
De vez en cuando venían personas para llevarse a algunos de nosotros.
A mí me adoptaron un trece de Julio, nunca lo olvidaré. Eran una pareja con dos hijos.
Estoy muy agradecido; porque hay padres, madres y hermanos que te llegan a amar tanto, que te hacen sentir parte de su familia aunque pertenezcas a otra especie diferente.

Sin ellos, hubiera llevado una vida de perros.



                                                                                   
                                                                           Derechos de autor: Francisco Moroz



14 comentarios:

  1. Muy hermosos todos estos microrrelatos. En cada uno de ellos tocas asuntos diferentes aunque todos están enlazados por la entrega y el amor. Me encantan.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido.
      El nexo común es eso: el amor. El que nos une y hace que todo tenga sentido.
      Me alegra te haya gustado amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. En cada historia nos dejas un pedacito de esperanza, de ternura, de respeto y capacidad de valorar esas oportunidades que la vida nos regala y que ojalá las sepamos valorar como se merecen y no quejarnos de la «mala suerte», porque todo nos pasa por algo y en eso radica el aprendizaje para crecer y superarnos a nosotros mismos.
    ¡El amor, qué gran invento!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos has dejado una buena reflexión estrella.
      Nos quejamos de vicio tantas veces, que perdemos de vista todo lo que tenemos y que por cotidiano no valoramos.
      Vasta que nos falte algo para que lo echemos de menos y deseemos recuperarlo.
      ¿Tú crees de verdad que el ser humano aprenderá alguna vez?
      Un abrazo, compañera.

      Eliminar
  3. ¡Qué buenos, Francisco! Cinco micros del tirón y con una estructura que sirve de conector. Juegas con los prejuicios del lector en cada uno de ellos, para noquearnos al final con ese giro que amor que los hace trizas (a los prejuicios) y que nos deja una sonrisa y un reconfortante mensaje de esperanza para el ser humano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen David, que la humanidad nunca se perderá del todo mientras haya madres que amen a sus hijos.
      La educación en valores es tan importante que si no nos esforzáramos en enseñarlos a las nuevas generaciones, estas estarían abocadas a un fracaso estrepitoso.
      También los buenos maestros tienen mucho que decir a mi entender.
      Un abrazo, compañero.

      Eliminar
  4. Me han encantado. Relatos muy emotivos basados en el amor, el aprendizaje, la paternidad y la tolerancia. Y siempre jugando con el adivina adivinanza, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mi sello Josep, jamás podré evitar escribir de ese modo un tanto engañoso.
      Pero lo hago con todo mi amor, ya sabes tú.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  5. El penúltimo microrrelato es el que más me llama la atención. Hay algo escondido ahí, algo que late fuerte y quiere gritarlo todo pero sin saber cómo. Cuesta entenderlo a la primera.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julio. ese en concreto es para meditarlo, no os lo puedo dar todo mascado :)Pero tienes razón que ahí busqué el plano filosófico del asunto.
      Un abrazo, compañero de letras.

      Eliminar
  6. Preciosos relatos, Francisco. Cuánta ternura y qué sorprendente cada uno de ellos. Son muy distintos, pero todos transmiten amor, entrega y mucha paz.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La esperanza dicen que es lo último que se pierde aunque el ser humano se empeñe en lo contrario con sus propuestas discordantes. Somo seres sociales nacidos dentro de una sociedad. Si esa sociedad tiene y mantiene ciertos valores como el respeto al prójimo, pervivirá por sustentarse con cimientos firmes. si falla lo "básico" adiós sociedad.
      Besos.

      Eliminar
  7. Relatos llenos de sentimientos y eso me gusta y mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque eres mujer sensible que sabe conmoverse. Y eso te da un valor añadido de humanidad.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...