domingo, 25 de noviembre de 2018

Hasta el infinito y mucho más allá





Comienzan a acumularse en la superficie del planeta, y empieza a ser preocupante la situación, convirtiéndose en un verdadero problema el tener que cohabitar con ellos a todas horas y en cualquier situación; con los muchos inconvenientes que ocasiona a nuestra salud física y psíquica, pues entre otras muchas cosas son tóxic0s.

Vayas por donde vayas los tienes que sufrir en silencio. Te los tropiezas en grupos numerosos, amontonados, en parejas o de uno en uno según se den las circunstancias del entorno. Pegas una patada a una piedra y salen unos cuantos, abres cualquier puerta y te los encuentras de frente. En cualquier local o gran superficie te rodean, muchas veces aparatosa y violentamente mientras manejas tu coche. 

En mi humilde opinión debería acontecer algún cataclismo para que desaparecieran de la faz de la tierra, pero lo veo harto difícil a estas alturas; pues ya invaden cualquier rincón de la superficie del orbe como la mala hierba. Es un cáncer que afecta incluso al subsuelo y los mares. El aire está repleto de ellos trasladándose de un lugar a otro, llenando cualquier espacio imaginable e inimaginable.

Y no son virus ni bacterias. Ni plásticos, ni alienígenas ni residuos…

¡Cuánta razón tenía Einstein cuando planteaba el paradigma de lo infinito!
La interrogante que se me plantea es: ¿Por qué todos esos seres piensan que los imbéciles somos los demás?


P.D: "Es más peligroso un imbécil que un violento" (Arturo Pérez Reverte")

Derechos de autor: Francisco Moroz



20 comentarios:

  1. ¡¡Qué bueno, Francisco!! Esta vez me has pillado con todo el equipo. Fíjate que hasta pensé en los gases con efecto invernadero, ja, ja.
    Siempre me encantó la infinitud de los estúpidos de la que hablaba Einstein, más infinitos que el Universo, aunque él no quisiera creerlo. Lo de los imbéciles de Pérez Reverte no lo había oído, pero es muy suyo. Ambos tienen razón, la estupidez se extiende hasta hacerse pandemia y lo malo es que es contagiosa. Hasta yo me veo rasgos a veces...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que al igual que bondad y maldad habitan conjuntamente dentro de cada ser, la estupidez forma parte genética del humano queramos reconocerlo o no.
      Se trata de que no aflore de manera espontánea cuando más inoportuna es.
      Portarnos como imbéciles lo hemos hecho alguna vez, seguro. pero los hay ¡Pá siempre!como los tontos, que son los que hacen tontadas muy tontas.
      Besos.

      Eliminar
  2. Genial, Javier. Como decía el gran Valle Inclán, "me quito el cráneo". Como a Rosa me has sorprendido pues yo me iba por los plásticos, claro. La imagen del principio es una pista falsa, ¡eh! Muy, muy bueno. Y los que lo afirmaban, en especial Einstein -y también Pérez Reverte, claro que sí- siempre se han distinguido por saber separar el grano de la paja, son personas inteligentes. Tú con este relato también demuestras que eres una persona inteligente que además escribe divinamente.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen siempre tiende a despistar al lector. Es, estrategia de anunciante, trapantojo que me gusta añadir para crear confusión al lector avispado que quiere ir por delante.
      Agradezco tus halagos aunque engorden a mi ego que está a dieta.
      Muchas gracias por tu lectura y aprecio, amigo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Fabuloso final! Nos confundes como siempre. Pienso una cosa y saltas con otra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja,ja. Tiendo a ser como las liebres que cuando las está a punto de alcanzar el galgo, pegan el salto a derecha o izquierda.
      Otro abrazo para ti, Mamen.

      Eliminar
  4. Jajaja. Mientras leía iba pensando ¿adónde nos llevará nuestro amigo Francisco? Algo me temía pero era impsible adivinarlo. En todo caso me arece acertadísimo este relato-parodia de la (triste) realidad. Casi nadie reconoce sus defectos, y los imbéciles menos que nadie, jeje.
    Como (supuestamente) dijo Woody Allen: Disfruta del día hasta que un imbécil te lo arruine.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra frase muy acertada que nos viene a indicar las dificultades de pasar un día completamente tranquilo y provechoso sin que uno de estos, o nosotros mismos con nuestra actitud lo arruinemos.
      Te dejo otro refrán: Nunca discutas con un imbécil, pues tendrías que entrar en su terreno y ahí llevas siempre las de perder"
      Un abrazo Josep.

      Eliminar
  5. Estoy con los compañeros que yo estaba pensando en los plásticos y en el problema que son para el medio ambiente, supongo que me he dejado engañar por la imagen pero desde luego eres un maestro en esto del despiste del lector y es que no das ni una pista en el texto hasta el final, felicidades por ese ingenio.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ter agradezco esas palabras tan elogiosas. Desde luego el que escribe, en este caso yo, juega con ventaja con respecto a los que leen, pues ya sabe de antemano el final que quiere dar al asunto. El problema es hacer esos quiebros de liebre a derecha e izquierda que le comentaba a Mamen, para que el galgo no la atrape.
      Un beso, amiga.

      Eliminar
  6. Comentar con ingenio y escribir con ingenio
    nada fácil...

    Tú lo has logrado

    Mis respetos hacia ti
    Hay tan poco respeto dando vueltas
    gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues con ese tu respeto me conformo. Es muy generoso ese comentario y por ello te quedo muy agradecido.
      Un abrazo y feliz día.

      Eliminar
  7. Y para los demás también piensan que el imbécil es uno. Es un cuento de nunca acabar.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un pescado que se muerde la cola. Igual que esa serpiente celta que se come así misma.
      Otro abrazo para ti Julio.

      Eliminar
  8. La imagen del principio me ha condicionado para creer que hablabas de un problema ecológico cuando en realidad tratabas un problema evolutivo: los imbéciles deben de estar mejor preparados que los inteligentes pues sobreviven mejor a juzgar por la cantidad de ellos que hay.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo así como las cucarachas y las ratas que son los seres vivos más preparados para sobrevivir a un cataclismo.
      Es muy triste, pero los imbéciles se cargan de razones para salirse siempre con la suya y quedar por encima como el aceite.
      Otro beso, Paloma.

      Eliminar
  9. Como el resto de compañeros he caído, ;)
    Siempre logras que dudemos, je, je, je
    Muy bueno, Francisco.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerme y dudar y caer con mis relatos. Me encanta, como os digo siempre, cazaros como a ratones colorados. Je,je. Así da gusto poner trampas.
      Besos grandes.

      Eliminar
  10. ¡Qué bueno! Me ha encantado, el final es de sobresaliente.
    Te felicito, Francisco.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo sinceramente que no es para tanta nota, pero ¿Y lo agradecido que te quedo por esa puntuación? Eres generosa, compañera.
      Un abrazo.

      Eliminar

Tus comentarios y opiniones son importantes para este blog y su autor.
Por tanto mi gratitud por pasarte y dejar tu huella y tus palabras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...